Dona ahora!

Bárbaro asesinato de dos misioneros en Uganda

CIUDAD DEL VATICANO, 18 agosto 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha enviado un mensaje para hacer público su dolor por el bárbaro asesinato de dos misioneros católicos en Uganda, el padre Mario Mantovani (84 años) y el Hermano Godfrey Kiryowa (29), que tuvo lugar el 14 de agosto.

Los dos religiosos, Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús, fueron asesinados por guerrilleros karimojong del nordeste de Uganda. El padre Mantovani había nacido en Italia y desempeñaba su labor en Uganda desde 1957, mientras que el hermano Kiryowa era de nacionalidad ugandesa.

El asesinato tuvo lugar a las 10.30 en la localidad de Lobel, a unos 40 kilómetros de la misión católica de Kanawat (a más de 100 kilómetros al norte de la ciudad de Moroto). Los religiosos viajaban en un coche que se encontró en medio de un enfrentamiento entre guerreros locales provocado por el robo de ganado.

El hermano Kiryowa, que conducía el automóvil, fue asesinado con tres disparos de arma de fuego, mientras que el sacerdote italiano fue asesinado sucesivamente. Uno de los supuestos asesinos fue capturado por la policía al día siguiente.

El domingo anterior a su muerte, en la misa en Kanawat, el padre Mantovani había dicho que en la zona «la tierra ya está cansada de beber sangre», en referencia a los continuos robos de ganado entre grupos rivales, según informa el padre Giulio Albanese, misionero comboniano, director de la agencia MISNA.

En telegrama enviado por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, a monseñor Denis Kiwanuka Lote, obispo de Kotido (Uganda), Juan Pablo II reza para que los cristianos de la diócesis «sean confirmados en su fiel testimonio de amor y reconciliación superando las fuerzas del odio y la violencia».

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación