Dona ahora!

Cardenal Martínez Sistach: ayudar a las madres para que no recurran al aborto

Clausuradas las Jornadas sobre Familia y Valores Cristianos en Barcelona

BARCELONA, martes, 12 mayo 2009 (ZENIT.org).- En la clausura de las Jornadas sobre Familia y Valores Cristianos, celebradas en Barcelona los días 7 y 8 de mayo, el cardenal Luis Martínez Sistach pidió a las autoridades que ayuden a las futuras madres para que no tengan que recurrir al aborto.
 
Lo dijo el cardenal en el curso de una misa celebrada en la basílica de Santa María del Mar de Barcelona, con la que clausuró las Jornadas.
 
“El matrimonio es un santuario de la vida y debemos defender la vida humana con todos los medios posibles. Las autoridades civiles han de proteger la vida humana desde el primer momento de su concepción, porque el derecho del no nacido es un derecho fundamental primario, y han de ayudar a las futuras madres, que atraviesan momentos de especial dificultad para que no tengan que recurrir al aborto y puedan llevar a buen término la vida que han concebido en su interior”, dijo el purpurado.
 
El cardenal pronunció la homilía de la Misa por la Familias, a la que fueron invitados los matrimonios que este año celebran los 50 y los 25 años de matrimonio, aunque también asistieron matrimonios que conmemoraban los 60 años de vida matrimonial.
 
Recordó el purpurado, citando el Concilio Vaticano II, que el matrimonio y la familia aportan unos valores necesarios para el bien de las personas, de la sociedad y de la misma Iglesia.
 
“Os invito –añadió- a dar gracias a Dios por el don de la fe y por todo el bien que por medio de vosotros Dios ha hecho a vuestros hijos, a nuestra sociedad, a la Iglesia y a todas las instituciones y realidades en las que estáis presentes”.
 
Señaló que el matrimonio cristiano, como íntima comunidad de vida y de amor entre un hombre y una mujer, es también una vocación a la santidad y a la fecundidad: “Vuestro matrimonio es fecundo, es el santuario de la vida. A vuestros hijos les habéis dado la vida como a personas humanas, pero también les habéis comunicado la fe y la vida como a hijos e hijas de Dios”.
 
Puso de relieve que las bodas de diamante, de oro y de plata matrimoniales son un maravilloso testimonio para las jóvenes generaciones evidenciaando que el compromiso para siempre es posible y realiza a las personas.
 
Durante la misa, en el momento del ofertorio, los matrimonios que participaban en la celebración renovaron sus compromisos matrimoniales y presentaron unas ofrendas al cardenal.
 
Acabada la celebración, el cardenal saludó personalmente a todos los matrimonios que este año celebran las bodas de diamante, de oro y de plata, a los que hizo entrega de un objeto religioso pidiéndoles que lo tuvieran en su hogar.
 
Las jornadas sobre la familia, organizadas por la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar, fueron inauguradas por el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, quien habló sobre la Familia y su misión educativa.
 
También incluyeron mesas redondas sobre familia y política, conciliación laboral y familiar, y la familia y los medios de comunicación, temas que fueron expuestos respectivamente por el ex presidente de la Generalidad de Cataluña Jordi Pujol, por la profesora del IESE Nuria Chinchilla y por el periodista Luis Foix.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación