Dona ahora!

‘Con Francisco, muchos están volviendo a la Iglesia’

Entrevista al arzobispo emérito de Tucumán, Mons. Villalba, nombrado nuevo cardenal. ‘Bergoglio nunca fue ideológico, ideológicos serán los que le tildan’

El papa Francisco creará cardenal a monseñor Luis Villalba, arzobispo emérito de Tucumán, este sábado 14 de febrero, durante el Consistorio en curso.

Nació en Buenos Aires el 11 de octubre de 1934. Fue designado obispo auxiliar de Buenos Aires en 1984, obispo de la diócesis de San Martín en 1991, y arzobispo de la arquidiócesis de Tucumán en 1999, cargo del que se retiró por edad en 2011. Monseñor Villalba no tendrá derecho a voto en un futuro cónclave para elegir Papa por tener más de 80 años.

¿Cuándo conoció a Bergoglio?
— Mons. Villalba: Lo conocí cuando fue nombrado obispo en 1992, en la vicaría de Flores y asistí a su ordenación. Él asumió la vicaría de Flores donde yo antes estaba. En 1999 dejé San Martín y fui a Tucumán. En ese tiempo el episcopado me había hecho presidente de la comisión que debía redactar el documento ‘Navegar Mar Adentro’, que invitaba a asumir el llamado hecho por Juan Pablo II. Éste, después marcó bastante en Aparecida. Y Bergoglio me apoyó mucho para que saliera.

<strong>¿Tuvo oportunidad de trabajar junto al futuro Papa?
— Mons. Villalba: Sí, porque Bergoglio fue presidente de la Conferencia Episcopal Argentina por dos períodos y yo fui vicepresidente en el primero. En ese período estuvimos seis años en los que nos reuníamos mensualmente. Tuvimos un trato muy cercano, además viajamos juntos tres veces a Roma en ese período, visitamos a las Congregaciones y nos recibió dos veces Benedicto XVI.
Sintonizamos mucho. Él es muy llano, muy simple, tratamos todos los problemas, fue siempre muy pastor, cercano a la gente, esto que digo no es algo nuevo. El era así, visitaba las parroquias, los barrios, viajaba en colectivo.

Cuando él habla de los problemas pastorales, muchas veces uno tiene la impresión de que lo quieren etiquetar ideológicamente. ¿Verdad?
— Mons. Villalba: Bergoglio nunca fue ideológico, hay que tenerlo claro, ideológicos serán los que le tildan de derecha, de izquierda o de centro. Él fue un hombre de Iglesia, con una gran capacidad de discernimiento, y  evidentemente toda la espiritualidad ignaciana lo ha ayudado mucho a eso. Un hombre que consulta, pregunta, pero después discierne y toma posiciones y cuando toma posiciones es muy firme. No es apresurado, no resuelve los problemas de golpe, antes reza, medita, consulta hasta que toma una decisión, seguro de que Dios le está pidiendo esto.

¿Lo que más le impresionó de Bergoglio en su trato cotidiano?
–Mons. Villalba: La sencillez, es muy normal lo que él dice. Y pide ésto como Papa a los obispos y a los sacerdotes. Otra cosa que tiene, que es un don y que marca, son esas frases como ‘el olor a oveja’, eso expresa estar cerca y compartir la vida con la gente.

Y no faltan los medios que le descontextualizan las frases…
— Mons. Villalba: Puede ser, porque además a veces no entienden el lenguaje, como cuando habla de ‘balconear’, cosas muy porteñas, argentinas.

¿Estas frases que dice el Papa, ayudan a poner los temas en discusión?
— El Papa quiere que se hable, que se debata, que se traten los problemas, es muy sabio, muy sano.

Y sobre el Sínodo de la familia
— Mons. Villalba: Sí, hubo uno extraordinario, y en octubre es el segundo. Yo no participé, pero lo seguí leyendo sobre el mismo. Un signo del Papa es que ha querido que los padres sinodales hablaran con toda libertad, expresaran su pensamiento, y eso es sano. Creo que incluso usó esa palabra, ‘decir lo que uno piensa’ y claramente respetar el pensamiento del otro.

En su experiencia pastoral, ¿cómo está influyendo Francisco?
— Mons. Villalba: En Argentina ha caído muy bien no solamente en el ámbito eclesiástico, sino a toda la gente, mucha bautizada y no practicante de alguna manera ha vuelto a la Iglesia. En Semana Santa ha habido más participación de los fieles. Ellos dicen ‘Francisco habla claro, le entendemos, es uno de los nuestros’.

¿Este acercarse es un inicio de conversión?
— Mons. Villalba: Mucha ha vuelto a partir de allí. En el confesionario lo he visto. Era lo que esperábamos, sorprendente, una gracia de Dios. Este domingo en Roma yo no lo vi al Papa durante el ángelus, porque no pude pasar de tanta gente que había en la Plaza de San Pedro, y me quedé afuera en la plaza Pio XII.

¿Cómo recibió la noticia?
— Mons. Villalba: Todos los domingos veo por televisión al Papa en el ángelus. Debido a la diferencia horaria, allá en Argentina son las 8 de la mañana. Y lo veo mientras desayuno tomando mate. Sabía que había un consistorio. Ese domingo el Papa primero hizo la reflexión espiritual, después rezó el ángelus y a continuación leyó la lista de los futuros cardenales. Y escuché mi nombre mientras tomaba mate. No sabía nada. Y el 6 me llamó por teléfono.

Francisco dijo que en su persona quería premiar a tantos pastores de la Iglesia…
— Mons. Villalba: Mi nombramiento más allá de mi persona, es un reconocimiento también al noroeste argentino y a Tucumán, por donde la corriente evangelizadora del norte, que entró desde Lima. Una zona de las más pobres del país, fuertemente golpeada por el cierre de todos los ingenios azucareros en los años 60 y con ellos toda la gente que allí trabajaba. Y al mismo tiempo una zona muy religiosa y que da tantas vocaciones a la Iglesia. 

About Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación