Dona ahora!
ZENIT

ZENIT - HSM

Descargar el servicio diario de ZENIT en formato solo texto

Martes 23 de febrero

El Papa en Sta. Marta: No al cristianismo del ‘decir’ y no ‘hacer’

En la homilía de este martes, el Santo Padre recuerda que la vida cristiana es lo que hacemos con el hambriento, el sediento, el preso o el extranjero

La religión cristiana es concreta, actúa haciendo el bien. No es una “religión del decir”, hecha de hipocresía y vanidad. Así lo indicó el papa Francisco esta mañana en la homilía de la misa celebrada en Santa Marta.  Además, el Santo Padre pidió que durante la cuaresma, Dios “nos enseñe el camino del hacer”.

La vida cristiana es concreta, Dios es concreto, pero los cristianos que ‘fingen’ son muchos, los que hacen de la pertenencia a la Iglesia una ocasión de prestigio en vez de una experiencia de servicio hacia los más pobres.

El Santo Padre cruza el pasaje litúrgico del día del profeta Isaías con el pasaje del Evangelio de Mateo para explicar “la dialéctica evangélica entre el decir y el hacer”.

El énfasis del Pontífice estuvo en las palabras de Jesús, “que desenmascara la hipocresía de escribas y fariseos invitando a los discípulos y a la multitud a observar lo que ellos enseñan pero a no comportarse cómo ellos actúan”. Prosiguió recordando que “el Señor nos enseña el camino del hacer”. Y advirtió sobre cuánta gente encontramos –también nosotros ¡eh!– muchas veces en la Iglesia: “¡Oh, yo soy muy católico!” “Pero ¿qué haces?” Cuántos padres se dicen católicos, pero nunca tienen tiempo para hablar con los hijos, jugar con los hijos, escuchar a los hijos. Quizá tienen a sus papás en una residencia, pero están siempre ocupados y no puede ir a verlos y los dejan abandonados. Pero dicen que son católicos. “Esta es la religión del decir: yo digo que soy así, pero vivo la mundanidad”, explicó el Papa en la homilía.

Lo del “decir y no hacer”, afirmó, “es un engaño”. Asimismo añadió que las palabras de Isaías indican lo qué Dios prefiere: “Cesad de hacer el mal, aprended a hacer el bien”. “Socorred al oprimido, sed justos con el huérfano, defended la causa de la viuda”.

Y demuestran también la infinita misericordia de Dios, que da a la humanidad. “Entonces, venid y litigaremos. Aunque vuestros pecados sean como púrpura, blanquearán como nieve”. Y prosiguió subrayando que “la misericordia del Señor va al encuentro de los que tienen la valentía de discutir con Él, pero discutir sobre la verdad, sobre las cosas que yo hago o las que no haga, para corregirme. Y esto es el gran amor del Señor, en esta dialéctica entre el decir y el hacer. Ser cristianos significa hacer: hacer la voluntad de Dios”. Y en el último día, recordó el Pontífice, el Señor no nos preguntará qué hemos dicho de él sino qué hemos hecho.

Para concluir la homilía, Francisco subrayó que la vida cristiana es lo que hacemos con el hambriento, el sediento, el preso o el extranjero; en vez de solo ‘el decir’ que nos lleva a la vanidad, a ese fingir ser cristiano.

Finalmente, el Obispo de Roma pidió “que el Señor nos dé esta sabiduría de entender bien dónde está la diferencia entre el decir y el hacer y nos enseñe el camino del hacer y nos ayude a ir por este camino, porque el camino del decir nos lleva al lugar donde estaban estos doctores de la ley, estos clérigos, a los que les gustaba vestirse y ser precisamente cómo si fueran una majestad ¿no? ¡Y esta no es la realidad del Evangelio! Que el Señor nos enseñe este camino”.

 

Terremoto en Taiwan: el Papa envía su donación

Cor Unum confirma que fueron enviados 50 mil dólares a la Conferencia Episcopal del país como signo de solidaridadEl santo padre Francisco donó 50 mil dólares a las los sobrevivientes del terremoto de 6,4 grados de intensidad que se produjo el 6 de febrero en Taiwan, en la localidad de Tainan.

La suma que fue enviada por el Pontificio consejo Cor Unum a la Conferencia Episcopal de Taiwán, está destinada a las familias de las víctimas y a los sobrevivientes. Durante el movimiento telúrico murieron 117 personas de las cuales 115 estaban en edificio que quedó volcado enteramente de lado.

El Weiguan Jinlong (el Dragone dorato), de reciente construcción no resistió al impacto telúrico que afectó a la ciudad de Tianan, a pesar de ser anti-sísmico, por lo que se ha abierto una investigación.

“Cor Unum a nombre del Papa Francisco ha enviado esta cifra a la Conferencia Episcopal del país como signo de solidaridad al pueblo de Taiwan” confirmó el dicasterio de la curia romana a ZENIT.

El Papa envió un telegrama el día después de terremoto a través del secretario de estado, el cardenal Pietro Parolín.

En el mismo se indica que el Pontífice “se entristeció al enterarse del sufrimiento causado por el devastador terremoto que golpeó a Tainan, dejando muchos muertos o gravemente heridos”. Y envió sus condolencias y aseguró su oración a las familias de los fallecidos y heridos, así como al personal de rescate y las autoridades civiles.

El telegrama del Papa encomendó “las almas de los difuntos a las entrañas de misericordia de Dios, invoca abundantes bendiciones divinas de consuelo y fortaleza a los que lloran y sobre todo los que han sido afectados por esta tragedia”.

El cardenal Taurán apuesta en Qatar por el diálogo interreligioso

Líderes cristianos, judíos y musulmanes se dieron cita en Doha el 16 y 17 de febrero. El purpurado francés invitó a no tener miedo de denunciar a los grupos que no tienen nada que ver con el enfoque religioso de la vida

La inauguración del encuentro ha corrido a cargo del Dr. Hassan bin Lahdan Al Muhannadi, ministro de Justicia del Estado de Qatar, quien ha destacado en sus palabras la importancia del diálogo no solo entre religiones, sino también entre culturas e individuos para la promoción de la paz y la estabilidad mundiales.

En su intervención, el purpurado de origen francés ha subrayado que “los líderes religiosos no deben tener miedo de denunciar sin vacilación las malas acciones y ambigüedades de ciertos grupos que no tienen nada que ver con el enfoque religioso de la vida”. “Juntos, judíos, cristianos y musulmanes pueden remediar la sordera de la sociedad moderna en relación con Dios”, ha apuntado, al tiempo que ha recordado que “la historia de las religiones muestra que hay un futuro posible, un futuro compartido”.

Este año la conferencia ha versado sobre la “Seguridad espiritual e intelectual a la luz de las doctrinas religiosas”. Durante la reunión, más de 500 delegados han debatido en cinco sesiones abiertas y nueve seminarios un total de 108 ponencias sobre el tema central elegido para la ocasión.

“La religión es utilizada con frecuencia en el mundo de hoy para justificar la violencia, la discriminación y otras vulneraciones de los derechos universales. Las comunidades religiosas sufren marginación, el exilio y con frecuencia corren peligro de muerte. Al mismo tiempo, esta erosión sistemática de los valores que sostienen la armonía y solidaridad entre las comunidades amenaza la estabilidad social”, ha explicado el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), que ha estado representado en el encuentro por el Dr. Mohammad Sammak, miembro de la Junta Directiva de este organismo intergubernamental, y el asesor Patrice Brodeur.

El Dr. Sammak ha sido el primer galardonado con el Premio Internacional de Doha al Diálogo Interconfesional en 2013 por su contribución a las relaciones interconfesionales, y ha participado este año en la conferencia para disertar sobre el papel del diálogo en la búsqueda de la paz y la verdad en la propia fe y en la fe de los demás.

“El panorama general de la diversidad y el pluralismo religioso muestra lo difícil que es formar una fuerza moral para dar seguridad a la humanidad espiritual”, ha indicado el miembro de la Junta Directiva del Centro Internacional de Diálogo. “A esta dificultad se añade que muchas culturas religiosas están basadas en el supuesto de que poseen el monopolio de la verdad. Esta idea está encarnada en la cultura de todas las religiones y credos, por lo que el diálogo se hace esencial para encontrar virtudes comunes”, ha añadido.

Por su parte, Brodeur que ha sido el orador invitado en la sesión plenaria titulada “La religión y su papel en la seguridad espiritual e intelectual”,  ha hablado del rol que desempeñan religión y política en la mejora de las libertades y las oportunidades educativas para el desarrollo de la sociedad y la paz sostenible.

“Muchas comunidades e instituciones religiosas han sobrevivido largos periodos de tiempo porque han demostrado su resistencia ante desafíos tanto humanos como naturales, al tiempo que han demostrado su apertura a los cambios y su capacidad de adaptación a nuevas situaciones”, ha dicho el asesor senior del KAICIID.

“En parte, esa resistencia procede de la transmisión de perspectivas espirituales e intelectuales que ayudan a los creyentes a ser seres humanos más virtuosos a escala individual. Pero detrás de la cobertura en los medios de malas noticias acerca de la religión, debemos también identificar las buenas noticias sobre el gran e histórico cambio de paradigma que se ha producido en el último medio siglo, mediante el aprovechamiento del diálogo interreligioso por las instituciones para mejorar la comprensión mutua, descubrir elementos comunes que promuevan la colaboración, respetar las diferencias reales y, a veces, incluso cooperar para solventar ofensas históricas con el fin de poner fin al ciclo de violencia interreligiosa. Hoy más que nunca, muchos creyentes, especialmente los de mayor jerarquía institucional, confían en el diálogo para encontrar la seguridad, en lugar de pelear por causa de las diferencias”, ha asegurado.

En la XII Conferencia sobre Diálogo Interreligioso, los expertos han desarrollado un marco para afrontar asuntos tales como la religión y su papel en la seguridad, la protección de la libertad intelectual, los medios sociales, la juventud y la lucha contra el extremismo, y han planteado posibilidades de colaboración futura.

 

El Papa al cardenal Cañizares:
‘En estos momentos España me preocupa’

Durante una conferencia, el arzobispo de Valencia ha relatado que el Santo Padre le señaló en México que ‘es la hora de la Iglesia para dar esperanza’

Al analizar “el papel de la Iglesia en la actual coyuntura española”, el cardenal Cañizares ha destacado que durante la visita a México que realizó la pasada semana acompañando al papa Francisco, este insistió en que en estos momentos “no podemos resignarnos”. Cuando el purpurado le agradeció estas palabras “porque eran algo importante para España”, el Pontífice le respondió que “en estos momentos España me preocupa” y ahora “es la hora de la Iglesia para dar esperanza”, ha relatado el arzobispo. Para el cardenal Cañizares, este viaje con el Santo Padre ha sido “como unos ejercicios espirituales”, según ha informado la agencia de noticias de la archidiócesis de Valencia (AVAN).

Durante la conferencia organizada en el Ateneo Mercantil de Valencia por el Aula Las Provincias, el purpurado ha indicado que en el documento publicado por la Conferencia Episcopal Española (CEE) titulado “La Iglesia y los pobres”, que “tiene una trascendencia muy grande, se ve por dónde quiere caminar la Iglesia y lo que quiere aportar la Iglesia a esta sociedad que está olvidando a los pobres, porque las fuerzas políticas y las fuerzas sindicales están olvidando a los pobres”. “La Iglesia debe evangelizar a los pobres”, ha enfatizado.

Ante más de 500 personas, el cardenal Cañizares ha recordado el espíritu de la época de la Transición española y de la aprobación de la Constitución “y el papel decisivo en aquel tiempo de la Iglesia, aunque no se reconozca, porque trajo una palabra de paz, de una Iglesia independiente, no mezclada con el poder, que llamaba a la reconciliación, una Iglesia que buscaba la unidad”. En estos momentos “es necesario tomar este nuevo impulso en el proyecto común que somos”, ha concluido.

El presidente de la CEE y cardenal arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez Pérez, y el arzobispo de Valencia y miembro del Comité Ejecutivo representaron a los obispos españoles en el viaje apostólico del papa Francisco a México, que tuvo lugar del 12 al 18 de febrero.

Los dos purpurados viajaron invitados por la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) y acompañaron al Santo Padre en todo el recorrido de su primera visita al país azteca.

 

Perspectivas de la ‘Deus Caritas Est’,
a diez años de distancia

Congreso internacional en el Vaticano con la participación de diversos cardenales y estudiosos 

conferencia internacional con el título “La caridad no acaba nunca. Perspectivas diez años después de la encíclica Deus caritas est” se realizará este jueves y viernes 25 y 26 de febrero en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano.

La conferencia, organizada por el Pontificio Consejo Cor Unum, forma parte del programa de acontecimientos del Jubileo de la Misericordia y se propone examinar y profundizar las perspectivas teológicas y pastorales de la encíclica del papa emérito Benedicto XVI en el mundo de hoy, en particular para los que trabajan en el servicio de caridad de la Iglesia. Entre los participantes figura representantes de las conferencias episcopales y de los organismos de caridad católicos de todo el mundo.
La conferencia se inaugurará con el saludo de bienvenida de mons. Giampietro Dal Toso, secretario de Cor Unum, después de lo cual tomará la palabra el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe;  y le seguirá Michel Thio, presidente de la Confederación Internacional de San Vicente de Paul. 
Siempre por la mañana disertarán Marina Almeida Costa, directora de Caritas Cabo Verde; y Roy Moussalli, director ejecutivo de la Syrian Society for Social Development.
Por la tarde hablarán del significado del amor en las tres religiones monoteístas el rabino David Shlomo Rosen, director del Departamento de Asuntos Religiosos del American Jewish Committee de Jerusalén, el prof. Saeed Ahmed Khan, docente en la Wayne State University de Detroit (Estados Unidos) y el filósofo Fabrice Hadjadj, director del Instituto Philanthropos de Friburgo (Suiza).
La segunda jornada se abrirá con la ponencia del cardenal Luis Antonio G. Tagle, arzobispo de Manila (Filipinas) y presidente de Caritas Internationalis, titulada ”La importancia de la Deus caritas est para el servicio de la caridad de la Iglesia hoy”, a la que seguirán las intervenciones de Alejandro Marius, presidente della Asociación Civil Trabajo y Persona (Venezuela), y de Eduardo M. Almeida, representante en Paraguay de la Inter-American Development Bank.
A mediodía, el Papa recibirá a los participantes de la conferencia en el Palacio Apostólico y la sesión vespertina se abrirá con la relación del Rev. Prof. Paolo Asolan, docente en la Pontificia Universidad Lateranense (Roma) y del Prof. Rainer Gehrig, docente en la Universidad Católica de Murcia (España).
Tanto el 25 como el 26 de febrero a las 18 horas, en la iglesia de Santa Maria de la Piedaden el Camposanto de los Teutónicos habrá una celebración eucarística. La primera, presidida por el cardenal Paul Josef Cordes, Presidente emérito de Cor Unum; la segunda por el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
La conferencia será transmitirá integralmente en streaming en la web del Pontificio Consejo “Cor Unum” www.corunumjubilaeum.va

Estados Unidos y Rusia acuerdan
un alto el fuego en Siria

El Gobierno de Al Assad y la principal alianza opositora se han adherido al pacto suscrito por Washington y Moscú, que permite la lucha contra los grupos terroristas Daesh y Jabhat al-Nusra

Estados Unidos y Rusia han anunciado este lunes en un comunicado conjunto la entrada en vigor de un alto el fuego en Siria, a partir de la medianoche del próximo día 27. El Departamento de Estado norteamericano ha sido el encargado de difundir la noticia, después de que se solucionaran algunas divergencias existentes, gracias a una conversación telefónica entre los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin.

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, había adelantado el domingo en la capital del Reino Hachemita de Jordania que ya existía un principio de acuerdo entre Washington y Moscú para el cese de hostilidades y que ambos mandatarios iban a negociar los últimos detalles del pacto.

Poco después del anuncio de alto el fuego, el presidente sirio, Bashar al-Assad, ha convocado elecciones legislativas para el 13 de abril de 2016. Además, el Gobierno de Al Assad ha manifestado que acepta el “cese de las operaciones de combate” en su territorio, según ha indicado el Ministerio de Exteriores y Emigrantes a la agencia de noticias oficial SANA.

Por su parte, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal alianza de la oposición siria, también ha asumido provisionalmente este acuerdo.

La tregua del sábado, que de cumplirse pondría temporalmente fin a casi cinco años de conflicto, vale para el autodenominado Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) ni para Jabhat al-Nusra (filial de Al Qaeda en Siria), considerados grupos terroristas por la ONU, por lo que ambas formaciones yihadistas podrán seguir siendo atacadas.

“El cese de hostilidades se aplicará a todas las partes implicadas en el conflicto sirio que se hayan comprometido a aceptar sus términos”, ha señalado el Departamento de Estado en su nota.

La tregua debería haber entrado en vigor el pasado viernes, según lo establecido por las grandes potencias en la cumbre de Múnich, pero el aumento de los combates sobre el terreno y la creciente implicación turca en el conflicto impidieron el cese de las hostilidades.

El próximo 15 de marzo se cumple un lustro del inicio de la guerra en Siria, que se ha cobrado hasta la fecha la vida de más de 260 mil personas.

 

Referéndum en Bolivia sobre
un cuarto mandato de Evo Morales

El “No” aventaja al “Sí” por un estrecho margen con el 85,7% de los votos escrutados. Los obispos invitaron a participar en este proceso democrático

En un comunicado, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) advirtió que “se trata de un asunto muy importante que va más allá de las personas concretas o intereses particulares”, ya que se decide sobre una reforma del artículo 168 de la Carta Magna para ampliar de dos a tres el número de mandatos consecutivos posibles. Aunque en el caso de Morales sería un cuarto mandato, pues el primero no se computa debido al al cambio constitucional realizado que marcó reglas para el futuro.

Asimismo, la CEB apeló “a la vocación democrática del pueblo boliviano” y exhortó “a toda la ciudadanía a participar en este proceso democrático con libertad, conciencia y responsabilidad, como condiciones indispensables para salvaguardar la democracia”.

Los obispos también pidieron “un clima sereno y de paz, desechando toda actitud violenta y de manipulación de la voluntad de los ciudadanos” y animaron al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a llevar adelante su tarea con “transparencia y responsabilidad”.

Tras la celebración del referéndum, el recuento de las papeletas sobre la reelección presidencial en Bolivia avanza lentamente. Los datos publicados por el TSE señalan que, con el 85,7 por ciento de las actas verificadas, el “No” logra el 53,3 por ciento (2.399.086 votos) y el “Sí” el 46,7 por ciento (2.098.474 votos), una diferencia de un 6,6 por ciento.

Esta derrota sería inusual para Morales, tras 10 años de victorias. Para el Gobierno, el resultado todavía está abierto. Ayer mismo, el actual mandatario boliviano instó a la ciudadanía a esperar “con mucha serenidad” los resultados finales y se mostró confiado en poder dar la vuelta a los datos gracias a las zonas rurales, que definió como antiimperialistas.

El presidente Evo Morales llegó al poder en 2006 con el 54 por ciento de los votos; dos años después, superó un referéndum revocatorio con el 67 por ciento del apoyo; en 2009, tras reformar la Constitución, volvió a ser elegido presidente con el 64 por ciento de los sufragios y cinco años después, en octubre de 2014, con el 61 por ciento.

Si se cumplen las expectativas del izquierdista Movimiento al Socialismo (MAS), su líder podría presentarse de nuevo en 2019 y en caso de ganar los comicios, permanecer al frente del Ejecutivo hasta 2025, es decir, veinte años de forma consecutiva.

 

Claves para vivir en una Cuba
cada vez más plural

La directora general de la Institución Teresiana pide desarrollar un pensamiento crítico,
para discernir lo que pueda ser mejor para este momento histórico

Durante la conferencia en Holguín

Cuba enfrenta un futuro que será cada vez más plural, tanto en la sociedad como en la Iglesia”, indicó. Este futuro pondrá a prueba a sus ciudadanos y a nuestras comunidades” dijo, invitándoles a formarse con una antropología actualizada “que pueda acompañar a otros en actitudes importantes en estos momentos”.

Estas actitudes, dijo, incluyen: “la capacidad de pensar por ustedes mismos, sin dejarse llevar por presiones, ni por modas”; “la capacidad de desarrollar un pensamiento crítico, para tomar iniciativas, para discernir lo que pueda ser mejor para este momento histórico “y “la capacidad de acompañar el pluralismo y la diversidad, pero siempre a partir de una postura personal y de una identidad clara”. Con todo ello poder llenar de contenido el vacío de valores que pueda darse en la sociedad de hoy.

La directora visitó la Isla para conocer de primera mano la colaboración que miembros de la Institución Teresiana realizan en la Diócesis de Holguín en la formación de educadores, de comunicadores y de laicos en teología. Durante el encuentro en el Centro de Formación Laical San Arnoldo Janssen, de la diócesis, señaló como otra actitud importante tener una formación espiritual sólida con una vida interior que “les ayude a vivir la reconciliación y el perdón desde la amistad con Jesús”. Se trata de una espiritualidad que “permita acompañar las diferentes sensibilidades en la experiencia de la fe, vivida por diversidad de generaciones, de culturas”.

Les invitó a “desarrollar un sentido de pertenencia a la Iglesia basado en la responsabilidad y la comunión”. Recordó el estilo del papa Francisco “que busca en las periferias a las personas excluidas, al margen, desde nuestra mirada creyente y nuestra amistad con Jesús”.

En su conferencia del sábado 13 de febrero, recordó que la Iglesia cubana celebraba en este mes de febrero el 30 aniversario del Encuentro Nacional Eclesial Cubano, que en 1986 había sido preparado por varios años de reflexión en todas las comunidades de católicos en la Isla y produjo un documento que ha marcado la vida de la Iglesia cubana desde entonces. Hizo notar que se dan profundas coincidencias entre los compromisos de la Iglesia cubana de entonces.  Es decir, ser Iglesia encarnada, orante y misionera y la espiritualidad que san Pedro Poveda quiso para los miembros de la Institución Teresiana: una obra comprometida en hacer dialogar la fe con la cultura, desde un talante orante y misionero, inspirado en el espíritu dialogante y contemplativo de santa Teresa de Jesús.

Juntad a vuestra fe, virtud y a la virtud ciencia” escribía san Pedro Poveda en 1931 dirigiéndose a los miembros. “El espíritu es lo primero en nuestra Obra… pero con el espíritu pongo yo la ciencia y considero que espíritu y ciencia es la forma sustancial de la Institución. Ambas cosas virtud y ciencia han de ser sólidas y robustas”.

Maite Uribe destacó estos aspectos a partir de sus contactos con los laicos de los 30 países en los que viven y trabajan los miembros de la Institución Teresiana. Compartió algunas de sus vivencias en África, Asia, América y Europa y a modo de conclusión hizo referencia a la figura de san Pedro Poveda ( 1874-1936) y a la del sacerdote cubano padre Félix Varela Morales, (1788-1853) hoy venerable, quien como Poveda fue sacerdote diocesano comprometido, educador, profesor de seminario y escritor.

Ambos vivieron el momento presente de manera encarnada”, indicó. Poveda en los asuntos educativos que en su época ocupaban el quehacer y debate político y Varela, en la acción política que ponía en juego el futuro independiente de la nación.

Recordó que de ambos se conservan muchos escritos. Poveda escribió prolijamente para formar a las jóvenes que llevaban adelante su Obra, la Institución Teresiana. Varela, en Nueva York, seguía pensando en Cuba y en formar los valores cívicos de sus antiguos estudiantes, enseñándoles a ‘bien pensar’ , creando en ellos la conciencia de la identidad nacional y cultural de la Isla y alimentando el sueño de una patria libre y soberana.

Para sus interlocutores cubanos eran bien conocidas las Cartas a Elpidio, del padre Varela, en las que el autor se dirige a su interlocutor Elpidio, de “Elpis”, que en la etimología griega, significa esperanza y le dice: dile tú, Elpidio, (esperanza) a la juventud…: “Diles que ellos son la dulce esperanza de la patria, y que no hay patria sin virtud, ni virtud con impiedad”.

Maite Uribe recordó que durante el reciente encuentro del papa Francisco con los jóvenes delante del Centro Cultural Varela de la Arquidiócesis de la Habana, les invitó a soñar y a vivir la cultura del encuentro para alcanzar “la dulce esperanza de la Patria”.

Les decía a los jóvenes cubanos “¿Eh? ábrete y sueña, sueña que el mundo contigo puede ser distinto. Cada uno a veces sueña cosas que nunca van a suceder. Pero suéñalas, deséalas, busca horizontes, ábrete, ábrete a cosas grandes?”.

Para Maite Uribe la analogía era clara. En 1933 la España de Pedro Poveda vivía momentos de cambio en los que las organizaciones juveniles se convertían en protagonistas de los acontecimientos más radicalizados del país. El sacerdote anima a la juventud de la IT a no quedarse de brazos cruzados.

El Archivo de la Institución conserva el guión de un encuentro de Pedro Poveda con los jóvenes en septiembre de ese mismo año.

Me preguntáis ahora ¿qué podéis hacer? Vosotras podéis conquistar el mundo, ni más ni menos… Pero aún hay más, ¿quiénes hicieron esta Obra tan grande? ¿Quiénes vencieron las dificultades magnas de esta magna empresa? ¿Quiénes propagaron la Obra –la Institución Teresiana- Los jóvenes. Si fuerais vosotros como ellos, no habría ya nada por conquistar. Vosotros habéis venido a la Obra cuando ya estaba hecha, venís a recoger frutos, a vivir la vida que otros dejaron. Me preguntáis otra vez qué podéis hacer ¡Oh! Juventud arma poderosa, brazo casi omnipotente, ¡fuerza del mundo! Dad gracias a Dios porque jóvenes os trajo a representar los intereses sagrados. Somos jóvenes todo lo bueno podemos”.

A quienes le escuchaban, durante su conferencia en Holguín, y recordando a estas dos figuras, la directora les dijo: “ustedes, jóvenes de corazón y laicado diocesano me atrevo a repetir con san Pedro Poveda y con el padre Félix Varela…

Ustedes llegaron a esta Iglesia a esta patria a recoger frutos, a vivir la vida que otros dejaron. ¿Qué pueden hacer? Son arma poderosa, brazo omnipotente, fuerza del mundo. Den gracias a Dios por ser jóvenes y porque Dios les trajo a representar los intereses sagrados… Son jóvenes, todo lo pueden“.

Fórmense bien y no olviden que “ustedes son la dulce esperanza de la patria”.

 

Comentario a la liturgia dominical

Tercer domingo de cuaresma Ciclo C Textos: Ex 3, 1-8a.13-15; 1 Co 10, 1-6.10-12: Lc 13, 1-9

Antonio Rivero, L.C. Doctor en Teología Espiritual, profesor y director espiritual en el seminario diocesano Maria Mater Ecclesiae de são Paulo (Brasil).

Idea principal: ¿La higuera de nuestra vida está dando frutos de penitencia y conversión?

Síntesis del mensaje: Seguimos en el año de la Misericordia. Sin duda alguna que todos los males que sufrimos a nivel personal, familiar, social, eclesial, mundial…se deben a nuestros pecados. No es que Dios nos castigue. Pero nuestros pecados no quedan impunes. Pagamos las consecuencias de nuestros extravíos. Por eso, urge dar frutos deconversión. Sólo si nos arrepentimos, obtendremos la misericordia de Dios (evangelio) y Él nos llenará de frutos de santidad. Cuaresma es el tiempo de la experiencia de la misericordia y liberación de Dios (1ª lectura). Quien crea que está firme, que cuide para no caer (2ª lectura).

Puntos de la idea principal:

En primer lugar, Cristo en esta Cuaresma, y durante nuestra vida toda, nos llama a la conversión y a darfrutos de conversión. Sólo así llegaremos preparados para la Pascua. Somos higueras que Él plantó en el jardín del mundo. Dios nos ha dotado con la capacidad de hacer el bien, de cultivar la justicia y de mantener unas relaciones sanas con los demás y con Dios mismo. Pero como dueño y Señor de esas higueras que somos nosotros, puede exigirnos y pedirnos cuentas. La conversión lleva consigo la renuncia al pecado y al estado de vida incompatible con las enseñanzas de Cristo, y la vuelta sincera a Dios. No bastaría el proponernos cambiar de vida, si no hay dolor por las faltas cometidas. La conversión no es sólo hacer penitencia, en el sentido de realizar unas obras de ayuno o de limosna. La palabra griega para penitencia es “metánoia”, que significa cambio de mentalidad. Lo que nos pide Dios en la Cuaresma es un cambio en un nivel bastante más profundo que el de las meras obras exteriores. Una conversión, si es auténtica, “hace daño”, porque significa meter el “dedo en la llaga” y corregir las raíces de nuestros males. Si hay que “operar”, tenemos que estar dispuesto a coger el bisturí y a cortar lo que sea necesario, y no conformarnos con aplicar una pomada suave que no llega a las raíces de nuestro mal. Y lo que tenemos que cortar sin contemplaciones son las causas de nuestros pecados que ofenden a Dios y a nuestros hermanos.

En segundo lugar, Cristo espera frutos concretos de conversión de nuestra higuera (evangelio). Pablo en la segunda lectura a los cristianos de Corinto les echó en cara que algunos de los israelitas que hicieron el camino con Moisés por el desierto no agradaron a Dios, ni fueron fieles a la Alianza, dejándose llevar de las tentaciones de los pueblos vecinos. Se buscaron otros dioses permisivos. Por eso no entraron en la tierra prometida. Para Pablo eso debería servirnos de escarmiento a nosotros. No basta con pertenecer al pueblo de Dios, o con decir unas oraciones o llevar unas medalla o ir de peregrinación a un Santuario. Algo tiene que cambiar en nuestro vida para que nuestra higuera personal dé los frutos que Dios espera. Tenemos que ser sinceros y entrar en nuestra huerta interior y matar todo bicho o plaga que está destruyendo nuestra higuera: egoísmo, indiferencias, protestas, rebeldías interiores, maltrato al prójimo, infidelidad matrimonial o sacerdotal, mentiras y estafas. Si hay que fumigar con abono eficaz la huerta, ¿a qué esperamos? Si hay que regarla con la oración, ¿por qué le damos largas? Si hay que podar, tomemos las tijeras y cortemos sin contemplaciones. La paciencia de Dios puede tener un límite: “Corta esa higuera”.

Finalmente, ¡cuántos siglos viene Dios pidiendo frutos! Pensemos en aquella Europa cristiana[1], que recibió la primera semilla de la fe por boca de los apóstoles mismos, regada con la sangre de innumerables mártires, protegida por santos pastores, civilizada por multitud de monjes, enriquecida con toda clase de dones. Beneficiaria, ella también, de un amor de gran predilección por parte del Señor. ¿Y qué encuentra ese Dueño? Algunos frutos buenos, ¡bendito sea Dios! Pero cuánto fruto malo: ateísmo, agnosticismo, indiferentismo, relativismo, caída de la fe y cierre de iglesias y monasterios, avance de otras religiones fanáticas y blasfemas, como dijo el Papa Francisco, que en nombre de Dios perpetran atentados inhumanos. ¿Dónde están las virtudes cristianas que hicieron posible la edificación de las magníficas catedrales, la creación de las escuelas y universidades, la construcción de una sociedad que tenía por ley el Evangelio, los tesoros del arte, las obras maestras de la literatura cristiana, el gobierno de príncipes santos: san Fernando III de Castilla, santa Margarita de Escocia, san Vladimiro de  Kiev, san Luis IX de Francia, san Matilde de Ringelheim, y tantos otros? Oremos por aquellos cristianos fieles que en la vieja Europa, madre de nuestra cultura y de nuestra fe, siguen combatiendo el buen combate, y pidamos con ellos al dueño del campo que le dé a aquella bendita tierra “un año más”, y la gracia de que sus corazones se abran a la penitencia que da frutos de vida eterna.

Para reflexionar:  Nuestro Señor Jesucristo es un Rey misericordioso que perdonará a quienes confiesen humildemente sus pecados; no perdonará a quienes se rehúsen a echarse a sus manos bondadosas. ¡Abramos nuestras almas al regalo de su misericordia! Sólo así podremos dar frutos de conversión, de santidad y de vida eterna. Miremos nuestro corazón, ¿qué frutos estamos dando a nivel personal, a nivel familiar, a nivel laboral, a nivel parroquial?

Para rezar: Señor y Dios nuestro, tenme paciencia, pues quiero dar fruto abundante para mayor gloria tuya. No me maldigas, como maldijiste aquella higuera en la que sólo encontraste hojas (cf. Mt 21, 19). No quiero que me quites tu Reino, para entregarlo a un pueblo que produzca los frutos que esperas (cf. Mt 21, 43). Que tome conciencia, Señor, que tu Padre Dios será glorificado cuando dé mucho fruto y muestre así que soy tu discípulo (cf. Jn 15, 8).
Cualquier sugerencia o duda pueden comunicarse con el padre Antonio a este email: [email protected]
[1] Idea tomada del padre Alfredo Saénz en su libro “Palabra y vida”, Gladius 1994.

 

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación