Dona ahora!

Jean-Baptiste Douville De Franssu, Captura © KTO.TV

«El IOR está completamente renovado», dice Franssu

Y recuerda, respecto a las investigaciones, «la presunción de inocencia»

(ZENIT – 12 octubre 2019).- «El IOR de hoy está completamente renovado», dijo Jean-Baptiste Douville de Franssu, presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), en una entrevista, la primera, dada a Carlo Marroni del Diario económico italiano, Il Sole 24 Ore , este jueves 10 de octubre de 2019: todos los medios del Vaticano se hacen eco de las palabras del financiero francés.

«La reforma de las finanzas del Vaticano y del IOR es un proceso deseado y lanzado por el Papa Francisco. Trabajamos tratando de hacer nuestra tarea de la mejor manera posible y en silencio», explica.

El financiero francés, de 56 años, ha continuado en los últimos años la reforma del Instituto, con el Director General, Gian Franco Mammì, y bajo la supervisión de la Comisión de los Cardenales, dice Vatican News. Y hoy el instituto financiero del Vaticano está en línea con los estándares y prácticas internacionales. Acaba de lanzar una ganancia de 17,5 millones de euros en 2018.

Por ejemplo, el IOR recientemente se unió al circuito SEPA  el Sr. de Franssu lo ve como «un signo seguro de garantía» y agrega que «el IOR de hoy está completamente renovado en comparación con hace solo unos años; en términos de gobierno, controles internos, competencias profesionales disponibles y servicios ofrecidos a los clientes. Los resultados son satisfactorios, y el objetivo de hoy es continuar, de afinar y perfeccionar lo que se ha hecho, especialmente en beneficio de los clientes. La reforma, entendida como una mejora constante, continúa. El objetivo de transparencia y legalidad nunca se abandona. Y el cliente está totalmente protegido por nuestro trabajo».

Una misión de confianza

El presidente del IOR recuerda la misión del instituto financiero del Vaticano: «Su misión sigue siendo la de servir a la Iglesia en todo el mundo. No olvidemos que hoy, con una sola sede y un personal de poco más de 100 personas, el IOR está conectado a 112 países y que, en áreas geopolíticamente críticas, es la única referencia de las  congregaciones que operan en el territorio, a falta de servicios financieros fiables y efecticaces”.

Él anima a las congregaciones religiosas a confiar la gestión de sus economías al Instituto: «Miren dónde estamos: un mosaico en el corazón del cristianismo. Hay dos razones principales para recurrir a nosotros. En primer lugar, en nuestro trabajo, respetamos los principios de la fe católica y la doctrina social de la Iglesia.

«Segundo», continúa, «nuestros ingresos están destinados al trabajo pastoral del Papa. Por lo tanto, es útil recordar que trabajar con el IOR para una congregación, o en general un cliente, es hacer una contribución financiera directa y concreta a la obra del Santo Padre, y no a la lógica exclusivamente económica típica de un banco».

«Además, quiero enfatizar la calidad de nuestros servicios, nuestros costos ciertamente bajos y nuestros cuadros de inversión ética, siempre más precisos y completos para garantizar una máxima adhesión a los principios éticos y católicos», insiste el presidente de la IOR.

Presunción de inocencia

El presidente del IOR también menciona la investigación de los tribunales del Vaticano que acaba de llevar a la suspensión de cuatro empleados de la Secretaría de Estado y del director de la Autoridad de Información Financiera (AIF): especifica que había aceptado esta entrevista antes de que estallara el caso.

«No hay guerra», no hay conflicto interno, observa el Sr. de Franssu: «Somos simplemente funcionarios que hemos aplicado la ley, respetando la obligación de informar – para la protección de las instituciones – las anomalías constatadas en la actividad diaria».

No se trata, insiste, «de un ataque contra la IAF, ni contra la Secretaria de Estado»: «No hemos denunciado a personas o unidades específicas. Tratándose de señalar con una X el nombre de la protección de las instituciones. Luego, el poder judicial lleva a cabo su investigación. Y agrego algo que debe darse por sentado: la presunción de inocencia siempre se aplica a todos».

About Anita Bourdin

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación