Dona ahora!

Convenio “Alli Pacha” Ecuador - Manos Unidas

El mayor sistema de riego por aspersión de América Latina gracias a Manos Unidas

El agua sigue siendo un recurso al que demasiadas personas en el mundo no tienen acceso

(ZENIT – Roma).- Este martes, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua 2016, para el cual las Naciones Unidas ha propuesto como tema de este año, “Agua y empleo”. Un tema que preocupa profundamente a Manos Unidas, la ONG católica de ayuda internacional al desarrollo, que en los últimos 12 años han destinado unos 27 millones de euros para financiar 393 proyectos relacionados directamente con el agua.

Para Fidele Pogda, coordinador del departamento de Estudios y Documentación de Manos Unidas, “el origen y sentido de este día, que nace en 1993, es la constatación de que, a pesar de ser un elemento indispensable para la vida, el agua sigue siendo un recurso al que demasiadas personas en el mundo no tienen acceso”.

Así, explica que en Manos Unidas “creemos en la imperiosa necesidad de cuidar uno de los bienes más preciados que tenemos: el agua”. Para ello –añade– educamos y promovemos proyectos para el uso y el reparto solidario  del agua, convencidos de que entre todos podemos conseguir un mundo más justo y equilibrado, donde todos podamos disfrutar dignamente de los bienes de la tierra y vivir en armonía con la creación. “Pues el problema del agua descansa  también en una falta de conciencia de la gravedad de nuestras conductas”, precisa Pogda.

En los últimos 12 años, Manos Unidas ha financiado 393 proyectos relacionados directamente con el agua: 151 en el sector agropecuario, por un importe de 13.410.908  euros, y 242 en el sector sanitario, por un importe de 13.427.531 euros. Uno de ellos, y quizá uno de los de mayor envergadura, se sitúa en Ecuador, y constituye el mayor sistema de riego por aspersión de América Latina.

Manos Unidas, que cuenta con una larga trayectoria de trabajo en Ecuador, “ha apostado siempre porque sus proyectos formen parte de las políticas de desarrollo local, tratando de involucrar las intervenciones en las dinámicas del Sistema de Planificación Local Participativa que actualmente existe en Ecuador”. A partir de esta estrategia nació el programa Convenio“Alli Pacha”, que en kichua significa “tiempo y tierra buena”. “Un convenio de trabajo colaborativo, de cinco años de duración, finalizado en 2015, puesto en marcha por la Fundación MCCH (Maquita Cushunchic Comercializando como Hermanos) y la Central Ecuatoriana de Servicios Agrícolas (CESA), que juntas conformaron el Consorcio MCCH-CESA, apoyado económicamente por Manos Unidas y por la Cooperación Española (Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo), que ha abarcado distintas intervenciones”, explica la ONG.

“Todas las personas de las comunidades que participamos en el proyecto entendimos que la unión hace la fuerza; pero no entendíamos la magnitud de dicho proyecto. Solo teníamos las ganas de hacerlo. Caída tras caída… alzábamos la vista, respirábamos profundo y la fuerza venía otra vez a nosotros, y seguíamos caminando con los tubos al hombro para hacer realidad el sueño de más de una generación que ha pasado por estas tierras”, aseguran los beneficiarios del proyecto.

Carlos Vicente Alconcé, técnico de Manos Unidas, expatriado en Ecuador para coordinar desde allí el proyecto indicó que “esta gente, por muchos años han perseguido el sueño de agua, porque con el agua hacen realidad una vida más plena. Lo han luchado, lo han peleado, y ahora compartimos la alegría de que lo han conseguido”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación