Dona ahora!

El Papa a los hispanohablantes: vuestra fe se mantenga en la solidez de su raíz

“Juan Pablo II recorrió incansable vuestras tierras”

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 1 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- Tras la ceremonia de la Beatificación de Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI introdujo el rezo del Regina Coeli propio del tiempo pascual, como acostumbra a hacer cada domingo, saludando a los presentes en distintos idiomas.

El Papa quiso saludar a los peregrinos llegados a Roma y a quienes siguieron la beatificación a través de la radio y la TV, con un pensamiento especial para “los enfermos y a los ancianos, hacia quienes el nuevo Beato se sentía particularmente unido”.

En los diversos saludos en francés, inglés, alemán, español, portugués, polaco e italiano, el Papa encomendó a todos el ejemplo de Juan Pablo II.

En español, el Pontífice quiso recordar los muchos viajes del beato a España y Latinoamérica: “El nuevo beato recorrió incansable vuestras tierras, caracterizadas por la confianza en Dios, el amor a María y el afecto al sucesor de Pedro, sintiendo en cada uno de sus viajes el calor de vuestra estima sincera y entrañable”.

Invitó a los peregrinos de habla hispana a “seguir el ejemplo de fidelidad y amor a Cristo y a la Iglesia, que nos dejó como preciosa herencia”, para que “la fe de vuestros pueblos se mantenga en la solidez de sus raíces y la paz y la concordia favorezcan el progreso necesario de vuestras gentes”.

En francés, idioma que hablan especialmente los patriarcas de Oriente Medio presentes en Roma, pidió la intercesión del nuevo Beato “los esfuerzos de cada uno para construir una civilización del amor, en el respeto de la dignidad de cada persona humana, creada a imagen de Dios, con una atención particular a la que es más frágil”.

“Con él, marchad tras las huellas luminosas de los beatos y los santos de vuestros países! ¡Que la Virgen María os acompañe!”, añadió.

En inglés, exhortó a los presentes a “ser imágenes de la divina misericordia, y trabajar por un mundo en el que la dignidad y los derechos de todo hombre, mujer y niño sean respetados y promovidos”.

Al dirigirse a los alemanes, afirmó que el beato Juan Pablo II “sigue todavía vivo ante nuestros ojos, al igual que cuando nos anunció la frescura del Evangelio, y encarnó a través de su acción la misericordia de Dios y el amor de Cristo”.

En portugués, el Papa invitó a que las famosas palabras de Juan Pablo II siga “resonando en vuestros corazones y en vuestros labios”: “¡No tengáis miedo! Abrid las puertas, mejor, abrid de par en par las puertas a Cristo!”

Un pensamiento especial dirigió en polaco a los compatriotas de Karol Wojtyla, a quienes auguró “el don de la paz, de la unidad y de toda prosperidad”.

Concluyó en italiano, tras agradecer a las autoridades de Roma la colaboración prestada para el evento, que consideró “signo de gran amor hacia el beato Juan Pablo II”.

 

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación