Dona ahora!

El Papa concluirá sus vacaciones este miércoles despidiéndose de jóvenes

La localidad de Introd le declara ciudadano honorario

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 28 julio 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI se despedirá este miércoles de los Alpes italianos, al concluir sus vacaciones anuales, con un encuentro con jóvenes salesianos.

El Papa recibirá a estos muchachos en signo de agradecimiento por la extraordinaria acogida que le han ofrecido en la residencia de Les Combes de Introd, en la que se ha alojado, que forma parte de una colonia de verano de los hijos de san Juan Bosco.

Según ha informado el padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, el Papa dirigirá su agradecimiento también a las autoridades de la región y del pueblo de Introd, a las fuerzas de policía, del ejército, de la protección civil, y de los bomberos, que han colaborado para garantizar su serena estancia.

El Santo Padre, que había llegado el 13 de julio a esta localidad, antes de subir al helicóptero que le llevará al aeropuerto de Turín, para después viajar en avión a Roma, “se despedirá también de los niños y de las personas residentes en Les Combes”, informa Lombardi.

El portavoz vaticano ha informado este martes que “el ayuntamiento de Introd ha tenido en los días pasados una deliberación en la que se decidió ofrecer al Santo Padre la ciudadanía honoraria. A la deliberación le seguirá la respuesta oficial de aceptación por parte del Santo Padre y en los próximos meses se puede prever que una delegación viaje a Roma para la entrega oficial”.

Detalles sobre la caída

El padre Lombardi reveló al canal de televisión italiana por satélite SkyTG24 detalles sobre la caída que el pasado 17 de julio le provocó la fractura de la muñeca de Benedicto XVI.

“El Papa se levantó durante la noche en una habitación que es distinta a la habitual, en la que duerme en Roma, y a oscuras buscaba el interruptor de la luz. Tropezó con una pata de la cama, cayó y se dañó la muñeca”, explicó.

El portavoz confirmó que, en ese momento, el Papa no llamó a nadie, “no pidió ayuda”. “Luego, en la mañana sucesiva vio que tenía la muñeca hinchada y que el dolor continuaba”.

De todos modos, según explicó Lombardi, el Papa quiso celebrar misa, desayunó y después, alrededor de las nueve de la mañana local, fue trasladado al hospital de Aosta, la capital del Valle de Aosta, donde se encuentra Les Combes, a unos veinte kilómetros, para ser operado de la fractura.

Al aterrizar en la tarde de este miércoles en Roma, el Papa se dirigirá directamente a la residencia de Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros de la Ciudad Eterna, donde trabajará el resto del verano.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación