Dona ahora!

El Santo Padre: ‘Tenemos mucho que recibir de los pobres’

Francisco recibe a los miembros de la Asociación Pro Petri Sede y recuerda que la atención a los pobres nos enriquece poniéndonos en un camino de humildad y verdad

<p>“El creciente número de personas marginadas y que viven en gran precariedad nos interpela y nos llama a una mayor solidaridad para ofrecerles el apoyo material y espiritual que necesitan”. Son las palabras que esta mañana el santo padre Francisco ha dirigido a los miembros de la Asociación Pro Petri Sede, recibidos en audiencia esta mañana durante su peregrinación a Roma. Esta asociación de Bélgica, Luxemburgo y Holanda ofrece ayuda económica anual para las necesidades de la Santa Sede.

Durante su discurso, el Pontífice ha recordado que “tenemos mucho que recibir de los pobres a los que nos acercamos y ayudamos. Luchando con sus dificultades, a menudo dan testimonio de lo esencial, de los valores familiares; son capaces de compartir con aquellos que son más pobres que ellos y lo saben disfrutar”. De este modo ha observado que “la indiferencia y el egoísmo están al acecho. La atención a los pobres nos enriquece poniéndonos en un camino de humildad y verdad”.

Francisco les ha animado a pedir al Señor, en ocasión de este tiempo de Cuaresma que comienza, que les dé “un corazón misericordioso y pobre, que conozca su propia pobreza y se entregue a los demás”.

Por otro lado, el Papa ha recordado la preciosa labor que realizan ayudando a las poblaciones más necesitadas del mundo ofreciéndoles el consuelo espiritual de no sentirse olvidados en sus dificultades y de conservar la esperanza. Y así, Francisco ha invitado a los presentes a rezar con insistencia por la paz “para que los responsables políticos encuentren caminos de diálogo y reconciliación” y les ha deseado que su peregrinación “aumente en cada uno el sentido de pertenencia a la Iglesia, que es una gran familia, y la alegría de proclamar a todos el Evangelio”.

A continuación, el Santo Padre ha exhortado para que “la fraternidad se fortalezca entre vosotros, para que podáis llevar a cabo vuestra misión al servicio de los pobres y de los pequeños, por los que Jesús tiene un amor especial”. Además, el Papa ha dedicado unas palabras a Bélgica y Holanda, “dos países que han llenado el mundo de misioneros y hoy están en crisis vocacional”. Por eso ha pedido a los presentes que llamen “al corazón de Jesús para que no se olvide de la generosidad de estos dos países y les envíe vocaciones para que la vida de fe pueda crecer más”.

Para finalizar, el Obispo de Roma ha afirmado que “vosotros trabajáis con pobres y amáis a los pobres, pero también pensáis en los pobres de fe, que no tiene fe porque no tienen quien se la predique”. Que el Señor envíe sacerdotes –ha pedido– para anunciar la fe, y por favor, rezad por las vocaciones de vuestros países.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación