Dona ahora!

España: polémica por enseñar a rezar en la clase de religión

La Iglesia, los padres y la patronal de centros católicos rechazan las críticas y consideran insuficiente el tiempo que se dedica e estas clases en algunas comunidades autónomas

Los nuevos textos básicos de la asignatura de Religión católica para Primaria, Secundaria y Bachillerato, que han sido publicadosen el Boletín Oficial del Estado (BOE) prevé que en las clases de religión se enseñe a rezar y esto ha suscitado polémica en ciertos sectores de la sociedad española. Estos han sido introducidos por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que además ha reducido en algunas comunidades el tiempo de estudio de religión. 

Ante estos hechos, la Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) ha afirmado este martes, que es lógico enseñar a rezar en clase, porque la práctica de toda confesión religiosa requiere de unas manifestaciones como son las oraciones.

En un comunicado, la CONCAPA ha rechazado así las críticas surgidas en los últimos días porque se haya incluido el rezo en el nuevo currículo de la asignatura.

Además, ha criticado que en algunas comunidades autónomas la clase de religión quede reducida a tan sólo 45 minutos semanales en Primaria, “tiempo insuficiente para proporcionar un mínimo conocimiento de la materia”, y que supone una reducción del 50 por ciento del tiempo que se fijaba con la anterior legislación (LOE).

En Bachillerato, como la enseñanza de la Religión es de oferta optativa para las autonomías y los centros, la Concapa cree que “supone su práctica desaparición”.

La Confederación ha recordado también que con la LOMCE esta materia debe ser de oferta obligatoria y de elección voluntaria por parte de los padres o de los alumnos mayores de edad y ha defendido que sea evaluable “por evidentes razones pedagógicas”.

Dos de cada tres alumnos eligen libre y voluntariamente cursar Religión católica cada año y “es preciso no minusvalorar el derecho constitucional de los padres a elegir la formación de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas o morales, derecho que el Estado tiene obligación de facilitar”, ha indicado.  

Por su parte, Escuelas Católicas, que representa a 2.048 centros educativos concertados católicos, con 1.207.527 alumnos y 100.400 trabajadores, ha asegurado que el nuevo currículo es “coherente con los principios de la Religión católica”.

“Nos sorprende que esta coherencia haya generado tanta polémica, lo que hace pensar que en realidad no se está cuestionando el currículo sino la propia asignatura de Religión, reabriendo un debate que ya debería estar superado”, ha destacado la patronal en una nota.

Para el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el sacerdote Jose María Gil Tamayo, el tratamiento que se da a la materia en la LOMCE “es insuficiente, porque no desarrolla completamente el derecho de los padres a educar a sus hijos”.

Aun así, Gil Tamayo ha defendido el currículo propuesto por los obispos y ha pedido que no se ponga bajo sospecha a la asignatura de Religión como si fuera una “clase de fundamentalismo o de desestructuración social”.

En declaraciones a los medios, el portavoz de la CEE ha negado que el nuevo contenido de la materia la convierta en catequesis, por el simple hecho de que se enseñe a rezar a los niños en clase.

La clase de Religión será optativa en Primaria y Secundaria, etapas en las que los alumnos podrán elegir entre dicha materia y Valores Sociales y Culturales, respectivamente, o bien cursar ambas asignaturas.

En Bachillerato, los centros decidirán si ofrecen o no la asignatura, puesto que esta se encuentra entre las materias de libre designación.  

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación