Dona ahora!
Tercera jornada del Retiro de Cuaresma © Vatican Media

Tercera jornada del Retiro de Cuaresma © Vatican Media

“¿Estás listo para vivir la Cuaresma al máximo?” — Líderes de la Iglesia opinan

Este tiempo, algo más que renunciar al chocolate

(zenit – 24 feb. 2020).- ¿A qué estás renunciando durante la Cuaresma? Esa es una pregunta que puede hacerte un amigo en los próximos días o que te hagas tú mismo. La pregunta puede generar una respuesta frívola:

  • Estoy renunciando al chocolate y espero hacerlo mejor que el año pasado.
  • Renunciaré  a las espinacas cocidas, nunca las como de todos modos.
  • Estoy renunciando al paracaidismo
  • Renuncio a trabajar horas extras

Por supuesto, muchos católicos renuncian a algo realmente serio durante la Cuaresma como recordatorio del sacrificio de Cristo. Pero cuando zenit contactó a varios obispos sobre sus planes para la Cuaresma, se nos recordó que este tiempo es algo más que renunciar a algo; se trata de hacer algo realmente. El Catecismo de la Iglesia Católica deja esto claro:

1438. Los tiempos y los días de penitencia a lo largo del año litúrgico (el tiempo de Cuaresma, cada viernes en memoria de la muerte del Señor) son momentos fuertes de la práctica penitencial de la Iglesia. Estos tiempos son particularmente apropiados para los ejercicios espirituales, las liturgias penitenciales, las peregrinaciones como signo de penitencia, las privaciones voluntarias como el ayuno y la limosna, la comunicación cristiana de bienes (obras caritativas y misioneras)

zenit hizo tres preguntas a los obispos contactados:

  1. En estos tiempos difíciles para la Iglesia, ¿qué tipo de sacrificios de la Cuaresma recomienda que las personas asuman para el crecimiento espiritual personal y en nombre de las intenciones para la sanación de la Iglesia?
  2. ¿Hay acciones positivas que recomiendas que las personas realicen durante la Cuaresma para mejorar sus vidas? En otras palabras, en lugar de sacrificios, ¿hay indicaciones que deberían seguir?
  3. ¿Puedes compartir tus sacrificios personales o intenciones de oración que planeas para la Cuaresma?

El arzobispo de Armagh, Mons. Eamon Martin, primado de toda Irlanda, aportó una gran cantidad de ideas para ayudar a los católicos a vivir una Cuaresma más plena … y una gran parte de la sabiduría irlandesa.

Mons. Eamon Martin

“Recuerdo un eslogan que se usó durante la Cuaresma durante muchos años aquí en Irlanda y fue algo así: ‘¡La Cuaresma es lo que haces!’ Si bien ese eslogan no es algo que se use en los últimos años, el tiempo de la Cuaresma sigue siendo algo que hacemos muy bien en la Iglesia aquí en Irlanda”, expresó el arzobispo Martin.

“Me gusta pensar en la Cuaresma como una oportunidad para alentar a los fieles a regresar a Dios con todo su corazón y observar los tres pilares de la temporada de Cuaresma: oración, ayuno y entrega de limosnas. Esto puede ser asistido por la reflexión diaria sobre la Palabra de Dios en las lecturas de Cuaresma para la Misa. Hay un aspecto reflexivo y de oración en el tiempo de Cuaresma, pero también debemos permitirnos sentirnos desafiados, pasar a la acción y enfocarnos en cómo podríamos acercarnos más a Dios por medio de nuestras acciones diarias, pensamientos, palabras y para considerar qué sacrificio podría hacerse para lograr esto.

La Cuaresma también nos ofrece la oportunidad de descubrir de nuevo el Sacramento de la Reconciliación y aprovechar con mayor frecuencia el poder transformador de su gracia, durante la temporada de Cuaresma y durante todo el año.

Cada año, también recomiendo que la gente apoye la campaña de Cuaresma de Trócaire, la Agencia de Desarrollo de la Iglesia Católica en Irlanda en el extranjero. Sus campañas anuales alientan a los católicos a participar en obras de caridad para apoyar a las comunidades necesitadas en todo el mundo”.

El arzobispo Martin enfatizó que la Cuaresma es un momento clave para la penitencia, que él considera una parte esencial de la vida de un cristiano. La penitencia recuerda la pasión y la muerte de Cristo. Y tiene una lista de sugerencias para que las personas observen la penitencia y el sacrificio durante la Cuaresma:

  • Abstenerse de comer carne u otros alimentos.
  • Abstenerse de beber alcohol o fumar.
  • Hacer un esfuerzo especial para implicarse en la oración familiar y la meditación de la Palabra de Dios en las lecturas diarias.
  • Hacer un esfuerzo extra para participar en misa durante los días de semana de Cuaresma.
  • Visitar el Santísimo Sacramento.
  • Rezar el Vía Crucis.
  • Ayunar de todos los alimentos por un período más largo de lo habitual y quizás dar lo que se guarda a los necesitados.
  • Ayudar a los pobres, enfermos, ancianos o personas solitarias o participar en un proyecto de acción social específico durante la temporada de Cuaresma.
  • Reducir el desperdicio personal para combatir la “cultura de usar y tirar”.

“Durante los últimos dos años, he lanzado una iniciativa de Cuaresma en las redes sociales para invitar a las personas a observar los tres pilares de la temporada de Cuaresma: oración, ayuno y limosna”, dijo el arzobispo Martin. “Cada día, durante la Cuaresma, en mis propias cuentas de redes sociales y en las cuentas de los obispos católicos, compartimos sugerencias sobre cómo las personas podrían #LiveLent [#VivirlaCuaresma] en el contexto de su fe.

Mons. Chaput

Este año continuaremos esta iniciativa usando el hashtag  #LivingLent (#ViviendolaCuaresma) para dar la sensación de que este intenso período de ayuno, oración y limosna es algo que debemos vivir en lugar de algo que experimentamos pasivamente”.

El arzobispo emérito de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, pone un énfasis positivo en su observancia cuaresmal. Él alienta a las personas a tener cuidado en su elección de sacrificio.

“Siempre animo a las personas a no ser excesivas en los sacrificios cuaresmales que asumen. Si es demasiado complicado, no mantendrán el compromiso por mucho tiempo”, declaró Mons Chaput. “Siempre es mejor comprometerse a hacer algo que ya se está haciendo, pero hacerlo bien, en lugar de comenzar nuevos proyectos y descuidar la vida espiritual ordinaria. Por ejemplo, sería mejor rezar bien durante 10 minutos que rezar mal durante media hora. Agregar tiempo a la oración distraída no es tan virtuoso como tratar de concentrarse más fielmente por un período de tiempo más corto”.

Creo que las acciones positivas son mejores que las negativas porque lo ‘positivo’ es de lo que trata siempre el Señor Jesús: queriendo que hagamos más, que seamos más generosos. Un ejemplo sería ir a visitar a alguien mayor y solitario. Puede ser un sacrificio en el sentido de que una persona no desea hacer eso, pero es muy positivo en el impacto que tendría en la vida de otra persona”.

El arzobispo Chaput tiene un plan especial para esta Cuaresma: “Cuando llegue la Cuaresma este año, comenzará mi jubilación y mis intenciones y penitencias de oración se centrarán en apoyar al nuevo arzobispo de Filadelfia”.

El arzobispo de Brisbane  Mons. Mark Coleridge, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, aportó un consejo práctico similar para la Cuaresma.

Mons. Coleridge

“No veo ninguna razón para buscar más allá de las tres disciplinas tradicionales de la Cuaresma: oración, ayuno y limosna. Pero sí veo una razón para tomarlos en serio”, afirmó el arzobispo Coleridge. “Por oración quiero decir una escucha más atenta a Dios, alejándonos de una cultura de autoabsorción; por ayunar me refiero a alejarse de una cultura de consumo que puede convertirse en adicción; al dar limosna me refiero a entregar a los necesitados lo que es su derecho, alejándose de una cultura de inequidad. Estas son las formas antiguas de destronar a los dioses falsos, de eso se trata la Cuaresma”.

Mons. Coleridge enfatizó que la mejora viene a través del sacrificio. En el cristianismo, la mejora proviene de la apertura a la gracia de Dios.

“Mi propio camino a través de la Cuaresma es un compromiso más centrado y disciplinado con el ascetismo de la oración, el ayuno y la limosna”, dijo el arzobispo Coleridge. “Eso significa un segundo período de oración contemplativa cada día; significa decir no a la comida y bebida (especialmente alcohol) y al exceso digital; y significa dar más que dinero suelto a Project Compassion, que es la gran colecta de fondos de Caritas en Australia. Estos no constituyen el rango completo de mi disciplina de Cuaresma (que puede ser bastante espontánea e impredecible), pero es donde empiezo en un intento de ir más allá del formalismo”.

“Pronto entraremos en la temporada de Cuaresma, un tiempo en el que buscamos la renovación espiritual en nuestras vidas”, recordó el cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster. “Paso a paso nos miraremos a nosotros mismos y señalaremos las formas en que no somos ni sinceros ni justos, y las formas en que cerramos nuestros corazones a los impulsos de Dios”.

El cardenal Nichols recomendó mirar a María especialmente durante la temporada de Cuaresma como un camino hacia una mayor profundidad espiritual y conexión con Jesús.

Cardenal Nichols

“María siempre nos llevará a su Hijo. Ella nos llevará a Él para que nos muestre su amor y misericordia”, expresó el cardenal Nichols. “Todos conocemos bien el título de María como nuestra ‘madre dolorosa’. Nos volvemos hacia ella en nuestras penas. Sin embargo, hay otro homenaje a ella, aún más profundamente arraigado en nuestra tradición. Es el de los Gozos de María. Esos gozos, a menudo numeradas como siete, incluyen la llegada del Ángel Gabriel a María en la Anunciación y el maravilloso nacimiento de su Hijo, nuestro Bendito Salvador y su gloriosa entrada a la felicidad del cielo. Los compartimos porque son el gran gozo de nuestra fe. De hecho, estamos llamados a ser heraldos de esta alegría en un mundo que a menudo la necesita. Que María nos ayude a conocer y compartir su alegría mientras vivimos y proclamamos nuestra fe”.

El cardenal Thomas Collins, arzobispo de Toronto tiene sugerencias para la Cuaresma que podrían ser un desafío para muchos: la confesión y el ayuno de los medios de comunicación.

Cardenal Collins Portrait

“Creo que una de las mejores cosas que todos podemos hacer por la Cuaresma es reflexionar sobre las palabras del Sermón de la Montaña: oración, ayuno, limosna”, dijo el cardenal Collins. “Una cosa tangible que todos podemos hacer durante la Cuaresma (de una manera más intencional) es confesarnos”.

“El sacramento de la reconciliación nos permite desarrollar una relación cada vez más profunda con nuestro Señor. En la Arquidiócesis de Toronto ofrecemos un ‘Día de Confesiones’ especial durante la Cuaresma y el Adviento, donde todas las parroquias de la arquidiócesis abren sus iglesias para que el sacramento sea más accesible para los fieles.

Una práctica en la que me introduzco periódicamente es el ayuno de medios de comunicación. Los seminaristas en nuestro año espiritual se abstienen de usar tecnología seis días a la semana y para muchos es una revelación. A menudo expreso que queremos usar tecnología pero no dejar que la tecnología nos use a nosotros. Cuando vemos la cantidad de tiempo que se consume en línea, el odio expresado en las redes sociales, en gran parte anónimo, es angustiante. Muchas personas nunca expresarían estas palabras a alguien en persona. Quizás si nos concentramos más en cómo podemos comunicarnos con la caridad directamente con cada individuo, incluso si no estamos de acuerdo con ellos, podemos modelar el ejemplo de Jesús: hablar con claridad y caridad. O podemos usar algo del tiempo que pasamos con la tecnología y ofrecerla en oración o caridad para otros. Nuestras palabras son importantes, ya sea en persona o en línea. La Cuaresma es un momento apropiado para reflexionar sobre cómo podemos reflejar mejor el rostro de Jesús en todo lo que hacemos”.

Por supuesto, el Obispo de Roma presenta firmes recomendaciones sobre la plena vivencia de la Cuaresma para los católicos. En su homilía del 18 de marzo de 2019 en la Misa en la Casa Santa Marta en el Vaticano, el Papa Francisco enfatizó la importancia no solo de la limosna material sino espiritual.

“Una de las recomendaciones de Francisco fue no juzgar y criticar a los demás y al hacer esto, enfatizó, imitas la misericordia de Dios”. El Santo Padre les recordó a los reunidos la infinita misericordia de Dios.

Durante esta temporada de ayuno, oración y limosna, Francisco instó a los fieles a ser generosos, no personas “con los bolsillos cerrados”.

Misa en Santa Marta

El Papa denunció los “chismes”, en los que “juzgamos y condenamos continuamente a los demás”, en los que se hace “cada vez más difícil perdonar”.

“El Señor nos enseña: ‘Da’. ‘Da y se te dará’: sé generoso al dar. No tengas los ‘bolsillos cerrados’; se generoso al dar a los pobres, a los necesitados y también en dar tantas cosas: dar consejos, dar sonrisas a las personas, sonreír. Siempre da, da”.

Él recordó que cuando das, se te devolverá, porque Dios siempre nos da cien veces más de lo que damos.

El Papa Francisco concluyó instando a los presentes a aceptar la limosna, no solo la limosna material, sino también la limosna espiritual, que incluye “perder el tiempo” con alguien que lo necesita, visitar a una persona discapacitada, sonreír.

Si todavía está pensando en qué “renunciar” durante la Cuaresma, quizás los pensamientos anteriores te llevarán a un camino hacia una reflexión más profunda.

Traducido por Richard Maher

About Jim Fair

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación