Dona ahora!
El Papa en Las Malocas

El Papa en Las Malocas

Ceremonia de reconciliación: ‘La verdad, no para vengarse sino para perdonar’

Estaban presentes representantes de las víctimas de la violencia, militares, agentes de policía, ex guerrilleros

(ZENIT – 8 Sept. 2017).- El papa Francisco llegó por la tarde de este viernes al parque Las Malocas de Villavicencio donde se realizó el Gran Encuentro por la Reconciliación Nacional. Estaban presentes en este auditorio, representantes de las víctimas de la violencia, militares, agentes de policía, ex guerrilleros.

Después del saludo del arzobispo de Villavicencio, Óscar Urbina Ortega, y la representación del salmo 85, se hizo un canto por la paz.

A continuación cuatro personas dieron su testimonio, un ex guerrillero, una ex paramilitar, una víctima de una explosión y una señora que diversas veces sufrió la violencia de los diversos actores, incluso antes del conflicto. Después de cada testimonio se encendía una vela.

“La verdad no debe, de hecho, conducir a la venganza, sino más bien a la reconciliación y al perdón”, indicó. Y precisó: “Verdad es contar a las familias desgarradas por el dolor lo que ha ocurrido con sus parientes desaparecidos. Verdad es confesar qué pasó con los menores de edad reclutados por los actores violentos. Verdad es reconocer el dolor de las mujeres víctimas de violencia y de abusos”.

“Quisiera, finalmente, como hermano y como padre, decir: Colombia, abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad ni a la justicia. Queridos colombianos: No tengan temor a pedir y a ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades”.

“Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias. Es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno” dijo el Papa.

La ceremonia concluyó una oración al Cristo negro de Bojayá:
– Oh Cristo negro de Bojayá, que nos recuerdas tu pasión y muerte; junto con tus brazos y pies te han arrancado a tus hijos que buscaron refugio en ti.
– Oh Cristo negro de Bojayá, que nos miras con ternura y en tu rostro hay serenidad; palpita también tu corazón para acogernos en tu amor.
– Oh Cristo negro de Bojayá, haz que nos comprometamos a restaurar tu cuerpo. Que seamos tus pies para salir al encuentro del hermano necesitado; tus brazos para abrazar al que ha perdido su dignidad; tus manos para bendecir y consolar al que llora en soledad.
– Haz que seamos testigos de tu amor y de tu infinita misericordia

A continuación el Santo Padre rezó la oración de San Francisco de Asís, la que fue repetida por el público y un Ave María. Y el Papa impartió la bendición final.

Leer el texto completo del mensaje del papa Francisco

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación