Dona ahora!

Intervenciones “in scriptis” del Sínodo (XVII)

Intervenciones por escrito de los Auditores

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 23 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación las intervenciones in scriptis de los Auditores que no tomaron la palabra durante las Congregaciones.

******

Sra. Myriam Inmaculada GARCÍA ABRISQUETA, Presidenta de “Manos Unidas”; Miembro del Pontificio Consejo “Cor Unum” (ESPAÑA)

La aportación se sitúa en el “Instrumentum laboris“: Capítulo IV La Iglesia Familia de Dios en acción: testimonio y nuevas perspectivas, 103-105, 115, 117,137,145. Igualmente, se realiza desde la experiencia de Manos Unidas en la promoción del desarrollo humano integral entre los colectivos más desfavorecidos de África y desde la vocación laical de esta institución.

África tiene una extraordinaria cultura ancestral, valioso patrimonio que enriquece a quien tiene la suerte de poder acercarse a él. Sin embargo, en amplias zonas de este continente no están atendidas las necesidades más básicas, y esto es una herida profunda tanto para el pueblo africano como para todos los seres humanos.

La Iglesia ofrece en África un testimonio magnífico en favor de la justicia, del perdón y de la paz.

Las organizaciones eclesiales de desarrollo han de continuar apoyando este trabajo de la Iglesia en el continente. Deben, además, estar realmente junto al pueblo africano, acompañando sus procesos sin imposiciones. Para asegurar el derecho a la alimentación, ha de favorecerse la agricultura familiar y hacer lo mismo en los demás frentes fundamentales del desarrollo: sanidad, educación, promoción social y promoción de la mujer. Pocas consecuencias de las que perviven en la sociedad africana son tan perniciosas como la discriminación de la mujer. Éstas pueden jugar un importante papel en la resolución de conflictos.

Es responsabilidad de todos trabajar en la transformación de los valores en los países del norte, denunciar las injusticias y fomentar en las grandes instituciones el cumplimiento de los compromisos adquiridos, cimentando de este modo un futuro más justo para el pueblo africano.

Celebrar en este Sínodo nuestros 50 años es un privilegio para Manos Unidas. Gracias Santo Padre por ofrecernos esta oportunidad. Apostamos por hacer la cooperación al desarrollo desde la verdadera fraternidad. Queremos así contribuir a través de la caridad y la acción social a mostrar el maravilloso y entrañable rostro de Jesucristo y su Mensaje de salvación.ç

[Texto original: español]

******

Sra. Elisabeth TWISSA, Vice Presidenta de la Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas (W.U.C.W.O.) (TANZANIA)

Hace tres años 600 mujeres católicas de todo el mundo se reunieron en Virginia Arlington en el seno de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC). El tema de la asamblea fue: “Mujeres constructoras de la paz. Unidas en la fe y en la acción” que, de una u otra manera, está muy relacionado con el tema de este encuentro. Le agradecemos al Santo Padre y a los Padres sinodales por habernos permitido continuar nuestra discusión y reflexión sobre este tema, que ahora debemos tratar de aplicar urgentemente al terminar este sínodo.

Como mujeres de fe, afirmamos que “la paz es el fruto de la justicia…la paz es también el fruto del amor que va más allá de lo que la justicia puede proveer (Gaudium et Spes N.78)

En consecuencia, creemos que es mejor prevenir que curar. Si las mujeres en África pueden hablar y trabajar de un modo que elimine las relaciones conflictivas que reinan entre los pueblos en todas partes hoy, en las familias, ellas darían un gran paso para la humanidad. Con respecto a ello, como Iglesia es necesario dar pasos que puedan asegurar que a las mujeres se les conceda el poder para aceptar este rol fundamental.

Hago énfasis en esto porque creo que esas mujeres, con su personalidad, como madres pueden contribuir a dar la vuelta a la situación que ha sido mencionada por muchos oradores en este encuentro. Y se puede hacer mediante la educación, la participación y el aprendizaje de grupo que favorezca la paz a través del diálogo, el intercambio de ideas la visión de una sociedad cambiante.

[Texto original: inglés]

******

Prof. Josaphat Laurean KANYWANYI, Profesor Asociado de Derecho, Universidad Dar-es-Salaam (TANZANIA)

Los profesionales cristianos de Tanzania (Christian Professionals of Tanzania – CPT) han luchado por la doctrina social de la Iglesia. Actuamos bajo la guía espiritual del capellán nacional, que es secretario de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Tanzania (TEC). Contamos con el apoyo de la Iglesia y servimos a la Conferencia Episcopal como parte de su organismo. Nos guía el mensaje bíblico de la humildad, la caridad, la penitencia y el perdón. Los CPT son devotos de la llamada “venga a nosotros Tu reino”.

Los CPT están comprometidos en regulares meditaciones espirituales, en programas de radio y televisión y en publicaciones sobre educación cívica relativos a los temas de la reconciliación, la justicia y la paz. Organizan además servicios civiles de voluntariado, que implican verdad, reconciliación, justicia y paz, y que se relacionan con:

Salud para los pobres y débiles en instituciones especiales de asistencia sanitaria atendidas por médicos y enfermeras/os cristianos voluntarios.

Ley justicia para los indigentes en organismos de asistencia legal donde prestan servicio abogados voluntarios.

Instituciones de orientación para jóvenes que prestan asistencia a jóvenes vagabundos que no van a la escuela, varones y mujeres de todas las pertenencias religiosas y políticas, ofreciéndoles alternativas frente al abuso de drogas y alcohol abriéndoles los ojos a un futuro moralmente mejor.

Luchando por la autosuficiencia económica, sobre todo a través de organismos de ahorro y de crédito cooperativo (SACCO).

Contando con un considerable grupo de parlamentarios pertenecientes al CPT, a quienes se les solicita que obran según Cristo y la Biblia.

Comprometiendo a la autoridad política en cuestiones de ética y buen gobierno, respeto de los derechos humanos, economía, elecciones, transparencia y confiabilidad.

De tal modo, en los CPT la Iglesia tiene ojos que pueden ver y ven, oídos que pueden oír y oyen que pueden trabajar y trabajan, piernas que pueden caminar y caminan, lenguas que pueden hablar y hablan dando testimonio del Cuerpo de Cristo.

Esperamos que esta augusta Asamblea otorgue el justo reconocimiento al papel que el apostolado de los laicos y sobre todo de los profesionales cristianos puede tener en el hacer de la Iglesia en África una auténtica familia de Dios “sal de la tierra” y “luz del mundo”.

[Texto original: inglés]

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación