Dona ahora!

Líbano: asumió un muftí moderado

El jeque Derian, favorecerá la creación de un frente religioso contrario al integralismo. Criticó la erradicación de los cristianos

El nuevo Mufti de la República Libanesa, el jeque Abdel Latif Derian, que fue elegido en agosto asumió este martes 16 de septiembre la plenitud de sus funciones. La ceremonia de investidura se celebró en la mezquita de Mohammad al-Amin, en presencia del Primer Ministro libanés Tannam Salam y de los más altos cargos del país, donde desde hace meses los bloques que dominan la escena política no consiguen encontrar un acuerdo para la elección el nuevo presidente.

Lo indicó la agencia de noticias FIDES, precisando que el patriarca maronita Bechara Boutros Rai ha interrumpido su visita pastoral a los Estados Unidos para poder participar en la ceremonia. 

Derian, de 61 años de edad pasa a ocupar el cargo de Mufti de la República del Líbano hasta la edad de 72 años, y se le conoce como un hombre de diálogo y de mirada hacia el futuro.

Según informaciones publicadas en la prensa libanesa, con su investidura se hace posible llevar a cabo una reunión interreligiosa para esbozar un frente común de los líderes de las diversas comunidades religiosas del Líbano contra el peligro de que el Líbano se vea desestabilizado por los grupos yihadistas que se mueven en Oriente Medio. 

El nuevo Mufti del Líbano, en su primer discurso después de la elección, ha denunciado explícitamente el conflicto entre chiíes y suníes que contribuye en gran medida a ensangrentar y desestabilizar toda la zona de Oriente Medio, y ha usado palabras de condena sobre la erradicación forzada de las comunidades cristianas locales.

“Las relaciones entre chiíes y suníes en Líbano –-ha dicho Derian entre otras cosas– no son lo que deberían ser.” Y añadió: Lo que nos hacemos los unos a los otros, en Siria, Iraq, Líbano y Yemen o en Libia, supera lo que han hecho los israelíes en Gaza y en Palestina”. Porque “en menos de cinco años –-ha dicho el nuevo Mufti del Líbano– las guerras entre nosotros han causado medio millón de muertes y 12 millones de refugiados, por no hablar de la erradicación de los cristianos y otras comunidades y su opresión. Problemas contra los que tenemos que combatir todos los días”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación