Dona ahora!

‘Los prisoneros del ISIS rezaban el rosario y no renegaban de su fe’

El padre Mourad liberado el 11 de este mes, cuenta su experiencia junto a otros 250 cautivos

El monje y sacerdote sirio católico, Jacques Mourad, prior del monasterio de Mar Elián, ha contado la experiencia que ha vivido en su cautiverio por el los milicanos del ISIS (Estado islámico por sus siglas en inglés). Lo relató en una entrevista a la emisora cristiana Noursat TV – Tele Lumiere, recordando que fue puesto en libertad el 11 de octubre, informó la agencia FIDES.

El 21 de mayo de este año, un grupo de hombres armados le secuestraron junto con un ayudante, en las periferias de Qaryatayn, la ciudad mixta cristiano-sunita que dos meses antes había caído en manos de los milicianos del ISIS.

El sacerdote formaba parte de la comunidad fundada por el jesuita romano, padre Paolo Dall’Oglio, desaparecido en el norte de Siria el 29 de julio de 2013, mientras estaba en Raqqa. 

“Cuando estaba siendo deportado, con las manos atadas y los ojos vendados, me sorprendí a mí mismo repitiéndome: camino hacia la libertad. El cautiverio ha sido para mí como un nuevo nacimiento”, dijo.

Padre Jacques contó entre otras cosas que celebraba la misa en un dormitorio subterráneo, donde habían sido encarcelados previamente más de 250 cristianos de Qaryatayn secuestrados también por los yihadistas, con los cuales el sacerdote se reunió el 11 de agosto.

“Los cristianos – dice el padre Jacques – a menudo eran interpelados sobre su fe y su doctrina cristiana, pero no se convirtieron al Islam, a pesar de las presiones. Permanecieron fieles al rezo del rosario”. “Esta experiencia de prueba -añadió- ha fortalecido la fe de todos, e incluso mi fe como sacerdote. Es como si hubiese nacido de nuevo”.  

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación