Dona ahora!



«El trabajo del traductor es siempre un arte difícil», constató el Papa al reunirse con traductores y editores de diferentes confesiones cristianas.

«Una buena traducción se basa en tres pilares --añadió--: un conocimiento profundo de la lengua y del mundo cultural de origen; una buena familiaridad con la lengua y el contexto cultural que recibirá el texto. Y para coronar la obra con éxito, un dominio adecuado de los contenidos y del significado de lo que se traduce».

Los tres pilares de una buena traducción de la Biblia, según el Papa

CIUDAD DEL VATICANO, 27 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Al alcanzarse los diez millones de copias en 25 años de la Traducción Interconfesional de la Biblia en Italiano, Juan Pablo II recibió este lunes a representantes de la Alianza Bíblica Universal, para felicitarles por el éxito y afrontar las claves de una buena traducción de las escrituras.

«El trabajo del traductor es siempre un arte difícil», constató el Papa al reunirse con traductores y editores de diferentes confesiones cristianas.

«Una buena traducción se basa en tres pilares –añadió–: un conocimiento profundo de la lengua y del mundo cultural de origen; una buena familiaridad con la lengua y el contexto cultural que recibirá el texto. Y para coronar la obra con éxito, un dominio adecuado de los contenidos y del significado de lo que se traduce».

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación