Dona ahora!
lucien Botovasoa

lucien Botovasoa

Madagascar: el Papa Francisco saluda la beatificación del mártir Lucien Botovasoa

Un padre, un apóstol de la reconciliación

(ZENIT – 15 abril 2018).- El Papa Francisco saluda la beatificación en Madagascar, en Vohipeno, del mártir Lucien Botovasoa, “padre de familia, testigo coerente de Cristo hasta el don heroico de su vida”.

Después de la oración de Regina Caeli, en la Plaza de San Pedro, este domingo, 15 de abril de 2018, el Papa señaló que Ramose Lucien Botovasoa fue “arrestado y asesinado por demostrar su voluntad de permanecer fiel al Señor y a la Iglesia, que representa para todos nosotros un ejemplo de caridad y fortaleza en la fe “.

La beatificación fue presidida por el Cardenal Angelo Amato SDB, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y representante del Papa Francisco.

Lucien Botovasoa (1908-1947), laico y padre de familia, terciario franciscano, asesinado en el odio de la fe en Vohipeno (Madagascar). Los testigos que conocieron a Lucien Botovasoa a menudo hablan de su don de “reconciliación”, hasta llamarle “Maestro de la Reconciliación”.

Lucien Botovasoa  nació en 1908. Bautizado en 1922, es el mayor de nueve hijos. Un brillante alumno, es enviado a formarse con los jesuitas de Fianarantsoa; regresó como maestro de parroquia en 1928. Se casó en 1930 con Suzanne Soazana. Tendrán ocho hijos.

Excelente pedagogo, deportista y músico, también es un modelo de vida cristiana, dedicado a todos, preocupado por sus alumnos.

Desde 1940, anima la fraternidad de los Terciarios Franciscanos. “Toma la ropa el 8 de diciembre de 1944″, dijo en una entrevista en el 2012 a Zenit al Obispo Ramaroson. A partir de ese día se convierte en una pobreza y una piedad extraordinaria, … renunció a su ropa bonita y ahora solo lleva sandalias, camisa y pantalón caqui. Ayuna los miércoles y viernes, se levanta cada noche a media noche para orar de rodillas, y luego va a la iglesia a las 4:00 h para orar ante el Santísimo Sacramento hasta la hora de la misa. Se convierte en franciscano en el alma, se preocupa por los pájaros heridos, no soporta que a sus aves les corten la cola; su rosario colgando de su cinturón, reza incesantemente, hace giras de evangelización en los pueblos de los alrededores el sábado o el domingo. ”

Después de la Segunda Guerra Mundial, la lucha por la independencia comenzó en Madagascar. Los cuñados de Lucien están involucrados, pero él mismo teme que “eso” termine “en sangre”. Por lo tanto, está en la lista negra de los separatistas como enemigos del pueblo. “Durante meses”, dice el obispo Benjamín Ramaroson, “predice su muerte a su esposa, a sus parientes y amigos y prepara a su familia para aferrarse a la fe”.

En marzo de 1947, estalló el levantamiento en Manakara (a 40 km del pueblo de Lucien). Varios colonos y funcionarios malgaches son asesinados, en toda la región las iglesias son quemadas.

El 16 de marzo, el Rey Tsimihono, que reina sobre la ciudad donde vive Lucien, decide matarlo a él y a otros seis. Advertido, Lucien se niega a huir.

Murió decapitado en el matadero de la aldea. Antes de morir repite: “Dios mío, perdona a mis hermanos … Que mi sangre derramada en el suelo sea para la salvación de mi país. ”

© Traducción ZENIT, Raquel Anillo

About Anita Bourdin

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación