Dona ahora!

Mantener la atención, ¿misión imposible?

Catequesis para toda la familia

¿Qué decir sobre la homilía? Estaba pensando en ello cuando me encontré con estas palabras que dirigió el Papa a los sacerdotes de Roma el viernes pasado:

“La homilía, no debe ser ni «sofisticada» ni un «show», sino que debe estar arraigada en la vida, en la oración y en la capacidad del ministro de entrar en comunión con el «pueblo de Dios», hasta el punto de llorar con él”.

Y esto es lo que queremos los niños. ¿No somos acaso todos niños deseando aprender y saber lo que quiere Dios de nosotros? ¿No desconectamos también nosotros, los mayores, cuando nos hablan de cosas que no nos dicen nada o ni siquiera entendemos? A veces puede ser muy duro para nuestros hijos…

Una solución puede ser ir a las misas catequéticas en las que el sacerdote se dirige a los niños que van a hacer la primera comunión. O preguntarles a ellos a cual quieren ir si podemos escoger.

Aún así a muchos niños les cuesta mantener la atención auditiva y se pierden, y al perderse desconectan. A veces miro a mis hijos y les veo la mirada perdida, entonces les digo algo para que regresen a la tierra o rezo por ellos para que el Señor les vaya ayudando a vencer esas dificultades.

Yo les pediría a los sacerdotes que piensen en los niños que tienen problemas de aprendizaje y que se adapten. Lo que les sirve a ellos nos sirve a todos; ideas concretas (y no muchas), frases cortas, lenguaje sencillo y directo…

Y nosotros, los padres, podríamos ayudarles a mantener la atención proponiéndoles un juego: el que sea capaz de decir ideas que nos han dicho en la homilía o sugerir preguntas o dudas… gana un premio al salir de Misa. Una chuche o caramelo siempre es un buen aliciente o unas cosquillas de papá o mamá.  

About Eva Carreras del Rincón

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación