Dona ahora!

Meeting de Rimini: presentan ‘I Preti della Fine del Mondo’

Entrevista a Silvina Premat sobre el libro, el trabajo de los curas en las villas y los sacerdotes para el Tercer mundo

Silvina Premat no se lo esperaba: la investigación periodística sobre los curas villeros que inició en 2004 y retomó en el 2009, tuvo resultados que tomaron enorme relevancia con el pontificado de papa Bergoglio, y su historia relacionada con las periferias y las villas de la ciudad de Buenos Aires.

Premat, periodista de crónica en el diario La Nación, plasmó su investigación en el libro ‘I preti della fine del mondo” (Los curas del final del mundo), que fue presentado este jueves en el Meeting de la Amistad de los Pueblos, que inició el domingo 24 de agosto y concluye este sábado 31 en la ciudad italiana de Rímini.

Entrevistada por ZENIT, la periodista indicó: “Se trata de un proyecto que nació el 2004 y 2005, cuando inicié a investigar sobre el padre Mujica y los primeros curas que fueron a vivir a las villas en los años 60. Entrevisté a unas 40 personas que fueron contemporáneas del sacerdote hasta su muerte en 1974. En el 2009 retomé este trabajo cuando la Editorial Sudarmericana me pidió escribir este libro, sobre los curas que viven hoy en las villas y su relación con los curas de los años 70. El libro salió publicado en el 2010 en Buenos Aires

¿Se adelantó un poco el pontificado del papa Francisco?
— Premat: Para mí resulta un poco misterioso. Lo escribí para el público argentino y desde el 2013 con la elección de Francisco, este trabajo tomó otro significado. En el 2009 me tocó cubrir las noticias de los curas villeros y la amenaza de los narcos al padre Pepe, y todo esto hizo que me eligieran para escribir el libro.

¿Qué diferencia hay entre los curas que trabajan en la villa en aquel entonces y hoy?
— Premat: La diferencia es de contexto, en esa época estaba todo muy politizado, no sólo los sacerdotes pero toda sociedad estaba polarizada por todos estos cambios, en Buenos Aires y también dentro del clero. Varios de los integrantes del primer grupo de curas villeros participaban al Movimiento de los Sacerdotes para el Tercer Mundo. El padre Mujica se había enamorado del peronismo y de lo que Perón había escrito cuando estaba en España y creía que esa era la salida política, generando mucha polémica. Algunos estaban comprometidos de manera ‘más riesgosa’.

Hoy en cambio los curas villeros mantienen como aquellos, su espíritu de llevar el anuncio cristiano a los más pobres, de vivir entre ellos, de estar dedicados totalmente a ellos. Lo que ha cambiado es el contexto. La sociedad no está tan politizada. Ellos hacen política pero Política con ‘P’ mayúscula, porque tienen una autoridad no solo eclesial, sino también social y política, porque hay una ausencia muy grande del Estado en las villas. Y los partidos políticos van solamente para buscar votos. Ahora está empezando a cambiar esto lentamente pero aún se mantiene así.

¿Cuál es el desafío actual?
— Premat: Los curas tienen actualmente un desafío muy grande, que es el tema de la droga, ‘el paco’ como le llaman, que ha invadido muchas villas y se presenta a los jóvenes como la única propuesta. La Iglesia en cambio crea espacios, al estilo de Don Bosco, de prevención y facilitando a los chicos el crecimiento, la formación y también la nutrición porque les dan merienda.

¿Esta gente sufre manipulación política? ¿Es verdad que a muchos les exigen participar en las manifestaciones?
— Premat: Todo esto existe, por ello es importante que los sacerdotes esten ayudando a la formación y educación de estas personas, podrán así tener una participación política, liberándose de estas redes. Pero es muy difícil porque es gente necesitada que no puede dejar de aceptar esta ayuda, porque es la única que tiene. Esto no significa que no piense.

¿La villa es un trampolín para otro barrio o es un lugar del que no se sale más?
— Premat: Hay de todo, he conocido familias que han salido y otras que no tienen la intención de irse porque es su barrio. Nacieron allí, los sacerdotes le llaman barrios obreros y esta era la intención de los primeros sacerdotes, crear barrios obreros. No es un trampolín, porque es un barrio. Lo que buscan los sacerdotes no es una urbanización sino una integración con otros barrios.

Hay gente que se compra un terreno en las periferias para ir construyendo su casa durante los años, ¿Es también así en las villas?
— Premat: Estas villas se originaron con gente que llegó de zonas pobres para tener salud, educación y trabajo. En las villas no van a vivir porque les guste, es porque no encontraron otros lugares para estar. Y se encuentra además a gente que ‘fue expulsada’ por la ciudad, porque son adictos. Un hombre me dijo ‘la ciudad me expulsó’, por eso cuando el Papa habla de los excluidos y descartados del sistema, uno los encuentra tirados en el piso en la villa.</p>

Sé que hay procesiones, y mucha devoción popular
— Premat: Sí, y los padres tienen un calendario que no he visto en otras parroquias. Ellos festejan a devociones y fiestas patronales de otras ciudades. Son la Virgen de Urkupiña, Nuestra Señora de Copacabana, la Virgen de Itatí, la Virgen de Luján, San Pantaleón, San Cayetano, todas las que son fiestas patronales de otras ciudades. Hay mucha riqueza en este sentido.

About Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación