Dona ahora!

Sagrado Corazón de Jesús © Cathopic

Monseñor Enrique Díaz Díaz: “La voz de Jesús”

IV Domingo de Pascua

Hechos de los Apóstoles 13, 14. 43-52: “Ahora nos dirigiremos a los paganos”.

Salmo 99: “El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya”.

Apocalipsis 7, 9. 14-17: “El Cordero será su pastor y los conducirá a las fuentes del agua de la vida”.

San Juan 10, 27-30: “Mis ovejas escuchan mi voz”

 

Doña Macrina llevaba ya casi un mes en agonía. Estaba como en vida vegetativa, la alimentaban con sonda y no respondía ni a las voces ni al tacto. Su rostro adusto parecía estar más allá de todo bien y de todo mal. Tomás, su hijo mayor, desde Estados Unidos se informaba a cada momento sobre los pormenores de su enfermedad. Por fin se decidió a visitarla. Al llegar lo primero que hicieron fue “prepararlo”, alertarlo sobre la real situación de su madre e informarle que parecía no reconocer a nadie para que no se fuera a desanimar. Sin embargo, apenas se acercó a la cama, tomó las manos de su mamá entre las suyas y con mucho cariño, le dijo: “Mamá, ya estoy aquí. Vine a verte”. Como si viniera de una profunda lejanía, Doña Macrina abrió los ojos, esbozó lo que quiso ser una sonrisa y con voz apenas perceptible susurró: “Hijo, qué bueno que ya estás aquí, te estaba esperando…”  Se transformó su rostro, adquirió una gran paz, y a los pocos segundos expiró. Había reconocido una voz que no escuchaba desde hacía casi cinco años, le llevó tranquilidad a su corazón y así marchó en paz.

¿Cómo es la voz de Jesús? ¿Somos capaces de reconocerla? Hay muchas formas de apagar una voz: la violencia, un ruido más fuerte, cambiarla por otras voces, taparnos los oídos. San Juan este día nos ofrece una de las señales de que pertenecemos a Jesús: nuestra capacidad de conocer su voz. Todo su evangelio está construido en una constante oposición entre quienes pertenecen al mundo y quienes pertenecen al Reino de Dios y hoy llega a una conclusión: “Discípulo es el que sabe escuchar la voz de Jesús”. Las oposiciones que nos ofrece hacen resaltar más la propuesta de Jesús. ¿Qué voz escuchamos y seguimos? Sería muy interesante ponernos a recordar cuáles voces influyen en nuestra vida diaria y cuáles voces de Jesús nos estremecen, hacen que nos movamos y nos invitan a seguirlo. Su voz ha resonado desde el inicio del Evangelio como una Buena Nueva, como una gran noticia que ofrece una salvación plena, pero que pide a cambio una verdadera conversión. Encontramos voces de Jesús de gran misericordia que se acercan acompañadas del gesto humano que toca las fibras más internas y que transforman a las personas. Su voz, otras veces, se llena de autoridad para exigir verdad y coherencia entre la palabra y la vida, no es primero sí y luego no. Su voz está dirigida a todos y cada uno de los hombres, para cada uno tiene un tono especial. ¿Qué voces de Jesús resuenan en nuestro interior? Tendremos que tener el oído y el corazón muy atentos porque hay muchas voces que quieren ahogar la voz de Jesús, como si Él no tuviera nada que decir al mundo de hoy. El primer reto será reconocer esa voz amorosa entre tantas voces que quieren ahogarla y que llegan a nosotros en tropel para aturdirnos y ensordecernos. Habrá que saber discernir mucho para no distraernos con voces, ruidos, que informan, que llaman la atención, que opacan la voz de Jesús. ¿Conozco la voz de Jesús? ¿Soy capaz de distinguirla cada día?

Conocer no es solamente saber dar datos de una persona. Conocer no es mirar los rasgos de un rostro, pues “caras vemos, corazones no sabemos”, y Jesús nos conoce a plenitud y nos acepta como somos. Nosotros vamos por la vida y, aunque no lo queramos, llevamos como especie de máscaras. Algunas personas nos conocen superficialmente, otras conocen un aspecto nuestro, otras solamente nuestro nombre, el cargo o situación que ocupamos dentro de un grupo, de una familia o de una sociedad. Y así nos tratan y así nos respetan o nos ignoran. Pero Jesús nos conoce en nuestro interior y, lo más importante, es que conociéndonos nos ama y así nos llama. Así dirige su voz a cada uno de nosotros. Su voz es una voz amiga que tiene el acento familiar, directo, de quien sabe qué fibras tocar. No se deja engañar por nuestras expresiones y máscaras porque descubre las razones de nuestras alegrías, de nuestros complejos y de nuestros temores. Sabe descubrir nuestro lado positivo y lo mejor de nuestro corazón. Y al conocernos, su voz es vida para nosotros, tiene el acento que sabe despertar lo mejor de nosotros, nos lanza a la esperanza, nos levanta de nuestros fracasos, nos mantiene alertas en nuestras luchas. Jesús nos conoce y nos ama. Ésta será la gran fortaleza de nuestra vida. No podemos apoyarnos en ideologías o tradiciones, no pueden sostenernos costumbres ni mandatos, lo único que nos sostiene es saber que Cristo nos conoce y nos ama. ¿Cómo hemos experimentado este amor y este conocimiento de Jesús?

El mundo nos ofrece sus voces que nos invitan a seguirlo, disfraza su mentira para destruir la verdad, trastoca los valores para aturdir los deseos, camufla las agresiones contra la vida como derechos de personas, nos presenta como deseables y agradables las “cosas de la tierra”, para hacernos olvidar las promesas de Jesús. Pero en este día Jesús nos presenta nuevamente su palabra y a una palabra dicha así con tanto amor, con tanta intimidad, no la podemos despreciar ni dejar que caiga en el vacío. Hoy tenemos que seguir a Jesús. Tendremos que dejar a un lado los insoportables ruidos de una sociedad que se ahoga en el consumismo, para escuchar en silencio, con atención y cariño, la palabra de Jesús que nos promete una vida eterna y plena. Su palabra trae aires nuevos de esperanza, pero debemos escucharla. Claro que exige y en serio, pero porque Él ha sido capaz antes de darse por nosotros, de amarnos sin medida y de presentarse ante nosotros como el gran servidor y cuidador de la vida. Quienes lo siguen tendrán vida eterna y no perecerán jamás. Las otras voces provienen de una cultura de muerte y ofrecen falsas esperanzas basadas en poderes, dineros y cosas superficiales. Hoy nos invita Jesús a seguirlo. Seguirlo es acoger y cuidar gozosamente todo lo que da vida, proseguir su causa. Sólo buscando en las voces de esperanza, de dolor, de angustias de los que sufren podremos reconocer su voz. Los nuevos seguidores de Jesús, al igual que la primera comunidad, tendrán que afrontar con valentía un mundo que quiere apagar su voz. Sabemos que nadie puede arrebatar de su mano a las ovejas que le pertenecen, pero tendremos que tener cuidado para no entregarnos nosotros mismos a un mundo sin amor, lleno de ambiciones y egoísmos. El pequeñísimo pasaje de este día termina con una frase de esperanza y de modelo: “El Padre y yo somos uno”. De esperanza porque no nos deja de su mano; de modelo porque a semejanza de Jesús estamos invitados a ser uno solo con Él, con el Padre y con todos los hermanos.

¿Cómo estamos escuchando la voz de Jesús? ¿Qué estamos haciendo para construir una vida nueva y eterna? ¿Cuáles son los caminos que nos ha abierto Jesús y qué debemos hacer nosotros para seguirlos? ¿Cómo me siento al saberme conocido por Jesús, amado por Jesús, e invitado a formar comunidad con el Padre y con los hermanos?

Dios, Padre Bueno y misericordioso, guíanos a la felicidad eterna de tu Reino, a fin de que el pequeño rebaño de tu Hijo pueda llegar seguro a donde ya está su Pastor resucitado. Amén

About Enrique Díaz Díaz

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación