Dona ahora!

Monseñor Foley en la inauguración del canal de televisión «TMT»

Palabras del «ministro» del Papa para las Comunicaciones Sociales

MADRID, 26 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Publicamos a continuación la intervención del arzobispo John P. Foley en la inauguración del canal de televisión de Madrid «TMT», el pasado 24 de septiembre.

* * *

Señor Cardenal.
Señores Obispos.
Distinguidos amigos todos.

Tengo conciencia de que estoy asistiendo a un acontecimiento de gran importancia. Por muchas razones.

El Santo Padre no pierde oportunidad para pedir que la Iglesia utilice los grandes medios de comunicación social al servicio del esfuerzo evangelizador: con entrega apostólica, con cristiana valentía, con profesionalidad. Esta es sin duda una respuesta.

Todo hace pensar que la Iglesia, en Madrid, sabe muy bien a donde va en este sentido. El Señor Cardenal ha sabido constituir un excelente equipo que conoce muy bien la comunicación social moderna y sabe utilizarla. Prensa, radio, informática… están siendo utilizados con garbo y eficacia, de modo que alcanzan ámbitos, condiciones y edades muy diversos, siempre al servicio del Evangelio y de acuerdo con la gran tradición de la iglesia española en este campo. Pienso en y rindo homenaje –junto a otras figuras señeras- a la memoria de Don Angel Herrera, Cardenal de la Iglesia, al que nuestra esperanza cristiana contempla camino de los altares.

Quedaba un último desafío al que responder: el de la televisión, esta gran oportunidad que se le está ofreciendo a la Iglesia en muchos lugares. Ustedes con TMT tienen, aquí en Madrid –capital que lo es también de la comunicación social en España– la palabra, junto al deber moral de demostrar que el mensaje cristiano es un mensaje de alegría, profundamente humanizante, capaz de congregar en torno a sí y reflejar la sensibilidad del pueblo de Dios y de establecer un diálogo con la realidad social del país, dando de la Iglesia su verdadera imagen.

TMT y todos sus colaboradores tienen un último reto que afrontar. Se trata del deber de lograr lo que se proponen y constituirse en modelo de iniciativas análogas que vayan surgiendo. Un canal televisivo es un empeño nada fácil que exige medios, profesionalidad e imaginación. Pido al Señor y a su Santa Madre de la Almudena, que les conceda los mejores frutos y resultados de su esfuerzo; y no por razones materiales o de prestigio, sino para su mayor gloria y bien de los fieles y de la sociedad toda.

Muchas gracias.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación