Dona ahora!

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 18 mayo 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI recibió este miércoles durante la audiencia general un mensaje en el que se le comunica que unas niñas españoles han movilizado a sus amigos para rezar un millón de avemarías por su pontificado.

Al final del encuentro, en la plaza de San Pedro, el Papa recibió la carta que le entregó el Colegio «Compañía de Maria», que la Orden de Hijas de Maria Nuestra Señora dirige en Talavera de la Reina (Toledo).

Siguiendo la petición que el propio pontífice dejó en la Misa de inauguración de su pontificado («Rezad por mi»), un grupo de niñas (de entre 7 y 11 años) de la Congregación Mariana de la Inmaculada de dicho Colegio promovió la idea de rezar y hacer rezar un millón de avemarías por el obispo de Roma.

La campaña comenzó el 24 de abril. Las niñas contagiaron sobre todo a sus compañeras de Colegio y a sus familias el deseo de rezar por el Papa, superando los límites del Colegio hasta involucrar a los Seminarios de la archidiócesis primada de España, a otras ciudades y pueblos, a los Movimientos Apostólicos (Ejército Azul, Adoración Nocturna) y a religiosas de clausura.

La campana consiguió recaudar 1.366.623 avemarías. El plazo se puso el 13 de mayo. El propio arzobispo de Toledo, monseñor Antonio Cañizares Llovera, mandó una carta junto a otra de las niñas que también le fue entregada en el transcurso de la audiencia.

La presidenta de la Congregación, Beatriz Garayalde, constata que «estamos muy contentas, no sólo porque hemos conseguido más de un millón de avemarías, sino también porque ha servido como medio de propagar la devoción a la Virgen en este año en el que en España celebramos el Año de la Inmaculada».

«¡Cuántas personas han rezado avemarías después de meses o incluso años sin hacerlo…!», explica.

En su carta, monseñor Cañizares afirmaba en su misiva al Papa: «Este colegio de estas fieles hijas de la Iglesia aporta, Santo Padre, muchas alegrías en el corazón del obispo que os escribe, y sé que esto también alegrará el vuestro».

Niñas entregan a Benedicto XVI más de un millón de avemarías por su ministerio

Iniciativa surgida en un colegio de Talavera de la Reina (Toledo)

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 18 mayo 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI recibió este miércoles durante la audiencia general un mensaje en el que se le comunica que unas niñas españoles han movilizado a sus amigos para rezar un millón de avemarías por su pontificado.

Al final del encuentro, en la plaza de San Pedro, el Papa recibió la carta que le entregó el Colegio «Compañía de Maria», que la Orden de Hijas de Maria Nuestra Señora dirige en Talavera de la Reina (Toledo).

Siguiendo la petición que el propio pontífice dejó en la Misa de inauguración de su pontificado («Rezad por mi»), un grupo de niñas (de entre 7 y 11 años) de la Congregación Mariana de la Inmaculada de dicho Colegio promovió la idea de rezar y hacer rezar un millón de avemarías por el obispo de Roma.

La campaña comenzó el 24 de abril. Las niñas contagiaron sobre todo a sus compañeras de Colegio y a sus familias el deseo de rezar por el Papa, superando los límites del Colegio hasta involucrar a los Seminarios de la archidiócesis primada de España, a otras ciudades y pueblos, a los Movimientos Apostólicos (Ejército Azul, Adoración Nocturna) y a religiosas de clausura.

La campana consiguió recaudar 1.366.623 avemarías. El plazo se puso el 13 de mayo. El propio arzobispo de Toledo, monseñor Antonio Cañizares Llovera, mandó una carta junto a otra de las niñas que también le fue entregada en el transcurso de la audiencia.

La presidenta de la Congregación, Beatriz Garayalde, constata que «estamos muy contentas, no sólo porque hemos conseguido más de un millón de avemarías, sino también porque ha servido como medio de propagar la devoción a la Virgen en este año en el que en España celebramos el Año de la Inmaculada».

«¡Cuántas personas han rezado avemarías después de meses o incluso años sin hacerlo…!», explica.

En su carta, monseñor Cañizares afirmaba en su misiva al Papa: «Este colegio de estas fieles hijas de la Iglesia aporta, Santo Padre, muchas alegrías en el corazón del obispo que os escribe, y sé que esto también alegrará el vuestro».

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación