Dona ahora!

Una invitación a los “hermanos y hermanas musulmanes” para que durante la Cuaresma se unan por unos días al ayuno de los cristianos, para obtener “lo antes posible el don de la paz, la estabilidad y una vida digna en nuestro país y en todo el Oriente Medio”. Esta es la propuesta que el patriarca caldeo Louis Raphael I Sako ha dirigido también a los compatriotas musulmanes de Irak, en un mensaje hecho público con motivo del inicio de la Cuaresma.

“El tiempo de Cuaresma es un tiempo favorable para el arrepentimiento, la conversión y la reconciliación con uno mismo, con Dios y con los demás. Tratemos de aprovechar este tiempo para la oración, la reflexión, el discernimiento y el examen de conciencia, y también para restaurar la armonía, visto que la división es un pecado”, se lee en el texto difundido por la Agencia Fides.

Por último, el Patriarca insta a todos los hijos de la Iglesia caldea y a todos los iraquíes a “amar a nuestro país como amamos a nuestra madre y a nuestro padre”, invitando a “fortalecer nuestra unidad en la diversidad, en lugar del sectarismo” y reiterando que “la diversidad misma es parte del plan de Dios”.

Patriarca Sako a los musulmanes: ‘Ayunemos juntos para pedir el don de la paz’

Con motivo del inicio de la Cuaresma, Su Beatitud ha invitado a todos los iraquíes a fortalecer la unidad en la diversidad y evitar el sectarismo

Una invitación a los “hermanos y hermanas musulmanes” para que durante la Cuaresma se unan por unos días al ayuno de los cristianos, para obtener “lo antes posible el don de la paz, la estabilidad y una vida digna en nuestro país y en todo el Oriente Medio”. Esta es la propuesta que el patriarca caldeo Louis Raphael I Sako ha dirigido también a los compatriotas musulmanes de Irak, en un mensaje hecho público con motivo del inicio de la Cuaresma.

“El tiempo de Cuaresma es un tiempo favorable para el arrepentimiento, la conversión y la reconciliación con uno mismo, con Dios y con los demás. Tratemos de aprovechar este tiempo para la oración, la reflexión, el discernimiento y el examen de conciencia, y también para restaurar la armonía, visto que la división es un pecado”, se lee en el texto difundido por la Agencia Fides.

Por último, el Patriarca insta a todos los hijos de la Iglesia caldea y a todos los iraquíes a “amar a nuestro país como amamos a nuestra madre y a nuestro padre”, invitando a “fortalecer nuestra unidad en la diversidad, en lugar del sectarismo” y reiterando que “la diversidad misma es parte del plan de Dios”.

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación