Dona ahora!
Coliseo en rojo-©-Vatican-News-

Coliseo en rojo-©-Vatican-News-

Persecución de cristianos: el drama del siglo XXI es la indiferencia

Intervención del Cardenal Piacenza en el Coliseo

(ZENIT – 25 feb. 2018).- El drama del siglo XXI es la indiferencia, dice el Cardenal Mauro Piacenza: “la indiferencia hacia el hermano que sufre, que no tiene lo que necesita para vivir, no puede acceder a los cuidados y a la formación de base ante el hermano cuya dignidad es pisoteada por ciertos poderes ciegos, ante el hermano que no puede vivir su fe y su pertenencia solo a costa de su vida física “.

El Cardenal ha tomado la palabra, como Presidente de  Ayuda a la Iglesia necesitada Italia  (ACS Italia), en el Coliseo, el 24 de febrero de 2018 para el día de la protesta mundial contra la persecución de los cristianos.

El Coliseo en Roma y dos iglesias en Irak y Siria han sido iluminadas en rojo para denunciar el sufrimiento de los cristianos perseguidos.

Aquí está nuestra traducción del discurso del Cardenal Piacenza, quien ha exhortado: “Destruyamos los muros de la muerte, comenzando con los muros de nuestra indiferencia: ¡No puedo estar sereno si mi hermano sufre! ”

AK

Intervención del cardenal Mauro Piacenza

Estamos frente al Coliseo, que constituye un “símbolo universal”, conocido por todos y que, para todos, se identifica con Roma. Pero no siempre somos conscientes de que este fue un lugar de muerte y asesinato, ya sea por la barbarie de las luchas entre los gladiadores, “usque ad mortem” o por el martirio de miles de cristianos, que se opusieron a la violencia del poder dominante que reclamaba un culto divino.

Estas piedras y paredes pueden tener un doble significado.

Son “muros de vida” si los consideramos como la expresión de una civilización y un imperio que ha sido capaz de mediar, para toda la cultura occidental, entre la civilización griega de Atenas y la “fe de Jerusalén, permitiendo que Europa sea lo que ha sido y lo que es aún en algunos aspectos.

Son “muros de la muerte”, si recordamos la impresionante cantidad de hombres y mártires que, dentro de ellos, ofrecieron sus vidas (o que se la arrancaron) por las manos de un poder incapaz de mirar el bien integral de la persona.

Por lo tanto, esta noche, el Coliseo se ha iluminado en el color de la sangre: para dar voz a todos los “muro de muerte” que todavía hay en el mundo, como nos recuerda el Papa Francisco.

El drama del siglo XX, dijo San Maximiliano María Kolbe, es la indiferencia. Creo que la indiferencia es también el drama de nuestro siglo XXI. La indiferencia ante el hermano que sufre, que no tiene lo necesario para vivir, no puede acceder a los cuidados y a la formación básica, frente al hermano cuya dignidad es pisoteada por algunos poderes ciegos, frente al hermano que no puede vivir su fe y pertenencia solo a costa de su vida física.

Esta indiferencia tiene sus raíces en las concepciones individualistas del hombre, donde la pregunta “¿Con qué propósito?” no puede encontrar lugar. De hecho, cuando el hombre cultiva exclusivamente su interés, hasta el punto de excluir los otros fines, tiene una tendencia fatal a hacerse daño a sí mismo.

La indiferencia difusa de la cultura contemporánea es causada por la “pérdida del fin”, por el hecho de ser retraído para buscar solo las “causas” de los fenómenos, multiplicando las habilidades técnicas, pero olvidando el “fin”.

Estamos aquí esta noche, frente a estos “muros” vivos por la cultura y mortíferos por la experiencia, para ayudar a superar la indiferencia. “La Ayuda a la Iglesia Necesitada”, desde hace  70 años, luchando por todo el mundo para apoyar a los hermanos necesitados y defender su legítima libertad de profesar su fe. Vamos a abolir los muros de la muerte, empezando por los muros de nuestra indiferencia: ¡no puedo estar sereno si mi hermano sufre! No puedo oír el grito de Abel, de “todos los Abel” del mundo, un grito que sube al Dios de la tierra.

Las paredes de la muerte y la indiferencia son destruidas solo por la reconstrucción! Y reconstruimos solo al comenzar a responder las preguntas fundamentales de nuestra existencia, y la primera de todas: “¿con qué propósito? »; solo el redescubrimiento del fin común que une a todos los hombres: el ser y el hecho de convertirse en personas, podrá permitir en el  tiempo, encontrar una auténtica sensibilidad para el otro, porque mi interés es también el suyo y que su sufrimiento también es el mío.

¡Que María, Reina de los Mártires y Fuente de Vida, nos apoye en nuestro deseo de derribar los muros de muerte e indiferencia para construir una cultura de vida y de paz!

© Traducción de Zenit, Raquel Anillo

About Hélène Ginabat

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación