Dona ahora!

Pésame de Benedicto XVI por el «bárbaro asesinato» de tres muchachas decapitadas en Indonesia

Mientras se dirigían a la escuela

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 30 octubre 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha manifestado su pésame a las familias de las tres muchachas de Indonesia que este sábado fueron decapitadas cuando acudían a la escuela.

Joaquín Navarro-Valls, director de la Oficina de Información de la Santa Sede, emitió este domingo un comunicado para manifestar el dolor del Papa «nada más conocer la dolorosa noticia del bárbaro asesinato».

Según el portavoz, e «el Santo Padre ha encargado al obispo de Manado, monseñor Joseph Theodorus Suwatan, que presente a las familias de las víctimas y a la comunidad diocesana su más sentido pésame, asegurando que eleva al Señor fervientes oraciones por el regreso de la paz entre esas poblaciones».

Monseñor Suwatan reveló poco después del asesinato en declaraciones a la agencia misionera Misna, que «nos encontramos ante una estrategia de terror que quiere conmocionar a la población y hacer que se sienta insegura, precisamente cuando las relaciones entre la comunidad cristiana y la musulmana ya se han pacificado».

Las estudiantes de un colegio cristiano fueron decapitadas en la población de Poso, en la región central de la isla indonesia de Célebes, escenario entre 2000 y 2001 de un conflicto entre la comunidad musulmana y cristiana, que provocó unas mil víctimas.

Una cuarta muchacha, que logró escapar al ataque huyendo, dijo a la policía que dos hombres, con el rostro cubierto por casos, atacaron a las muchachas con grandes machetes.

En los últimos años, según monseñor Suwatan, la situación se ha ido normalizando, a pesar de imprevistas duras agresiones, que según él, tienen el carácter de incitación al conflicto.

Entre éstas, se encuentran los ataques contra iglesias protestantes en diciembre de 2004, que provocaron heridos, y las bombas del 28 de mayo en el mercado de la ciudad de Tentena, de mayoría cristiana, que provocó 22 muertos y 70 heridos.

«Muchos están convencidos de que detrás de esta violencia está alguien, ajeno a las comunidades locales, interesado en suscitar el odio», afirma el prelado.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación