Dona ahora!

Santa Sede: ‘No basta un empleo remunerado, debe ser digno y seguro’

El Observador Permanente ante la ONU en Nueva York, Mons. Bernardito Aúza, vuelve a denunciar las desigualdades sociales y la falta de políticas centradas en la dignidad de la persona

El observador permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, Mons. Bernardito Aúza, intervino el pasado 10 de febrero en la 53 sesión de la Comisión para el desarrollo social del Consejo Económico y Social (ECOSOC).

En su discurso, el arzobispo filipino destacó la preocupación de la Santa Sede ante el crecimiento económico que aún ofreciendo nuevos desafíos, no ha beneficiado por igual a toda la sociedad. ”Con el fin de ser sostenible y para el beneficio de todos, el desarrollo social debe ser ético, moral y estar centrado en la persona”, recordó.

“Debemos prestar atención a los indicadores que dan una imagen completa del bienestar de cada individuo en la sociedad, promoviendo al mismo tiempo políticas que fomenten un enfoque verdaderamente integral para el desarrollo de la persona humana en su conjunto”, añadió. 

En esta línea, informó la oficina de prensa de la Santa Sede, Mons. Bernardito Aúza señaló que “no es suficiente tener un empleo remunerado sino un trabajo digno y seguro”.

“Invertir en la educación, el acceso a servicios básicos de salud y la creación de redes de seguridad social son factores primarios para mejorar la calidad de vida de la persona y asegurar una distribución equitativa de la riqueza y de los recursos en la sociedad”, prosiguió.

“Sólo colocando a la persona humana en el centro del desarrollo y fomentando las inversiones y políticas que respondan a las necesidades reales, el progreso hacia la erradicación de la pobreza seguirá siendo permanente y la sociedad será más resistente a posibles crisis”, insistió.

El nuncio apostólico explicó también que la economía de mercado no existe para servirse a sí misma, sino para servir al bien común de toda la sociedad, y resaltó la importancia de prestar mayor atención al bienestar de los más vulnerables.

Además, aseguró que el desarrollo integral auténtico de la persona y la erradicación de la pobreza sólo puede lograrse centrándose en la importancia de la familia para la sociedad, y adoptando un enfoque estratégico basado en la verdadera justicia social, con el fin de ayudar a reducir el sufrimiento de millones de hermanos y hermanas.

Para ello, el observador permanente de la Santa Sede ante la ONU indicó que las políticas de desarrollo social deben abordar no sólo las necesidades de la vida económica y política, sino también la dimensión espiritual y moral de toda persona humana.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación