Dona ahora!

Si la inversión ética es posible, entonces es un deber

Según Francesco Alemani Molteni, vicepresidente del «Grupo Re»

ROMA, lunes, 14 marzo 2005 (ZENIT.org).- Si la inversión ética es posible, entonces es un deber considera Francesco Alemani, vicepresidente del Grupo Re.

Esta institución surgida en Italia, presente también en la República Checa, ofrece soluciones técnicas a instituciones religiosas y eclesiásticas: desde cómo organizar un congreso a cómo vender un terreno…

Alemani que fundó el «Grupo Re» en 1984, con Vincenzo Pugliesi, en una entrevista concedida a Zenit reconoce que «no es fácil describir en pocas palabras lo que se entiende por finanzas éticas, pero me gusta pensar que todos nosotros, cuando llevamos al banco nuestros ahorros y determinamos las modalidades de inversión, deberíamos tener la oportunidad de controlar con facilidad el recorrido y el destino final de los mismos».

«De este modo –aclara Alemani, quien es también presidente de las empresas italianas «Castelli Re Holding», «Server», «E. Capital Partners»–, el simple gesto de invertir no contribuye a alimentar comportamientos contrarios a nuestras conciencias, sobre todo en cuanto a derechos humanos, justicia social, salvaguardia del medioambiente y la paz entre individuos y naciones».

«El inversionista tiene que controlar cuidadosamente que las finanzas éticas no se limiten a ser definidas así sólo porque destinan una parte de los intereses –¡nuestros!– a alguna iniciativa benéfica predeterminada», reconoce Alemani, quien es también miembro del Consejo de Administración de la «Banca Popolare di Milano-Real Estate» y de la empresa de internet «SRI».

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación