Dona ahora!

Comunidad de Taizé © Facebook/Taizé

Taizé: El hermano Alois denuncia 5 casos de abusos sexuales a menores

Cometidos entre los años 50 y 80

(ZENIT – 5 junio 2019).-  El hermano Alois, prior de la comunidad de Taizé, ha denunciado al Fiscal de la República francesa cinco casos de agresiones sexuales a menores, que tuvieron lugar entre los años 50 y 80.

Así lo informó ayer, martes 4 de junio, el propio prior en una comunicado publicado en la página oficial de Taizé.

Los abusos fueron cometidos por tres hermanos de la comunidad, dos de los cuales murieron hace ya más de 15 años.

Escuchar a las víctimas

El Hermano Alois explica que cuando fue informado sobre estos caso, “mi primer paso ha sido escuchar, con otros hermanos, a las personas víctimas, en un absoluto respeto a su palabra, entender su sufrimiento y acompañarlos lo mejor posible”.

Vergüenza y tristeza

En el texto se reconoce también que estas agresiones forman parte de la comunidad: “Para nosotros, este comunicado se inscribe en un trabajo por la verdad que ya comenzó con la escucha a las víctimas y aun hoy nuestros primeros pensamientos se dirigen hacia ellas; escuchando lo que han vivido y sufrido, sentimos vergüenza y una profunda tristeza”.

Protección

Igualmente, en sus palabras, el hermano expresa que, sacando a la luz estos actos, se puede contribuir a que otras personas que acudan a Taizé se sientan protegidas: “Si hablo hoy, es porque se lo debemos tanto a las víctimas, a sus familiares, como a aquellas y aquellos que buscan en Taizé un lugar de confianza, de seguridad y de verdad”.

Medidas de Taizé

El prior de esta comunidad ha recordado también en su carta que, desde 2010, existe una página del sitio web de Taizé dedicada a la protección de las personas y una dirección de correo específica para facilitar las posibles denuncias.

Al mismo tiempo, en Taizé, un hermano y otras personas externas a la comunidad ostentan el encargo de escuchar a aquellos que tengan “conocimiento de una agresión de carácter sexual u otra forma de violencia, en particular si se trata de menores de edad”.

A continuación exponemos el comunicado completo.

***

Comunicado del hermano Alois

En estos momentos en los que la sociedad y la Iglesia buscan poner a la luz los abusos y las agresiones sexuales, en particular a menores y personas vulnerables, con mis hermanos vemos necesario tomar la palabra. En Taizé, acogemos desde hace décadas, semana tras semana, a miles de jóvenes y menos jóvenes de Europa y del mundo entero.

Conscientes de nuestra responsabilidad y de la confianza que nos hacen los jóvenes, sus familias y sus acompañantes, siempre hemos buscado que esa acogida sea en las mejores condiciones, desde el respeto a las convicciones y una gran atención a la seguridad y a la integridad de todos.

Sin embargo, entre los participantes a los encuentros, ya sea entre jóvenes o jóvenes y adultos, las agresiones a la integridad podrían haber ocurrido. Cuando hemos sido informados, nos aseguramos de escuchar a las víctimas, y también de informar a las autoridades competentes, judiciales y eclesiales.

Entre otras medidas, desde 2010 una página del sitio de Internet está dedicada a la protección de las personas y una dirección de correo electrónico está destinada a facilitar una posible denuncia. En Taizé, un hermano y otras personas externas a la comunidad están encargadas para escuchar a cualquier persona que tenga conocimiento de una agresión de carácter sexual u otra forma de violencia, en particular si se trata de menores de edad. Esto forma parte de la información que se da a todos los participantes a su llegada.

Si tomo la palabra hoy, es porque he sabido con una muy gran tristeza de casos que implican a hermanos; incluso si son antiguos, hemos pensado, en comunidad, que debemos hablar. Se trata de cinco casos de agresión de carácter sexual a menores, entre los años 50 y 80, cometidos por tres hermanos diferentes, dos de los cuales ya son difuntos desde hace más de quince años.

Cuando me informaron de las acusaciones, mi primer paso ha sido escuchar, con otros hermanos, a las personas víctimas, en un absoluto respeto a su palabra, entender su sufrimiento y acompañarlos lo mejor posible.

En los últimos años, en la sociedad y en la Iglesia, la comprensión de la gravedad de toda agresión a la integridad por suerte se ha profundizado. Esto encuentra un eco en la evolución de la ley francesa que requiere informar de todos los casos, independientemente de la época en que los hechos ocurrieran.

Para continuar nuestro trabajo por la verdad, y después de haber hablado primero con las víctimas, acabo de informar al Fiscal de la República de estos cinco casos.

Reconocemos que también forman parte de la historia de nuestra comunidad estas agresiones cometidas en el pasado por algunos hermanos. Para nosotros, este comunicado se inscribe en un trabajo por la verdad que ya comenzó con la escucha a las víctimas y aun hoy nuestros primeros pensamientos se dirigen hacia ellas; escuchando lo que han vivido y sufrido, sentimos vergüenza y una profunda tristeza. Es posible que este comunicado aliente a otras posibles víctimas a darse a conocer: las escucharemos y acompañaremos en los pasos que quieran emprender.

Estamos convencidos de que sacando a la luz estos actos contribuiremos, ayudados por personas externas a la comunidad, a proteger de manera eficaz a quienes nos dan su confianza viniendo a Taizé. Si hablo hoy, es porque se lo debemos tanto a las víctimas, a sus familiares, como a aquellas y aquellos que buscan en Taizé un lugar de confianza, de seguridad y de verdad.

Hermano Alois

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación