Dona ahora!
Te Deum 2016 en Santiago de Chile (Foto Iglesia.cl)

Te Deum 2016 en Santiago de Chile (Foto Iglesia.cl)

Te Deum en Chile: la esperanza y la defensa de la vida son prioridades

Presidido por el cardenal Ezzati, contó con la presencia de la presidenta Bachelet, autoridades y líderes de otras religiones

(ZENIT – Roma).- El cardenal arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati presidió este domingo 18 de septiembre en la catedral metropolitana, el Te Deum con motivo del 206 aniversario de la independencia del país. La ceremonia contó con la presencia de las máximas autoridades de la nación encabezadas por la presidenta Michelle Bachelet, autoridades civiles y militares, y líderes de otras confesiones cristianas, musulmanes, judíos.

En su homilía el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, reiteró que el Te Deum es una respuesta de esperanza y deseó que crezca el reconocimiento “al derecho a la vida, desde la concepción a la muerte natural”.

El cardenal abordó el tema de la esperanza, “que invita a mirar hacia adelante”, y expresó que “nos hemos reunido en este lugar sagrado porque nos anima y asiste el anhelo y la voluntad de alcanzar, hoy y en el futuro, esa plenitud que aún no poseemos”.

“Aspiramos a que la violencia sea enfrentada y derrotada con clarividencia y honestidad, buscamos una praxis política y empresarial libre de corrupción y, desde lo más profundo de nuestra conciencia de hombres y mujeres que buscan unir fe y razón, esperamos que crezca el debido reconocimiento y respeto al derecho a la vida, desde la concepción a la muerte natural” dijo.

Reconoció entretanto que muchas ilusiones nos vienen vendidas y nuevas esclavitudes creadas en nombre de falsos ídolos. Entretanto consideró que han existido progresos si se piensa que ”muchas cosas que, décadas atrás, se toleraban, se consideraban normales o se pensaba que eran una fatalidad, hoy se consideran inaceptables”.

El arzobispo de Santiago indicó además que la celebración de este Te Deum es ya una respuesta, como lo demuestra encuentro en la catedral de creyentes y no creyentes, y esto “es porque en nuestro corazón pesa más la esperanza que el desánimo”.

Invitó también a preguntarnos “por nuestros modelos de desarrollo, puesto que el tipo de desarrollo que hemos logrado no ha traído el bienestar humano que suponíamos”. Indicó así la necesidad de mejorar la educación, los sueldos, las pensiones y la calidad de vida en la tercera edad.

El ser humano, indicó, no se conforma con poco y, especialmente un número significativo de jóvenes, aspira a una esperanza que los lleve a alcanzar la estatura alta de su vocación humana”.

Homilía completa

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación