Dona ahora!

Testimonio de Hiroshima: “No podía diferenciar entre hombres y mujeres”

Yoshiki, superviviente de la bomba atómica

(ZENIT – 25 nov. 2019).- “No podía diferenciar entre hombres y mujeres, sus cabellos de punta, sus rostros hinchados hasta el doble de su tamaño, sus labios colgando, con ambas manos extendidas y la piel quemada colgando de ellos”, contó Yoshiki Kajimoto, superviviente de la bomba atómica que explotó en Hiroshima del 6 de agosto de 1945, frente al Papa Francisco.

Ayer, 24 de noviembre de 2019, en el Memorial de la Paz de Hiroshima, el Santo Padre presidió un Encuentro por la Paz.

En él, Yoshiko Kajimoto relató en primera persona la tragedia del bombardeo, que ha causado la muerte de sus amigos y familiares a lo largo de todos estos años y le ha provocado cáncer. Asimismo, señaló que trabaja arduamente “para dar testimonio de que no debemos volver a utilizar esas terribles bombas atómicas ni permitir que nadie en el mundo experimente tanto sufrimiento”.

Sigue el testimonio completo de Yoshiko Kajimoto.

***

Testimonio de Yoshiko Kajimoto

Mi nombre es Yoshiko Kajimoto. Cuando nos bombardearon, yo tenía 14 años y era un estudiante de tercer año de secundaria. En ese momento, me encontraba a 2,3 km al norte del epicentro, fabricando piezas para hélices de aviones.

En el momento en que una luz azul entró por la ventana, pensé que era una bomba. Entonces, la fábrica se derrumbó con un fuerte ruido y me desmayé. Era consciente de los gritos de mis amigos, pero estaba oscuro y no podía moverme porque estaba enterrada bajo madera y azulejos. Me di cuenta de que una amiga estaba debajo de mí, así que la llamé para ver si estaba viva. Intenté escapar, pero mi pie derecho estaba atascado en la madera. Cuando finalmente lo saqué, mi espinilla estaba rota y sangrando mucho. Al salir, todos los edificios de los alrededores estaban destruidos. Estaba oscuro como si fuera de noche y olía a pescado podrido.

Pronto se produjo un incendio en el barrio y los amigos que no podían caminar fueron evacuados en camillas. También ayudé a llevar uno. En el camino, había personas que caminaban juntas como fantasmas, personas cuyo cuerpo entero estaba tan quemado que no podía diferenciar entre hombres y mujeres, sus cabellos de punta, sus rostros hinchados hasta el doble de su tamaño, sus labios colgando, con ambas manos extendidas y la piel quemada colgando de ellos. Nadie en este mundo puede imaginar tal escena infernal.

En los días siguientes, había humo blanco por todas partes: Hiroshima se había convertido en un crematorio. Durante mucho tiempo no pude eliminar el mal olor de las personas cremadas de mi cuerpo y de mi ropa. Tres días después, de camino a casa, me encontré accidentalmente con mi padre. Me había buscado durante tres días, pensando que estaba muerto. Estaba muy contenta. Sin embargo, mi padre había estado expuesto a la radiación y, después de un año y medio, vomitó sangre y murió. Cuando llegué a casa, tenía mucha fiebre y sangraba mucho por las encías.

Mi madre murió de la enfermedad de la bomba atómica después de sufrir durante 20 años. Dos tercios de mi estómago fueron extirpados en 1999 debido al cáncer. La mayoría de mis amigos han muerto de cáncer. Además, debido a la radiación, 74 años después sufro de leucemia y cáncer. Trabajo arduamente para dar testimonio de que no debemos volver a utilizar esas terribles bombas atómicas ni permitir que nadie en el mundo experimente tanto sufrimiento.

Con Anne Kurian

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación