Dona ahora!

Tren Para Niños © Vatican Media

Tren de los niños: Las grandes guerras comienzan con un poco de odio, advierte el Papa

Meditación, ecología y dinero en el diálogo

(ZENIT – 9 junio 2019).- Las grandes guerras comienzan con un poco de odio: esta es la advertencia del Papa Francisco a unos 500 niños que participan en la 7ª edición del “Tren de los Niños”, el 8 de junio de 2019, en el Vaticano.

Este año, los niños afectados por las inundaciones en Cerdeña, los niños de los barrios de Nápoles y los estudiantes de Génova afectados por el derrumbe del Puente Morandi, participaron en la iniciativa promovida por el Consejo Pontificio para la Cultura en colaboración con los Ferrocarriles italianos (Ferrovie dello Stato Italiane).

El Papa se reunió con ellos en el patio de San-Dámaso y entabló un diálogo con ellos, instándolos a “nunca, nunca odiar a un compañero o compañera de escuela … no hablar nunca mal de los demás”. Y el Papa le ha dado su “receta infalible”: “Cuando quieras hablar mal de los demás, muerde tu lengua”. Fuerte fuerte! Y así, la lengua se hincha y ya no podrás hablar”.

“Hay tantas maneras de avanzar juntos, ¿por qué discutir? él continuó: Las grandes guerras que existen hoy, donde nos matamos unos a otros … comienzan así, con un poco de odio en las pequeñas cosas”.

El Papa invitó a los niños con gorras rojas a “conocer y distinguir las voces: la voz de Dios, la voz de Jesús, la voz del Ángel Guardián … y la voz del diablo … uno debe saber distinguir, para no equivocarse “. Cuando sientes “la voluntad de hacer algo bueno”, es “Dios quien te inspira a hacer el bien”, también explicó; y sin embargo es el diablo quien inspira a “hacer algo malo”.

Refiriéndose a sus viajes apostólicos, el Papa confesó en broma: “No me gusta viajar. ¡Es cierto! … A mí me pasó lo que les pasa a los niños caprichosos: ¿No te gusta la sopa? Toma dos platos! ¿No te gusta viajar? Vas a hacer algunos tours”.

“La gente no respeta la naturaleza”, lamentó, aconsejando a los niños que tiren sus botellas “a la basura” y no “en el mar”: el plástico “contamina”, “los peces también comen, y mueren. También defendió los bosques, “el pulmón del mundo”: “La Deforestación  es mala porque elimina la capacidad de revivir el universo entero”.

¿Por qué la contaminación, por qué la deforestación, por qué “los pesticidas que matan”? Por el dinero, respondió el Papa, advirtiendo: “Tienes que ganar dinero para vivir, el dinero se usa para vivir”, pero no debes “vivir por el dinero”. “No. Porque arruina tu corazón, te corrompe. Una vez escuché a una persona mayor que me enseñó algo que digo mucho: el diablo entra en los bolsillos. Y la codicia lo arruinarlo todo”.

© Traducción de Zenit, Raquel Anillo

About Anne Kurian

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación