Dona ahora!

El gobierno de Turquía autorizó la construcción de una iglesia cristiana de rito siríaco en el distrito Yeşilköy, afuera de Estambul. Es la primera vez que se registra una autorización de este tipo desde 1928, cuando fue el inicio de la república.

El hecho se registra pocas semanas después de la visita de tres días del papa Francisco a Turquía, sobre el cual el Santo Padre dijo: "En el encuentro con las autoridades, a las que agradezco la atención y respeto con el que me han acogido, he tenido la oportunidad de reafirmar la necesidad de que los Estados reconozcan la relevancia pública de la fe religiosa y garanticen a todos la libertad de culto". Y añadió que en su viaje ha expresado "el deseo de que cristianos y musulmanes trabajen juntos por la solidaridad, la paz y la convivencia pacífica".

La construcción de la iglesia se realizará en un terreno donado por la municipalidad y será financiado por una fundación que defiende los derechos de los aproximadamente 20 mil siríaco (ortodoxos y católicos) que viven en su mayoría en el sureste de Turquía.

La noticia que circulaba desde anoche no citaba fuentes seguras, mientras que este lunes fue confirmada en una nota publicada por la Radio Vaticano, en la que se indica que el anuncio fue hecho por el primer ministro Ahmet Davutoglu, a los representantes de las minorías no musulmanas del país, en un encuentro realizado en Estambul sobre el tema de la islamofobia y el racismo.

De hecho, dicho fenómeno registra un crecimiento, como demuestran los recientes ataques de grupos extremistas contra una mezquita en Suecia. El propósito de la reunión era expresar una posición común en contra de todas las formas de terrorismo y de intolerancia de matriz religiosa, así como discutir sobre el autoproclamado califato islámico, (Isis, por sus siglas en inglés).

Asistieron al evento, entre otros, el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, y el presidente de la Conferencia Episcopal de Turquía, el arzobispo latino de Esmirna, Ruggero Franceschini.

Los no musulmanes en Turquía actualmente son unos 200 mil en una población de 76 millones de pesonas. De ellos los cristianos son aproximadamente 150 mil, de los cuales aproximadamente la mitad pertenecen a la Iglesia Apostólica Armenia, seguida por unos 53 mil católicos, en su mayoría del rito latino, además de armenios, católicos sirios y caldeos.

La Constitución del país reconoce la libertad de culto, aunque las minorías están sujetas a ciertas restricciones.  

 Desde 1915, durante la Primera Guerra Mundial, la mayoría población armenia del este anatolio fue desplazada y masacrada por los Jóvenes Turcos de la época. El hecho de que Turquía siempre se haya negado a reconocer el genocidio de los armenios produce un malestar que constituye uno de los principales hándicaps para Turquía en el plano internacional.

Turquía autoriza la construcción de un templo cristiano

No sucedía desde 1928. Lo anunció el primer ministro Ahmet Davutoglu, a los representantes de las minorías no musulmanas del país

El gobierno de Turquía autorizó la construcción de una iglesia cristiana de rito siríaco en el distrito Yeşilköy, afuera de Estambul. Es la primera vez que se registra una autorización de este tipo desde 1928, cuando fue el inicio de la república.

El hecho se registra pocas semanas después de la visita de tres días del papa Francisco a Turquía, sobre el cual el Santo Padre dijo: “En el encuentro con las autoridades, a las que agradezco la atención y respeto con el que me han acogido, he tenido la oportunidad de reafirmar la necesidad de que los Estados reconozcan la relevancia pública de la fe religiosa y garanticen a todos la libertad de culto”. Y añadió que en su viaje ha expresado “el deseo de que cristianos y musulmanes trabajen juntos por la solidaridad, la paz y la convivencia pacífica”.

La construcción de la iglesia se realizará en un terreno donado por la municipalidad y será financiado por una fundación que defiende los derechos de los aproximadamente 20 mil siríaco (ortodoxos y católicos) que viven en su mayoría en el sureste de Turquía.

La noticia que circulaba desde anoche no citaba fuentes seguras, mientras que este lunes fue confirmada en una nota publicada por la Radio Vaticano, en la que se indica que el anuncio fue hecho por el primer ministro Ahmet Davutoglu, a los representantes de las minorías no musulmanas del país, en un encuentro realizado en Estambul sobre el tema de la islamofobia y el racismo.

De hecho, dicho fenómeno registra un crecimiento, como demuestran los recientes ataques de grupos extremistas contra una mezquita en Suecia. El propósito de la reunión era expresar una posición común en contra de todas las formas de terrorismo y de intolerancia de matriz religiosa, así como discutir sobre el autoproclamado califato islámico, (Isis, por sus siglas en inglés).

Asistieron al evento, entre otros, el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, y el presidente de la Conferencia Episcopal de Turquía, el arzobispo latino de Esmirna, Ruggero Franceschini.

Los no musulmanes en Turquía actualmente son unos 200 mil en una población de 76 millones de pesonas. De ellos los cristianos son aproximadamente 150 mil, de los cuales aproximadamente la mitad pertenecen a la Iglesia Apostólica Armenia, seguida por unos 53 mil católicos, en su mayoría del rito latino, además de armenios, católicos sirios y caldeos.

La Constitución del país reconoce la libertad de culto, aunque las minorías están sujetas a ciertas restricciones.  

 Desde 1915, durante la Primera Guerra Mundial, la mayoría población armenia del este anatolio fue desplazada y masacrada por los Jóvenes Turcos de la época. El hecho de que Turquía siempre se haya negado a reconocer el genocidio de los armenios produce un malestar que constituye uno de los principales hándicaps para Turquía en el plano internacional.

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación