Dona ahora!

“Urbano VI el papa que no debía ser elegido”

Un libro para descubrir el origen divino de la Iglesia

ROMA, domingo, 22 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- “Urbano VI el papa que no debía ser elegido” es el título provocador del libro escrito por el periodista italiano Mario Prignano, en el que muestra cómo incluso en los momentos más oscuros de la vida de la Iglesia es posible ver su origen divino.

La presentación se realizó el 20 de mayo en la sede del Centro Internacional de Comunión y Liberación, en Roma, y contó con la intervención del autor y de la docente de historia contemporánea de la universidad La Sapieza de Roma, Lucetta Scaraffia; con la presencia del cardenal Walter Brandmuller, así como del director de “L’Osservatore Romano”, Giovanni María Vian.

Urbano VI (1318-1389), fue elegido sucesor de Pedro en uno de los cónclaves más cortos y conflictivos de la historia –tres días–, poco después de que el papado regresara de Aviñón a Roma (largo período que duró entre 1309 y 1377).

El cónclave se inició el 7 de abril de 1378, con la presencia de sólo 16 cardenales de los 22 que formaban el colegio cardenalicio ya que no se esperó la llegada de cardenales que se encontraban en Aviñón.

Elegido bajo el miedo

Dado que los cardenales se encontraban divididos en facciones, en la elección papal el pueblo romano tuvo un papel decisivo de presión, pues temía que el elegido fuera un cardenal francés, que regresaría a la sede de Aviñón,

El pueblo se concentró en la entrada del cónclave con gritos de “romano lo volemo” (“romano lo queremos”) y “al manco italiano” (“al menos italiano”).

Ante este ambiente de presión, los cardenales eligieron al napolitano Bartolomeo Prignano, arzobispo de Bari, que al no ser cardenal no se encontraba participando en el cónclave.

El Cisma de Occidente

Tras ser elegido papa, Urbano VI se mostró desconfiado y colérico en sus relaciones con los cardenales que lo habían elegido. Sus intervenciones políticas, en particular con Nápoles, también suscitaron muchas tensiones.

Por este motivo los cardenales, salvo los cuatro italianos, se reunieron en Agnani donde, el 9 de agosto publicaron una declaración a toda la cristiandad en la que anulaban la elección de Urbano por haberse efectuado bajo el miedo a la violencia del pueblo.

El 20 de septiembre de 1379, con la esperanza de que Urbano VI abdicara, todos los cardenales, incluidos los romanos, se reunieron en Fondi, en el territorio de Nápoles, eligieron a Clemente VII, dando inició al Cisma de Occidente que duraría hasta 1417.

Origen divino a pesar de sus hombres

La profesora Scaraffia en su intervención despejó el contexto histórico, recordando que en ese tiempo Aviñón tenía una administración impecable, algo que en Roma no existía.

Bajo la influencia de Francia el papa no corría un riesgo cotidiano como sucedía en Roma. Esto explica cómo Aviñón no era solamente un capricho del rey de Francia, aclaró.

El libro cuenta en sus casi 250 páginas “las obras y hasta los robos que se cumplían en nombre del bien, un poco como las hoy llamadas guerras humanitarias”.

Aquellas luchas medievales entre cardenales, en las que quedó involucrado el papa, según la profesora, “nos ponen ante el misterio de la Iglesia, que ha permanecido en pie después de esta crisis de Aviñón y de otros hechos históricos”.

Esto se explica porque su misión consiste en continuar el mensaje de salvación de Cristo, aseguró.

Ahora bien, un papa como Urbano VI, “con un comportamiento como mínimo discutible, mantuvo la cadena de la transmisión pietrina”.

Recordó que el papa recibió durante el cisma el apoyo de santa Catalina de Siena (1347-1380), ejemplo clamoroso de la participación de las mujeres en la historia del cristianismo, aunque el pontífice, tras la muerte de la doctora de la Iglesia, se hizo más parecido a los papas de la Iglesia que hubiera querido cambiar y por lo tanto “de hombre de reforma se transforma en hombre de poder”.

El libro cuenta con una introducción del historiador y director de “L’Osservatore Romano”, Gian María Vian.

Urbano VI. Il papa che non doveva essere eletto, Mario Prigano, 2010 Marietti, pp. 288, euro 25,00.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación