Dona ahora!

Venezuela: ‘Las elecciones no deben paralizar ni fracturar el país’

Apertura de la XCVIII Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal

CARACAS, lunes 9 julio 2012 (ZENIT.org).- Este sábado tuvo lugar la apertura de la XCVIII Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) con una salutación de su presidente, monseñor Diego Padrón Sánchez, arzobispo de Cumaná.

En sus palabras iniciales, monseñor Padrón presentó, en nombre del equipo de la Presidencia, un panorama de la marcha de la Iglesia y del país.

Sobre las labores de Asamblea episcopal, los dos eventos más significativos en el primer semestre del año fueron la elección del nuevo equipo de la Presidencia de la CEV y la discusión, aprobación e implementación progresiva del Plan Trienal 2012-2015.

“Las metas y programas de este Plan desafían a las Comisiones Episcopales, a sus Departamentos, a sus Ejecutivos y a las respectivas Comisiones Asesoras Nacionales a poner en acto todas las facultades humanas y espirituales para el logro de un trabajo coordinado y prospectivo, que garantice una respuesta continuada a las urgentes necesidades de las Pastorales nacionales, diocesanas y parroquiales en orden a la evangelización, la formación cristiana en niveles continuos y progresivos y el compromiso socio-político derivado de una fe viva, como contribución a la gestación de una nueva sociedad (cf CPV)”.

“Gracias a la fuerza del Espíritu divino, la unidad del cuerpo episcopal se mantiene incólume y dinámica. Una novedad que promete un creciente desarrollo de la colegialidad y solidaridad episcopales han sido los encuentros provinciales de las regiones de Oriente, Sur y Occidente”, dijo el presidente de la CEV.

Saludó en nombre de la Conferencia Episcopal a las altas autoridades del Gobierno Nacional. Desde esta Asamblea, como ha sido en todas las anteriores, hizo llegar al Presidente de la República nuestro atento saludo.

Afirmó que “hay una nueva expectativa, el Año de la Fe, y la fe, por naturaleza, es dinámica”.

Panorama del país

Sobre la situación de Venezuela, el presidente de la CEV dijo que esta institución “está muy atenta al desarrollo del acontecer nacional”.

“Los venezolanos padecemos los mismos problemas de los últimos años y nos hacemos los mismos interrogantes sobre el destino de nuestro país: su democracia, su libertad, su producción, su seguridad. La mayor interrogante ha sido y sigue siendo la verdad sobre la enfermedad del presidente de la República El secreto, como estrategia, es uno de los rasgos característicos de la actitud del gobierno. Secreto que no favorece en nada la tranquilidad del país, sobre todo, porque es normal, que en una nación democrática sus habitantes conozcan con certeza el estado de salud de sus gobernantes. El temor de la población agotada por la violencia y la inseguridad, ha llegado a ser una crisis de salud nacional”.

“El secreto –añadió- sobre la verdadera situación de las cárceles llegó al máximum en la reciente clausura del penal conocido como La Planta. Aun se desconoce el número de armas, el número de reclusos fugados y el número de personas heridas o muertas dentro y fuera del recinto carcelario”.

Según su presidente, la Presidencia de la CEV “ha hecho realidad lo que anunciamos el día de nuestra elección: apertura y diálogo con todos los sectores del país con miras a promover la reconciliación entre las partes”.

En este sentido, informó, “el equipo de la Presidencia ha dialogado con el alto gobierno, con el candidato presidencial de la oposición, con la Mesa de la Unidad y con otras notables instituciones, a fin de explorar la voluntad y disponibilidad de unos y otros al encuentro y al diálogo en función del bien del país, que exige buscar ante todo lo que nos une y superar los que nos divide, conservando y respetando las diferencias”.

“La Presidencia de la CEV –subrayó- está consciente de que una de sus tareas prioritarias es ser mediadora de la reconciliación entre las partes opuestas. Ningún miembro de la CEV aspira a ocupar puesto alguno en la administración pública ni pretende para esta institución adquirir o conservar privilegios. La CEV se siente y se reconoce servidora del pueblo sin distinción de clase, credo o ideología”.

“Como Pastores del pueblo de Dios que peregrina en Venezuela entre lágrimas y consuelos –subrayó–, como otrora el pueblo de Moisés, ratificamos nuestra vocación de acompañar con sencillez a nuestra gente, católica o no, cristiana o no, creyente o no”.

“Creo que sólo en un clima de encuentro entre adversarios políticos –señaló–, asumiendo cada uno los principios y normas de un trato justo y respetuoso y de un proceso electoral equitativo y transparente, acorde con la dignidad de los venezolanos, puede este trascendental evento electoral, la campaña, la elección del 7 de octubre, la aceptación de los resultados y sus consecuencias, ser una amplia actividad educativa que promueva y facilite el crecimiento del pueblo en democracia y política auténticas. Orientaciones más precisas las daremos a conocer en un Comunicado de Presidencia de la CEV”.

“La próxima jornada electoral –concluyó- no debe paralizar el país ni fracturarlo en dos partes ni revolverlo en la violencia e incertidumbre. Debe, por el contrario, hacer que se abracen los adversarios, se restablezca la unidad y avance el pueblo en humanismo, cultura y esperanza”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación