Dona ahora!
Claudio Baglioni en un concierto en el 2006 - (Wikipedia - Inviaggio pd)

Claudio Baglioni en un concierto en el 2006 - (Wikipedia - Inviaggio pd)

Video mensaje de Francisco: hacer obras de misericordia es invertir en el paraíso

El Papa envía unas palabras para el concierto de beneficencia Avrai, con Claudio Baglioni, que se realizó el sábado en el Vaticano

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco envió un videomensaje a los participantes en el concierto de beneficencia Avrai, que se realizó en la noche de este sábado en el Aula Pablo VI en el Vaticano.

La ocasión es el bicentenario de la Gendarmería del Vaticano, y ha sido realizado por el artista italiano Claudio Baglioni. Los fondos son destinados a dos proyectos importantes: un hospital pediátrico en Bangui, en República Centroafricana; y a un centro para la infancia en la zona del reciente terremoto en el centro de Italia.

El Papa subrayó que volverse artesanos de la caridad y constructores de misericordia es como invertir, no en la bolsa sino en el paraíso, en la vida bienaventurada del cielo, en el amor del Padre.

Elogió así la iniciativa y la profesionalidad de la misma, y los definió “artesanos de la misericordia”, porque “como dije en otras ocasiones las obras de misericordia encuentran la inspiración en Dios” y que “la materia de la misericordia es modelada por las manos y corazones de hombres y mujeres”.

Señaló que al término del Jubileo de la Misericordia, recordó que “la cultura de la misericordia se forma en la oración asidua” y que para “vencer la tentación de las palabras” es necesario “transformar la misericordia en la vida de todos los días, vida que se vuelve participación y compartir”.

Una velada la que se desarrolla, dijo, “que amplia el horizonte del Jubileo de la Misericordia”, con los dos proyectos indicados.

“A veces alguien me pregunta:
-Ud. padre habla siempre de los pobres y de la misericordia.
-Sí, digo, pero no es una enfermedad. Es simplemente el modo con el cual Dios se ha revelado”.

Y recordó que la Navidad es el modo con el cual Dios entró en el mundo: “Nació de María Virgen, nació como todos los niños, fue envuelto en pañales, tomado en los brazos y amamantado. Además él, su madre y José tuvieron que vérsela con el hecho de que para ellos no había lugar en el albergue”.

Y hay otra buena noticia, dijo, “el anuncio del nacimiento no es entregado a los reyes o príncipes, pero a los pastores, hombres poco o mal apreciados, pecadores empedernidos podríamos decir”. Este es nuestro Dios, “absolutamente próximo”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación