Dona ahora!

Villavicencio: el Cristo mutilado de Bojayá preside la ceremonia de reconciliación

Traído en procesión deste Bellavista llegó al parque Las Malocas

(ZENIT – Roma, 8 Sept. 2017).- El Cristo de Bojayá preside la ceremonia que se realizará este 8 de septiembre en Villavicencio, en el encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional presidido por el papa Francisco, en el parque Las Malocas.

El Cristo salió de la parroquia San Pablo Apóstol de Bellavista, cabecera municipal de Bojayá el pasado 4 de septiembre en procesión hacia Villavicencio, acompañado por un grupo de líderes comunitarios pertenecientes al Comité de Víctimas de los Derechos de Bojayá y representantes de la Iglesia Católica.

Pocas horas antes de la ceremonia con el Papa, la imagen fue recibida en la catedral de Villavicencio y luego fue llevada al parque de las Malocas, donde fue puesto para presidir la ceremonia, durante la cual el Santo Padre escuchará a cuatro personas víctimas de la violencia.

Este Cristo es símbolo de la violencia que vivió el País, mutilado durante la masacre ocurrida el 2 de mayo de 2002 en Bojayá-Chocó, en un enfrentamiento entre paramilitares y la guerrilla FARC, durante el cual a la población que se protegió en la Iglesia le arrojaron un cilindro bomba que causó un centenar de víctimas mortales, incluidos 48 niños.

Catorce años después, el 29 de septiembre del año 2016, en La Loma de Bojayá las FARC pidió perdón a las víctimas de esa masacre y les entregó un Cristo negro para recordar lo sucedido.

“Pedimos que nos perdonen y nos den la esperanza del alivio espiritual permitiéndonos seguir junto a ustedes haciendo el camino que, reconciliados, nos conduzca hacia la era justa que tanto han anhelado los humildes de todos los rincones de Colombia”, dijo entonces el delegado de esa guerrilla, Luciano Marín Arango.

El Cristo fue restaurado en Bogotá y en la actualidad es conservado en una urna de cristal, pero mutilado para mantener viva la memoria de lo ocurrido.

About Redaccion

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación