Encuentro con las Participantes en el Capítulo General de las Hermanitas de Jesús Foto: Vatican Media

“No sois monjas para la publicidad”: Papa Francisco a religiosas de la familia de Carlos de Foucauld

Print Friendly, PDF & Email

Discurso a las participantes en el Capítulo General de las Hermanitas de Jesús

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 02.10.2023).- En la Sala del Consistorio, el Papa Francisco recibió en audiencia la mañana del lunes 2 de octubre a las participantes en el Capítulo General de las Hermanitas de Jesús. Se trata de una familia religiosa de 1230 miembros, de la familia espiritual de Carlos de Foucauld. Ofrecemos a continuación el discurso del Papa en lengua española:

***

Os doy la bienvenida a todas y os expreso mis mejores deseos a la Hermana Eugeniya-Kubwimana de Jesús, recién elegida Responsable General, y a sus Asistentes, en el inicio de su servicio al frente de la Fraternidad. Y un caluroso agradecimiento a la Hermana Dolors Francesca de Jesús, Responsable General saliente, y a sus Asistentes, por el trabajo realizado en el mandato que termina. No me gusta hablar tanto de «responsable», porque si uno es responsable, parece que los demás son irresponsables, ¡y eso no es bueno!

Estáis celebrando el duodécimo Capítulo General, que, además de ser electivo, es una ocasión importante para reflexionar juntos y tomar decisiones significativas. En vuestros orígenes está la experiencia carismática de San Carlos de Foucauld, retomada, unos veinte años después de su muerte, por Magdeleine Hutin y Ana Cadoret: una fuerte experiencia de búsqueda de Dios, de testimonio del Evangelio y de amor por la vida oculta. Me parecen tres líneas útiles sobre las que reflexionar brevemente, también a la luz del relato evangélico que habéis elegido como guía del camino capitular: el encuentro de Jesús con la samaritana (cf. Jn 4,5-42).

 

 

I

La primera línea es la búsqueda de Dios. Es la más importante. El Maestro te espera en el pozo de su Palabra, agua viva que sacia la sed de nuestros deseos. Es hermoso cultivar la escucha, poniéndose a sus pies en adoración, como hacía el Hermano Carlos, que no conocía nada más dulce que las horas pasadas ante el Sagrario, diciendo que «cuanto más se bebe de esta dulzura, más sed se tiene de ella» (Pensamientos y Máximas). Así se abren los corazones a los caminos de Dios, que no hace violencia a las personas, sino que inspira pensamientos creativos y sentimientos de adhesión, disponibilidad y servicio. Como a la samaritana, Jesús te ofrece su amor, y a ti te corresponde aceptar el desafío, dejando a un lado las engorrosas ánforas de la autorreferencialidad y de la costumbre, de las soluciones previsibles e incluso de un cierto pesimismo que el enemigo de Dios y del hombre trata siempre de insinuar, sobre todo en quienes han hecho de su vida un don. Pero a la luz de Su Palabra, podréis discernir los deseos de Jesús, y entonces partir de nuevo, hacia las aldeas y pueblos a los que seréis enviados, más libres y ligeros, vacíos de vosotros y llenos de Él, como en el artístico «logo» del Capítulo que uno de vosotros ha creado.

II

Así llegamos a la segunda pauta, que os caracteriza desde el principio: testimoniar el Evangelio, hacerlo don a los demás con la palabra, con las obras de caridad y con la presencia fraterna, orante y adoradora de vuestras pequeñas comunidades internacionales. San Carlos de Foucauld decía: «Todo nuestro ser debe gritar el Evangelio a los cuatro vientos. Toda nuestra persona debe respirar a Jesús… toda nuestra vida debe gritar que pertenecemos a Jesús, debe presentar la imagen de la vida evangélica» (Meditaciones sobre los Santos Evangelios). También en esto es preciosa la imagen de la mujer de Samaría, que fue a compartir con sus conciudadanos la alegría de haber encontrado a Cristo, diciéndoles: «Venid y lo veréis» (Jn 4,29). San Carlos escribió: «Piensa mucho en los demás, reza mucho por los demás. Dedícate a la salvación del prójimo por los medios que estén a tu alcance, la oración, la bondad, el ejemplo, es el mejor medio de mostrar al divino Esposo que le amas». Y añadía: «No basta con dar a los que piden: hay que dar a los necesitados» (Escritos espirituales).Cuidar de los demás, dar a los necesitados sin esperar a que te lo pidan: éstos son los signos del amor al Esposo, rasgos característicos de tu cercanía solícita a los últimos, en los que Él está presente. Una cercanía tan preciosa en una sociedad como la nuestra en la que, a pesar de la abundancia de medios, en lugar de multiplicarse las buenas obras, los corazones parecen endurecerse y cerrarse. La cercanía es espontánea, eso es lo que cuenta, nace de la espontaneidad del corazón. Proximidad, proximidad. Que vuestra suave proximidad sea un leve desafío a la indiferencia -hoy estamos en una cultura de la indiferencia-, un testimonio de fraternidad, un suave grito que recuerde al mundo, como escribió el «Hermano Universal», que «todos … el más pobre, el más asqueroso, un niño, un anciano decrépito, el ser humano menos inteligente, el más abyecto, un idiota, un tonto, un pecador, el mayor pecador… es un hijo de Dios, un hijo del Altísimo» (Obras Espirituales). He aquí, pues, el corazón del testimonio: «Ser caritativos, mansos, humildes con todos los hombres: esto es lo que hemos aprendido de Jesús. No seas militante con nadie’ (Carta a Joseph Hours, 3 de mayo de 1912).

 

 

III

Llegamos así a la tercera pauta: el amor a la vida oculta. Es el camino de la Encarnación, el camino de Nazaret, el camino indicado por Dios al desnudarse y hacerse pequeño para compartir la vida de los pequeños. «Quiero -decía el padre- pasar desconocido por la tierra como un viajero en la noche, pobre, laborioso, humilde, dulce… imitando a Jesús en todo en su vida de Nazaret y, llegada la hora, en su Vía Crucis y en su muerte» (Obras espirituales). El camino del ocultamiento es el camino de Dios. Esto es hermoso, esto es importante. No sois monjas para la publicidad. Cuanto más ocultas, más divinas. Seguid cultivando este camino, es una poderosa profecía para nuestro tiempo, contaminado por las apariencias y las apariencias.Parece que a causa de esta preocupación por las apariencias y las apariencias vivimos una cultura del «maquillaje»: todo el mundo se maquilla, las mujeres son normales, pero todo el mundo, todo el mundo se maquilla, para parecer mejor de lo que somos, y esto no es del Señor.

 Queridas hermanas, es verdad, corren tiempos difíciles y hay graves problemas que afrontar, como la escasez de vocaciones, el cierre de algunas casas, el aumento de la edad media de las religiosas, pero no es menos cierto que, fieles a la inspiración del hermano Carlos, sois instrumentos preciosos para que Dios siembre en el mundo perlitas de ternura evangélica, que es vuestra especialidad, la ternura evangélica. Y el Señor seguirá haciéndolo, en la medida en que os mantengáis sencillos y generosos, enamorados de Cristo y de los pobres. Esto dará sus frutos a su debido tiempo, no lo dudéis.

También quiero agradeceros el trabajo silencioso que hacéis en la diócesis de Roma, ¡gracias! Y luego, en cada audiencia general, está vuestra presencia, en la persona de la enfant terrible, sor Geneviève, que siempre trae a alguien para acercarlo al Papa, ¡y eso es bueno! Presencia con los más marginados. Gracias.

Os doy las gracias y os bendigo; y vosotros, por favor, seguid rezando por mí, de verdad, porque este trabajo no es fácil, ¡de hecho es un poco «fastidioso»!

 

 Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }