El Papa Francisco con una imagen de la Virgen del Rosario. Foto: Arquidiócesis de Rosario