Catedral de San Pedro en Roma. Foto: Archivo.

Otra corrección fraterna a los obispos alemanes: ahora de la Conferencia Episcopal Escandinava

“La verdadera reforma de la Iglesia siempre ha consistido en defender, explicar y poner en práctica de forma creíble la enseñanza católica basada en la revelación divina y la tradición auténtica, y no en seguir el espíritu de los tiempos. La fugacidad del espíritu de los tiempos se confirma cada día”, dicen los obispos nórdicos a los alemanes.