Las mujeres que se prestan proceden en su mayoría de Asia Central Foto: BBC

El negocio de los vientres de alquiler se traslada de Ucrania a Georgia

Print Friendly, PDF & Email

Con la guerra en Ucrania el negocio se ha trasladado a Georgia, con parejas chinas entre los «clientes». Las mujeres que se prestan proceden en su mayoría de Asia Central, necesitadas de dinero. Ahora Tiflis estudia una ley restrictiva, pero muchas agencias ya planean trasladarse a Bielorrusia o Azerbaiyán.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Vladimir Rozanskij

(ZENIT Noticias – Asia News / Tiflis, 18.12.2023).- Una de las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania se refiere a la práctica de los embarazos mediante vientres de alquiler, frecuente en los dos países en conflicto en todo el antiguo mundo soviético. En Rusia también se han promulgado leyes para limitar drásticamente esta práctica, que de hecho es un auténtico negocio, hasta el punto de llegar a la imputación judicial de los médicos que la apoyan. En Ucrania no ha habido iniciativas similares, pero la guerra y el éxodo del país de un tercio de la población han reducido sin embargo mucho el acceso a la maternidad subrogada, y a Kiev le ha sucedido ahora Tiflis.

De hecho, es en la capital caucásica georgiana donde son especialmente activas las clínicas dirigidas a los mercados internacionales, de donde llegan las solicitudes para este tipo de prácticas. Los clientes son parejas sin hijos de China, los países árabes y muchas otras regiones del mundo, y las mujeres que se prestan al embarazo por cuenta ajena proceden en su mayoría de Asia Central, las más necesitadas de dinero para pagar deudas, dar educación a sus hijos o comprar una casa.

Periodistas kirguises de Radio Azattyk entrevistaron a varias de estas mujeres, como Nazira, de 31 años, a quien hace poco le implantaron dos embriones en una clínica de Tiflis. Si todo va según lo previsto, dentro de nueve meses dará a luz a gemelos de una pareja china, a la que no conoce personalmente. Sólo sé que son de China, todo el procedimiento se lleva a cabo de forma anónima», explica Nazira, «pero si los padres quisieran, al menos podríamos llamarnos por teléfono o escribirnos dentro de un tiempo, si el deseo fuera compartido por ambas partes». Nazira llegó a Georgia desde Biskek, es madre soltera con tres hijos y ha contraído deudas muy elevadas para comprar tierras, que ahora lucha por devolver. En una red social apareció la posibilidad de ganar dinero mediante la gestación subrogada, por la que debería llegar a cobrar 20.000 dólares. En su opinión, no estaría realizando una acción reprobable o inmoral.

El negocio de las madres de alquiler está en auge en Georgia, las mujeres que se prestan cobran sumas muy elevadas por sus necesidades, pero relativamente pequeñas en comparación con los estándares de otros países, e incluso como ocurría en Ucrania y Rusia. La infraestructura médica es bastante elevada en el contexto caucásico y centroasiático, y se ha visto favorecida por varios factores, además de los trastornos de la guerra: entre otras cosas, Georgia cuenta con un sistema de visados de entrada muy simplificado y de fácil acceso para la mayoría de los países.

Desde Rusia y Ucrania se han trasladado varios operadores del sector, como Ljudmila Volkova, que tenía una agencia especializada en gestación subrogada en Moscú: «Ahora los rusos entran fácilmente en Georgia y Armenia, y también tenemos una oficina en Biskek», dice Ljudmila, «encontramos muchos clientes a través de TikTok o Instagram, pero muchos vienen por sugerencia de conocidos, que ya se han prestado». Hay algunas reglas para ser aceptada: la mujer debe tener más de 20 años y haber dado a luz ya al menos a un hijo, una cesárea puede ser aceptada, pero con dos o más eres rechazada. La mayoría de las madres con las que trabaja Ljudmila proceden de Kazajistán y Kirguistán.

En Georgia, a imitación de Rusia, se quiere prohibir a las extranjeras que sus hijos sean atendidos por mujeres locales, en parte por temor a que las parejas homosexuales, que tampoco son bien recibidas por los georgianos, lo soliciten. En caso de que se aprueben las restricciones, muchas agencias planean dirigirse a Bielorrusia o Azerbaiyán, especialmente las vinculadas a Kirguizistán, el país más permisivo de la región, donde no existen límites legales al recurso a la gestación subrogada.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }