Los obispos irlandeses condenan “totalmente” el nuevo atentado del IRA

Prelados católicos y protestantes emiten hoy una condena conjunta

Share this Entry

DUBLIN, martes 10 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- Los obispos de Irlanda expresaron ayer en un comunicado en el que expresaban su condena “en los términos más fuertes posibles” del atentado cometido el pasado sábado por la noche en las barracas del Ejército Inglés de Massereene (Antrim, Irlanda del Norte), y que costó la vida a dos soldados británicos.

La nota de condena se hizo pública nada más comenzar la Asamblea general de primavera de la Conferencia Episcopal irlandesa.

Los obispos aseguraron sus oraciones por los dos soldados asesinados y por sus familias, así como por los heridos en este atentado.

Se trata, afirman en su nota, “de un ataque directo y atroz contra la santidad de la vida humana y contra los esfuerzos por construir un camino de acuerdo político en Irlanda del Norte”.

“El pueblo de Irlanda rechaza abrumadoramente el uso de la violencia como medio para lograr fines políticos. Los que propongan otras vías hacen naufragar nuestro futuro y destruyen la esperanza”, añaden.

Los obispos hacen un llamamiento a todos los irlandeses “para que redoblen sus esfuerzos por construir una sociedad pacífica que persiga la justicia y la reconciliación a través del diálogo paciente en el proceso político”, y especialmente piden a quienes tengan información sobre los atacantes, que la remitan “a la policía”.

Por otro lado, los máximos representantes de las confesiones cristianas presentes en el país, la católica, la metodista, la presbiteriana y la anglicana, han hecho público hoy un comunicado conjunto de condena.

El texto está firmado por el cardenal Séan Brady (por la Iglesia católica), el arzobispo Alan Harper (por la Iglesia anglicana), y los reverendos Aian Ferguson (por los metodistas) y Donald Patton (por los presbiterianos).

Estos consideran que se trata de un ataque “contra toda la comunidad”, que “nos lleva de vuelta a acontecimientos que creíamos haber dejado en el pasado”, así como “un peligroso intento de desestabilizar el proceso de paz que no se debe permitir que tenga éxito”.

Los líderes cristianos se unen en la oración por las familias de los asesinados, y animan a sus respectivas comunidades a que condenen este ataque y “afirmen la creencia en un futuro de reconciliación”.

[Por Inma Álvarez]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")