Carta papal sobre el levantamiento de excomuniones: el Evangelio en el centro

Comentario del padre Federico Lombardi, SI.

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 15 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- La carta que Benedicto XVI ha enviado el pasado jueves a los obispos de todo el mundo para explicar el levantamiento de la excomunión a los obispos ordenados ilegítimamente en 1988 por monseñor Marcel Lefebvre pone el Evangelio en el centro de la vida de la Iglesia, explica su portavoz.

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha analizado este documento, que califica de «original, de estilo escueto y personal», en el último editorial de Octava Dies, semanario del Centro Televisivo Vaticano, que también él dirige.

«La ocasión – como se sabe – son las discusiones suscitadas por la decisión de levantar la excomunión a los cuatro obispos que había sido ordenados por monseñor Lefebvre, medida cuya naturaleza, límite e intención el Papa explica claramente. Es decir, la búsqueda de la unidad también cuando es difícil».

Pero este documento, «tiene un significado mucho más amplio, porque se vuelve testimonio firme de las prioridades y de los criterios de Benedicto XVI en su servicio de gobierno de la Iglesia».

El Papa reitera las grandes prioridades de su pontificado: «conducir a los hombres hacia Dios, al Dios que se ha revelado en la Biblia y en Cristo; la unidad de los cristianos y el ecumenismo; el diálogo entre los creyentes en Dios, es decir, el diálogo interreligioso para impulsar la paz en el mundo y la dimensión social de la caridad cristiana».

«Son las prioridades que conocemos muy bien desde el primer discurso de Benedicto XVI en la Capilla Sixtina. Prioridades que ha traducido fielmente en la práctica cada día, con sus palabras y obras».

«Además, el Papa hace hincapié con firmeza en el criterio que guía su gobierno y el espíritu que los anima».

«Es el Evangelio, la ley nueva de Cristo. Si él se empeña y se expone en un camino de reconciliación que suscita tantas resistencias, es porque el Señor nos ha dicho que si nuestro «hermano tiene algo contra nosotros», debemos dejar la oferta ante el altar e ir antes a reconciliarnos con él».

«Y el Evangelio se debe tomar en serio, sin desleírlo -concluye el portavoz–. El mandamiento del amor es exigente. Damos gracias al Papa por haber testimoniado, una vez más, con tanta eficacia a la Iglesia y al mundo que Dios está en primer lugar y que el mejor camino para ir hacia Él es el Evangelio de Jesús».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación