El Papa anuncia que es portador de “un mensaje de paz” para África

Anunció personalmente su próximo viaje a los peregrinos congregados para el Ángelus

Share this Entry

 

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 15 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- El Papa dedicó hoy su intervención durante el rezo del Ángelus a hablar sobre su próximo viaje a África con los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, afirmando que quiere llevar a África «un mensaje de paz».

«Parto hacia África con la conciencia de no tener otra cosa que proponer y entregar a cuantos encuentre si no es Cristo y la Buena Noticia de su Cruz, misterio de amor supremo, de amor divino que vence toda resistencia humana y que hace posible incluso el perdón y el amor a los enemigos», afirmó el Papa.

Explicó el por qué de las dos etapas del viaje: a Camerún, » para entregar el «Instrumento de Trabajo» de la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en octubre aquí en el Vaticano».

Seguidamente la etapa de Angola, «país que, tras una larga guerra interna, ha reencontrado la paz y ahora está llamado a reconstruirse en la justicia», supondrá un «abrazo al entero continente africano: sus mil diferencias y su profunda alma religiosa; sus antiguas culturas y su fatigoso camino de desarrollo y de reconciliación; sus graves problemas, sus dolorosas heridas y sus enormes potencialidades y esperanzas».

«Quiero confirmar en la fe a los católicos, animar a los cristianos en el empeño ecuménico, llevar a todos el anuncio de paz confiado a la Iglesia por el Señor resucitado», añadió el Papa.

La Iglesia, aseguró el Papa, «no persigue por tanto objetivos económicos, sociales y políticos» sino «anunciar a Cristo, convencida de que el Evangelio puede tocar los corazones de todos y transformarlos, renovando de esta forma desde dentro las personas y la sociedad».

Especialmente, el Papa encomendó el éxito del viaje a san José, cuya fiesta celebrará durante su estancia en el continente africano, y también las oraciones de los fieles católicos.

Pidió la intercesión del santo para «la próxima peregrinación y las poblaciones del África entera, con los desafíos que la marcan y las esperanzas que la animan», y especialmente a «las víctimas del hambre, de las enfermedades, de las injusticias, de los conflictos fratricidas y de toda forma de violencia que por desgracia sigue afectando a adultos y niños, sin ahorrar a misioneros, sacerdotes, religiosos, religiosas y voluntarios».

[Por Inma Álvarez]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")