Colombia: “La Iglesia ha sido víctima del narcotráfico y de la guerrilla”

Declara el obispo Pizarro del vicariato de Trinidad

Share this Entry

MADRID, lunes, 23 marzo 2009 (ZENIT.org).- El obispo agustino recoleto Héctor Javier Pizarro, prelado de Trinidad, Colombia, explica, en una entrevista al portal oficial de la Orden, la situación vivida en los últimos años y las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar la Iglesia desde el vicariato de Trinidad. «Ha sido víctima del narcotráfico y de la guerrilla», declara.

Héctor Javier Pizarro Acevedo, obispo de Trinidad desde 2001, afirma que, después de ocho años, «estamos pasando en este momento por una situación bastante buena si lo comparamos con la época en que yo llegué». Cuando Pizarro llegó a Trinidad, el vicariato estaba en manos de los paramilitares. Ejercían una presión, no contra la Iglesia, pero sí contra la gente del campo, «que tenía que pagar una ‘vacuna’, una especie de tasa, por el solo hecho de vivir, de tener algún animal, de tener alguna propiedad, de tener algo.»

El obispo de Trinidad recuerda que vivió la situación con mucho dolor y que siempre confió en la oportunidad para la reconciliación y la paz.

Cita el punto de inflexión que inició el proceso de pacificación: «Yo diría casi de bendición divina: algunos proyectos del Gobierno extendieron su brazo de reconciliación con estos grupos armados. Ellos acataron esta insinuación y tuvimos, hace justamente tres años, por esta época, la desmovilización de 1.200 hombres armados y con una consigna: que ellos no volverían a actuar militarmente en esa región. ¡Llegó la paz!».

En la entrevista, monseñor Pizarro afirma que ahora se encuentran ante un momento crucial. «Cuando el corazón de las personas está pacificado -afirma-, nosotros podríamos creer que en un futuro no muy lejano, la gente podría aprender a perdonar, podría aprender a convivir y podrían pensar que juntos se puede reconstruir la sociedad que se vio tan afectada por el problema».

El obispo agustino recoleto concluye que la Iglesia, además de contribuir a esa reconciliación, ha fomentado la educación de manera crucial, hasta conseguir que «el Estado haya sido más consciente de que él es el responsable de la educación de sus ciudadanos y la creación de muchísimos centros educativos».

Para más información: www.agustinosrecoletos.com.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación