El Papa a los universitarios: 'No os contentéis con verdades parciales o ilusiones consoladoras'

En un mensaje a la Federación Universitaria Católica Italiana (FUCI), Francisco invita a los estudiantes a soldar la fractura entre Evangelio y contemporaneidad

Share this Entry

El papa Francisco ha enviado un mensaje -fechado el 14 de octubre- a la Federación Universitaria Católica Italiana (FUCI), que está celebrando estos días un congreso nacional extraordinario dedicado a Pablo VI en Arezzo (Italia). El Pontífice italiano fue Asistente Central de esta institución, entre 1925 y 1933, y será proclamado beato el próximo domingo.

El Santo Padre ha entregado simbólicamente tres palabras a los participantes en el congreso de la FUCI, según ha informado hoy la Oficina de Prensa del Vaticano. La primera voz es »studium». »Lo esencial de la vida universitaria -escribe el Pontífice argentino- estriba en el estudio, en la fatiga y la paciencia del pensar que revela una tensión del ser humano hacia la verdad, el bien, la belleza… No os contentéis con verdades parciales o ilusiones consoladoras; haced que el estudio sea un comprensión cada vez más plena de la realidad. Para ello son necesarias la humildad de la escucha y la amplitud de la mirada».

La segunda es investigación, que junto con el diálogo y la confrontación deben ser el método de estudio de la FUCI. »La FUCI -prosigue el Papa- debe experimentar siempre la humildad de la búsqueda, esa actitud de acogida silenciosa de lo ignoto, de lo desconocido, del otro y demostrar su apertura y su disponibilidad para caminar con todos aquellos empujados por una tensión inquieta hacia la Verdad, creyentes y no creyentes, extranjeros y excluidos. La investigación se interroga constantemente, se transforma en encuentro con el misterio y se abre a la fe: hace posible el encuentro entre fe, razón y ciencia, permite un diálogo armonioso entre ellas… A través de este método de investigación es posible alcanzar un objetivo ambicioso: soldar la fractura entre Evangelio y contemporaneidad a través del estilo de la mediación cultural, una mediación itinerante que sin negar las diferencias culturales, al contrario, valorizándolas se proponga como horizonte de proyecto positivo».

Por último, frontera. »La Universidad es una frontera que os espera, una periferia en que acoger y sanar las pobrezas existenciales del ser humano. La pobreza en las relaciones, en el crecimiento humano, tienden a llenar las cabezas sin crear un proyecto compartido de sociedad, un fin común, una fraternidad sincera. Preocupaos siempre -subraya el Obispo de Roma- por encontrar al otro, por percibir el »olor» de los seres humanos de hoy, hasta impregnaros de sus alegrías y esperanzas, de sus tristezas y angustias. No levantéis nunca barreras que, al intentar defender la frontera, impiden el encuentro con el Señor. En la cultura, sobre todo hoy, necesitamos estar al lado de todos. Podréis superar el enfrentamiento entre los pueblos solo si lográis alimentar una cultura del encuentro y de la fraternidad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación