El Papa pide a las familias inmigrantes ‘no perder la esperanza en un mundo mejor’

El Santo Padre ha visitado una escuela en Harlem, y en su encuentro con los niños y las familias inmigrantes les ha invitado a seguir soñando                  

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

La escuela “Nuestra Señora Reina de los Ángeles” ha sido el lugar de acogida donde el Santo Padre se ha reunido con niños y familias de inmigrantes en Nueva York. El centro forma parte de un grupo de seis escuelas católicas situadas en los barrios desfavorecidos de Harlem y del sur del Bronx, que son financiadas y gestionadas por la fundación católica de caridad Partnership, en estrecha colaboración con la archidiócesis de Nueva York.

En la primera parte del encuentro, en una sala preparada con mesas y sillas para los niños, de forma completamente espontánea y natural, distintos grupos de escolares se iban presentando y mostrando algunos de sus trabajos, acompañados por sus profesores. Entre risas y emociones, se ha creado un clima de familiaridad y cercanía.

A continuación, el Santo Padre ha pasado al gimnasio, donde le esperaban más niños con sus familias. Un joven, en representación de un grupo procedente de centroamérica, le regaló un balón de fútbol y una camiseta y le hizo una pequeña demostración de sus habilidades futbolísticas. Dos hombres, que representaban a los trabajadores inmigrantes en Nueva York, le han entregado un casco de obra y una bolsa de herramientas. Y así poco a poco, otros presentes fueron dedicando unas palabras de cariño y agradecimiento a Francisco, mientras él paseaba entre el numeroso grupo de asistentes.

Tras el saludo del presidente de la fundación, el Papa ha dirigido unas palabras a los presentes.  

En primer lugar dio gracias “por recibirme” y pidió perdón especialmente a los maestros “por «robarles» unos minutos de la lección”.

El Santo Padre ha señalado que una de las “lindas características de esta escuela es que algunos de sus alumnos vienen de otros lugares, inclusive de otros países”. Al mismo tiempo ha reconocido que “no siempre es fácil tener que trasladarse y encontrar una nueva casa, nuevos vecinos, amigos”. Así como puede ser cansado “aprender un nuevo idioma, adaptarse a una nueva cultura, un nuevo clima”.

También ha querido recordar lo bueno de esta experiencia, “encontramos nuevos amigos, encontramos personas que nos abren puertas y nos muestran su ternura, su amistad, su comprensión, y buscan ayudarnos para que no nos sintamos extraños”.

Por otro lado, el Papa ha reconocido “qué lindo que es poder sentir la escuela como una segunda casa”. De esta manera, ha asegurado, “la escuela se vuelve una gran familia para todos. En donde junto a nuestras madres, padres, abuelos, educadores, maestros y compañeros aprendemos a ayudarnos, a compartir lo bueno de cada uno, a dar lo mejor de nosotros, a trabajar en equipo y a perseverar en nuestras metas”.

Francisco también ha hablado a los niños y sus familias de Martin Luther King. “El soñó que muchos niños, muchas personas tuvieran igualdad de oportunidades. El soñó que muchos niños como ustedes tuvieran acceso a la educación”, ha explicado. Es hermoso –ha asegurado el Papa– tener sueños y poder luchar por ellos.

Por ello, el Santo Padre ha subrayado que “hoy queremos seguir soñando” y “celebramos todas las oportunidades que, tanto a ustedes como a nosotros los grandes, nos permiten no perder la esperanza en un mundo mejor, con mayores posibilidades”. Sé –ha indicado– que uno de los sueños de sus padres, de sus educadores, es que ustedes puedan crecer con alegría. “Siempre es muy bueno ver a un niño sonreír”, ha añadido.

El Pontífice ha recordado a los niños que “tienen derecho a soñar” y se ha alegrado de que “puedan encontrar en esta escuela, en sus amigos, en sus maestros, ese apoyo necesario para poder hacerlo”. Y donde hay sueños, donde hay alegría, ahí está siempre Jesús, “porque Jesús es alegría y quiere ayudarnos a que esa alegría permanezca todos los días”, ha asegurado.

Para finalizar, el Santo Padre ha puesto una tarea a los niños: rezar “por mí para que pueda compartir con muchos la alegría de Jesús” y “para que muchos puedan disfrutar de esta alegría como la que tienen ustedes”.

                    

 Leer el texto completo aquí               

            

        

 

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación