Asís, una vela por cada conflicto

Asís, una vela por cada conflicto

Asís: una vela encendida por cada país en conflicto

Cada religión rezó en un lugar diverso. La ceremonia ecuménica fue en la basílica inferior de San Francisco

Share this Entry
Oración ecuménica

Oración ecuménica en la basílica inferior de San Francisco

(ZENIT – Roma).- Después del almuerzo, al inicio de la tarde, los representantes de las diversas religiones reunidos en Asís: judíos, musulmanes y de religiones orientales, rezaron al mismo tiempo pero en lugares diversos.
Los cristianos se reunieron en la basílica inferior de San Francisco, cerca de la tumba del santo para una oración ecuménica, en la cual fueron nombrados todos los países en conflicto y por cada uno de ellos fue encendida una vela. Entre las casi treinta encendidas, figuraron guerras como la de Siria o Irak, pero también lugares en donde hay violencia, como en México debido al narcotráfico, y en Venezuela por la crisis política.
Asís, judios en oración en un claustro del convento

Asís, judios en oración en un claustro del convento

El papa Francisco recordó que en el ‘Tengo sed’ de Jesús en la cruz, podemos escuchar la voz de los que sufren, el grito escondido de los pequeños inocentes a quienes se les ha negado la luz de este mundo, la súplica angustiada de los pobres y de los más necesitados de paz. Imploran la paz las víctimas de las guerras, las cuales contaminan los pueblos con el odio y la Tierra con las armas; imploran la paz nuestros hermanos y hermanas que viven bajo la amenaza de los bombardeos o son obligados a dejar su casa y a emigrar hacia lo desconocido, despojados de todo.
El arzobispo de Westminster, Justin Welby en su meditación indicó que “todos tenemos que beber cada día de la misericordia de Dios, para vencer nuestro pecado nuestra rabia, para expresar la misericordia hacia los otros.
Asís, musulmanes en oración

Asís, musulmanes en plegaria en un recinto del Sagrado Convento

Ilustró la riqueza como un dinero falso en un juego de los niños, porque en la economía divina el dinero no vale nada y señaló que a pesar del progreso en Europa, existe miedo de los extranjeros y dificultades económicas. Precisó que en cambio Dios nos ofrece riquezas reales, que dan verdadera satisfacción.
“Somos llamados a ser la voz de Cristo –concluyó– para los que no tienen esperanza, en un mundo de sequía y desesperación, dando con magnífica generosidad lo que hemos recibido en su misericordia llena de gracia”.
El patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, señaló en su meditación, la necesidad de “escuchar el grito de Dios hacia la humanidad y escuchar el grito de nuestro prójimo”. “¿Qué palabra de paz podremos ofrecer al otro, al diverso, al lejano, al desconocido si aquella palabra de paz no será una real experiencia de comunión con la Luz Radiosa de la Mañana?”, dijo. Y señaló la necesidad de convertirnos, la capacidad de cambiar ruta, que no puede haber conversión si no se escucha, y de la necesidad de que el testimonio cristiano sea profético, y para ello debe realizarse en comunión.
A la salida de esta ceremonia ecuménica fue el acto final que se celebró en la plaza san Francisco.

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación