Biblia - © pixabay

Francisco en el Ángelus: llevemos la Biblia con nosotros, como hacemos con nuestro teléfono móvil

El Santo Padre pide en este tiempo de cuaresma a «seguir las huellas de Jesús» y «familiarizarse con la Biblia».

Share this Entry

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El santo padre en sus palabras después de rezar la oración del ángelus, este domingo desde su estudio que da a la Plaza de San Pedro, invitó en este tiempo de cuaresma a «seguir las huellas de Jesús» y «familiarizarse con la Biblia».
“Durante los cuarenta días de la Cuaresma –dijo Francisco– como cristianos estamos invitados a seguir las huellas de Jesús y a hacer frente a la batalla espiritual contra el maligno con la fuerza de la Palabra de Dios. No con nuestra palabra: no sirve. La Palabra de Dios: aquella que tiene la fuerza para derrotar a Satanás».
Añadió que «para ello hay que familiarizarse con la Biblia: leerla menudo, meditarla, asimilarla. La Biblia contiene la Palabra de Dios, que siempre es actual y eficaz».
«¿Qué pasaría si tratamos la Biblia como tratamos a nuestro teléfono móvil? Si la lleváramos siempre con nosotros, o al menos el pequeño Evangelio de bolsillo, ¿qué sucedería? Si nos volviéramos cuando nos la olvidamos: tú te olvidas el teléfono celular… “¡No lo tengo, vuelvo a buscarlo!”. Si la abriéramos varias veces al día; si leyéramos los mensajes de Dios contenidos en la Biblia como leemos los mensajes del teléfono… ¿qué sucedería?
«Claramente –dijo el Pontífice– la comparación es paradójica, pero hace reflexionar. De hecho, si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo podría desviarnos del camino del bien; sabríamos vencer las sugerencias cotidianas del mal que está en nosotros y fuera de nosotros; seríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a los más vulnerables y necesitados, y también a nuestros enemigos”.
(Leer el texto completo)

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación