Iglesias orientales. Foto: Archivo

La Iglesia católica y su relación con las antiguas iglesias de oriente en 2021

En 2021, a pesar de la pandemia, no faltaron oportunidades de encuentros y de esos «intercambios de regalos» con representantes de las antiguas iglesias de Oriente, tanto de la familia de las iglesias ortodoxas orientales (de tradición armenia, siria y copta) como de la tradición asiria.

Share this Entry

Por: Padre Hyacinthe Destivelle, OP

(ZENIT Noticias / Roma, 05.01.2022).- La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2022 se inspira en la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús (Mateo 2, 1-12). La subvención de la Semana de Oración, preparada este año en colaboración con el Consejo de Iglesias de Oriente Medio, invita a los cristianos de diferentes tradiciones a seguir el ejemplo de los Reyes Magos: «cuando los cristianos adoran juntos a Cristo y abren sus cofres en un intercambio de regalos, se convierten en un signo de la unidad que Dios desea para toda la creación».

El tema ecuménico del «intercambio de dones» está estrechamente relacionado con el misterio de la Epifanía. Juan Pablo II lo mencionó por primera vez al comentar la Adoración de los Reyes Magos durante la audiencia general del 24 de enero de 1979. Se refería a la Lumen Gentium, que describe la catolicidad de la Iglesia como un proceso según el cual «las partes individuales aportan sus propios dones a las otras partes y a toda la Iglesia, de modo que el todo y las partes individuales crecen mediante un intercambio mutuo universal y un esfuerzo común hacia la plenitud en la unidad» (Lumen Gentium, 13).

Desde el inicio de su pontificado, el Papa Francisco ha hecho suyo este planteamiento de la unidad de los cristianos, afirmando en Evangelii gaudium que «a través del intercambio de dones, el Espíritu puede conducirnos cada vez más a la verdad y al bien» (Evangelii gaudium, 246). Para él, el intercambio de dones tiene lugar no sólo a través del diálogo teológico, sino en todo encuentro fraternal: «Una visita es siempre un intercambio de dones», dijo ante una delegación de jóvenes sacerdotes de las Iglesias Ortodoxas Orientales el 21 de febrero de 2020, refiriéndose a la visita de María a Isabel.

En 2021, a pesar de la pandemia, no faltaron oportunidades de encuentros y de esos «intercambios de regalos» con representantes de las antiguas iglesias de Oriente, tanto de la familia de las iglesias ortodoxas orientales (de tradición armenia, siria y copta) como de la tradición asiria. Podemos mencionar el primer viaje papal a Irak, donde el Papa Francisco se reunió con el Catholicos-Patriarca de la Iglesia Asiria, Mar Gewargis III, en Erbil el 7 de marzo. En la misma ciudad, el 13 de septiembre, el cardenal Koch representó al Santo Padre en la entronización de su sucesor, Mar Awa III, viaje que también fue ocasión de numerosas visitas ecuménicas a la llanura de Nínive y a Bagdad.

El año 2021 estuvo marcado por las numerosas visitas al Vaticano de los jefes de las iglesias ortodoxas orientales: El Patriarca sirio ortodoxo Ignacio Aphrem II y el Catholicos Aram I de la Iglesia armenia apostólica de Cilicia, invitados por el Santo Padre a la Jornada de reflexión y oración por el Líbano organizada el 1 de julio; el Catholicos Patriarca de todos los armenios Karekin II, así como el Patriarca armenio de Constantinopla Sahak II, que vino a Roma con motivo del encuentro internacional por la paz promovido por la Comunidad de Sant’Egidio el 8 de octubre.

Si el encuentro fraterno es siempre un intercambio de dones, ¿qué dones puede recibir la Iglesia católica de otros cristianos, y en particular de las antiguas Iglesias de Oriente? En la Evangelii gaudium, el único ejemplo que se menciona es el de la sinodalidad: «en el diálogo con nuestros hermanos ortodoxos, los católicos tenemos la oportunidad de aprender algo más sobre el significado de la colegialidad episcopal y su experiencia de la sinodalidad» (Evangelii gaudium, 246). Si la práctica sinodal de las Iglesias ortodoxas de tradición bizantina es bien conocida, la rica experiencia de las antiguas Iglesias de Oriente es menos conocida. El proceso sinodal de la Iglesia católica iniciado en 2021 podría ser una oportunidad para consultar a estas Iglesias sobre sus diferentes instituciones y procedimientos sinodales a todos los niveles, especialmente en lo que respecta a la participación de los laicos en la vida y la misión de la Iglesia. Entre otras muchas iniciativas, en noviembre de 2022 se organizará en Roma una consulta presinodal «A la escucha de Oriente», organizada por la Fundación Pro Oriente y el Instituto Angelicum de Estudios Ecuménicos, con el patrocinio del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Secretaría General del Sínodo de los Obispos. El objetivo de la conferencia será precisamente escuchar y aprender de las Iglesias Ortodoxas Orientales sobre sus diferentes concepciones y experiencias de la sinodalidad, con la convicción de que «no se trata sólo de recibir información sobre los demás para conocerlos mejor, sino de recoger lo que el Espíritu ha sembrado en ellos como un don para nosotros también». (Evangelii Gaudium, 246).

Otro regalo que la Iglesia católica puede recibir de las antiguas Iglesias de Oriente es, sin duda, el de sus diferentes expresiones de santidad. El año 2021 fue particularmente rico en acontecimientos que testimonian que, como afirma Ut unum sint, «en una visión teocéntrica, los cristianos tenemos ya un Martirologio común» (84).

En un videomensaje del 15 de febrero de 2021 por la memoria de los mártires coptos asesinados en Libia en 2015, el papa Francisco declaró: «Son nuestros santos, santos de todos los cristianos, santos de todas las confesiones y tradiciones cristianas». Unos días más tarde, el 7 de marzo, en Erbil, el Santo Padre recordó el martirio de los cristianos iraquíes de las distintas confesiones: «¡muchos aquí han derramado su sangre en el mismo suelo! Pero nuestros mártires brillan juntos, estrellas en el mismo cielo. Desde allí arriba nos piden que caminemos juntos, sin vacilar, hacia la plenitud de la unidad».

El 25 de abril de 2021, en la basílica de San Bartolomé, en la Isla Tiberina, se celebró una fiesta ecuménica con motivo del aniversario del Yegern de Metz, el «Gran Mal» que asoló al pueblo armenio en 1915, y de la canonización por la Iglesia Apostólica Armenia de seiscientos mártires el 23 de abril de 2015 en Etchmiadzin. En esa ocasión, el cardenal Koch afirmó en su homilía que «el martirio hoy es ecuménico, y hay que hablar de un verdadero ecumenismo de los mártires».

Si la santidad de las antiguas Iglesias orientales se manifiesta ante todo en el derramamiento de la sangre de sus numerosos mártires, la sabiduría de sus doctores es también un testimonio de ello. Desde este punto de vista, la primera conmemoración litúrgica de San Gregorio de Narek como Doctor de la Iglesia según el Calendario Romano General dio testimonio de los frutos del reconocimiento de los Doctores de las otras Iglesias para la promoción de la unidad de los cristianos. Con motivo de este primer acontecimiento, el 27 de febrero de 2021 el cardenal Koch y el arzobispo Khajag Barsamian, representante de la Iglesia Apostólica ante la Santa Sede, copresidieron una oración ecuménica ante la estatua de San Gregorio de Narek en los Jardines Vaticanos.

En el espíritu del intercambio de dones, se podrían considerar otros posibles reconocimientos de santidad que florecieron en las Iglesias que no estaban en plena comunión con la Iglesia católica, y particularmente en las antiguas Iglesias de Oriente. Sólo en la tradición siria se puede pensar en Afraates el Sabio, al que el Papa Benedicto dedicó toda una catequesis durante una audiencia general en 2007; o en Narsai, uno de los más grandes doctores y poetas de la Iglesia asiria, llamado «la lengua de Oriente»; o en Isaac de Nínive, uno de los más famosos teólogos de la tradición asirio-caldea, que también es venerado en el mundo bizantino.

En la tradición armenia hay que mencionar al católico Nerses el Bondadoso que, elogiado por el Papa Francisco por su compromiso con la unidad de los cristianos, será honrado por la UNESCO en el aniversario de su muerte en 2022-2023. El reconocimiento y la valoración de esa santidad, que floreció en otras Iglesias, sería ciertamente un signo elocuente, como declaró Juan Pablo II: «la communio sanctorum habla con una voz más fuerte que los factores de división» (Tertio millennio adveniente, 37).

El reconocimiento de la sabiduría va de la mano con el de una determinada tradición teológica, y éste sería un tercer regalo de las antiguas iglesias de Oriente.

Muy significativo desde este punto de vista es el actual diálogo teológico internacional entre la Iglesia Católica y la Iglesia Asiria de Oriente, que desde 2017 se centra en la constitución de la Iglesia. A diferencia de otros diálogos ecuménicos, este diálogo no se centra en las diferentes notas o instituciones de la Iglesia, sino en sus imágenes. En efecto, la eclesiología de los Padres sirios, expresada a través de los himnos y las homilías, se formula en un lenguaje tipológico y simbólico más que en presentaciones conceptuales y sistemáticas, procediendo no por demostración sino por inclusión. Fiel a las categorías y tradiciones bíblicas de la primitiva Iglesia judeocristiana, entiende el misterio de la Iglesia a partir de las imágenes del Antiguo Testamento. El diálogo teológico con la Iglesia asiria pretende, pues, reflexionar sobre las imágenes y los símbolos presentes en las Escrituras y desarrollados por los Padres sirios y latinos de los cuatro primeros siglos. El objetivo es mostrar que estas imágenes, a menudo comunes a las tradiciones latina y asiria, aunque a veces se expresen y entiendan de manera diferente, pueden ayudarnos a encontrar juntos los fundamentos de una eclesiología común, y a expresarla de una manera que pueda hablar a nuestros contemporáneos más que el lenguaje conceptual.

Experiencias características de sinodalidad, testimonios de santidad, expresiones teológicas originales de la misma fe apostólica son algunos ejemplos de los dones que las Antiguas Iglesias de Oriente pueden ofrecer a la Iglesia católica. Probablemente les corresponda reconocer qué dones pueden recibir de la Iglesia católica. Como explica la introducción teológico-pastoral de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2022, la diversidad de los dones de los Reyes Magos «nos da una imagen de la percepción particular que las distintas tradiciones cristianas tienen de la persona y la obra de Jesús». En efecto, «cuando los cristianos se reúnen y abren sus tesoros y sus corazones en homenaje a Cristo, se enriquecen al compartir los dones de estas diferentes perspectivas».

Artículo originalmente publicado en italiano en L´Osservatore Romano el 20 de enero de 2022 y traducido al castellano por el P. Jorge Enrique Mújica, LC, director editorial de ZENIT. El autor de este texto es oficial en el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, dicasterio de la Santa Sede.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación