De las faltas de la historia a las faltas históricas. 22 años después del Día del Perdón

Es el domingo 12 de marzo de 2000, primer domingo de Cuaresma, que pasará a la historia como el Día del Perdón. Lo que llamó entonces la atención del mundo, entre las muchas liturgias del Gran Jubileo, fue la ceremonia de Confesión de Culpas y la petición de perdón.

Share this Entry

Por: Simone Varisco

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 24.02.2022).- «Rezamos […] especialmente por los menores víctimas de abusos». Puede parecer una invocación de estos días, pero se remonta a 22 años atrás. Es el domingo 12 de marzo de 2000, primer domingo de Cuaresma, que pasará a la historia como el Día del Perdón. Lo que llamó entonces la atención del mundo, entre las muchas liturgias del Gran Jubileo, fue la ceremonia de Confesión de Culpas y la petición de perdón.

Un momento de oración, una imagen fuerte, en la que Juan Pablo II suplica en nombre de todos los cristianos el perdón de Dios por los pecados cometidos por los miembros de la Iglesia. «Pecados cometidos por los hijos de la Iglesia en el pasado remoto y en el reciente», explicó Wojtyla en el Ángelus, «y una humilde súplica de perdón a Dios». No sólo un Pontífice admite públicamente los errores de la Iglesia, sino que por primera vez preside una celebración dedicada al reconocimiento de las faltas de la Iglesia. Siete jefes de dicasterio leyeron el mismo número de invocaciones. Peticiones concretas de perdón: desde las divisiones en el Cuerpo de Cristo hasta las relaciones con Israel, desde la violación de los derechos de los pueblos hasta las heridas infligidas a la dignidad de las mujeres.

Corresponde al cardenal vietnamita François-Xavier Nguyên Van Thuán, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, alentar la «confesión de los pecados en el ámbito de los derechos humanos fundamentales»: pecados contra los niños maltratados, contra los pobres y marginados, contra los fetos suprimidos en el seno materno o utilizados para la experimentación científica.

Los defectos del pasado

Un pasaje delicado, pero que no es el que más llama la atención. Todavía se habla poco de los abusos a menores en la Iglesia. Las expectativas en ese momento se centraban más bien en la invocación leída por el Cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y hombre de confianza del entonces Pontífice. Eran otros tiempos. Tiempos de enfrentamientos teológicos y doctrinales, que en cierto modo se reproponen en las tensiones del presente. Y en algunos enfrentamientos.

Citas perdidas

Sin embargo, sólo unos días antes, la admisión del Card. Etchegaray, presidente del Comité del Jubileo, fue claro: «El cuerpo de la Iglesia está lleno de cicatrices y prótesis, sus oídos están llenos del canto del gallo que evoca la renuncia, su cuaderno está lleno de citas perdidas por negligencia o laxitud». Tampoco las palabras de Cardenal Ratzinger: «El mea culpa debe servir para despertar la conciencia. La Iglesia […] debe confesar con franqueza y confianza sus pecados presentes y pasados». Un cambio de perspectiva, como se verá, de no poca importancia.

Se podría decir que es una purificación de la memoria. La expresión pertenece al documento “Memoria y reconciliación: la Iglesia y las culpas del pasado”, publicado unos días antes de la ceremonia del perdón. El texto fue propuesto a la Comisión Teológica Internacional por su presidente, el cardenal Ratzinger y aprobado por él con vistas a la celebración del Jubileo. La purificación de la memoria, se lee en la introducción del documento, «consiste en el proceso dirigido a liberar la conciencia personal y colectiva de toda forma de resentimiento o violencia que el legado de la culpa pasada pueda haber dejado, a través de una renovada evaluación histórica y teológica de los acontecimientos implicados, conduciendo -si parece correcto- a un correspondiente reconocimiento de la culpa y contribuyendo a un verdadero camino de reconciliación». Porque, continúa el texto, «el recuerdo de los escándalos del pasado puede obstaculizar el testimonio de la Iglesia de hoy y el reconocimiento de las faltas cometidas por los hijos de la Iglesia de ayer puede favorecer la renovación y la reconciliación en el presente».

Y no faltan las admisiones de culpabilidad, antes y después del documento. Desde el reexamen del caso Galileo Galilei (condenado en 1633 y rehabilitado en 1992, tras las conclusiones alcanzadas por la comisión de estudio encargada por Juan Pablo II en 1981) hasta las disculpas ofrecidas por Wojtyla al Patriarca Ecuménico de Constantinopla Bartolomé I por el «desastroso saqueo» de la capital de la cristiandad oriental por los cruzados en 1204. También, por la masacre de los hugonotes en 1572 en París, por las omisiones ante la trata de esclavos y la violencia hacia ciertos pueblos originarios, hasta la Inquisición, en 1998 objeto de una carta específica de Juan Pablo II al Card. Etchegaray en un simposio internacional.

La mirada de Benedicto XVI sobre el presente

En ese momento, la propia historia parecía estar en el centro de las reflexiones de la Iglesia, sus faltas y sus peticiones de perdón. Benedicto XVI continuó la labor de Juan Pablo II y a lo largo de los años recordó repetidamente el acto penitencial de su predecesor. Al menos hasta 2010, cuando el Papa Ratzinger innovó la pedagogía de la penitencia y la purificación inaugurada por Wojtyla. Es 11 de junio y en la misa que concluye el Año Sacerdotal, Benedicto XVI cambia la perspectiva, con amargura pero con valiente realismo, a los pecados del presente. «Precisamente en este año de alegría por el sacramento del sacerdocio, han salido a la luz los pecados de los sacerdotes, especialmente los abusos a los niños, en los que el sacerdocio como tarea de cuidado de Dios hacia el hombre se convierte en lo contrario», denunció Benedicto XVI.

«Pedimos insistentemente perdón a Dios y a las personas implicadas, al tiempo que prometemos hacer todo lo posible para que este tipo de abusos no vuelvan a producirse». Definir objetivos urgentes en la formación de los futuros sacerdotes, así como para el cuidado de los que ya lo son. «En la admisión al ministerio sacerdotal y en la formación durante el camino de preparación para el mismo, haremos todo lo posible para tamizar la autenticidad de la vocación y que queramos aún más acompañar a los sacerdotes en su camino, para que el Señor les proteja y guarde en las situaciones dolorosas y en los peligros de la vida». No falta una mirada realista a la condición humana. «Si el Año Sacerdotal hubiera sido una glorificación de nuestra actuación humana personal, habría sido destruido por estos acontecimientos. Pero para nosotros fue precisamente lo contrario. Ecos de miseria y esperanza que llegan hasta la carta de Benedicto XVI de hace unos días.

Este es el rasgo distintivo de Benedicto XVI, su valor añadido al examen de conciencia de la Iglesia, recogido y continuado por Francisco en los últimos años. «Hoy vemos que no es una cuestión de amor cuando se toleran comportamientos indignos de la vida sacerdotal», vuelve a decir Benedicto XVI. «Al igual que no es una cuestión de amor si se permite la proliferación de la herejía, la tergiversación y la desintegración de la fe, como si la inventáramos de forma autónoma. Como si ya no fuera un don de Dios». Como todos los niños. Un regalo que hay que guardar.

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación